Inicio Edad Antigua Zenobia, la reina guerrera de Palmira, Siria

Zenobia, la reina guerrera de Palmira, Siria

zenobia

En el año 30 a.C. murió la última reina ptolemaica de Egipto, Cleopatra VII. Según las fuentes escritas, se suicidó sosteniendo una serpiente venenosa en su pecho para evitar ser desfilada en Roma por el victorioso Octavio (conocido como Augusto desde el 27 aC), aunque este relato también es discutido.

La humillación de ser desfilada por los romanos fue un destino que le sucedió a otra reina ‘oriental’ tres siglos después de la muerte de Cleopatra. Según la Historia Augusta, la reina de Palmira, Zenobia, fue capturada por el emperador Aureliano y obligada a desfilar por las calles de Roma con cadenas de oro durante el desfile triunfal de este.

¿Quién era Zenobia y por qué los romanos la trataron de esa forma?

Zenobia nació alrededor del año 240 d.C. en Palmira, en ese momento una provincia romana. Como se le dio el nombre de Julia Aurelia Zenobia, se puede decir que era ciudadana romana. La ciudadanía del imperio le había sido concedida a su familia años antes, tal vez durante el reinado de Marco Aurelio en la última parte del siglo II. La Historia Augusta incluso afirma que el padre de Zenobia podría rastrear su linaje hasta Julia Domna, la esposa del emperador Septimio Severo.

vida zenobiaPara el año 258 nuestra protagonista estaba casada con Septimio Odenato, un miembro influyente de la sociedad de Palmira. La posición exacta de Odenato, sin embargo, es poco clara. Se cree que era una especie de “gobernador romano de Palmira”.

Independientemente del papel de Odenato en Palmira, murió asesinado en el año 267 junto con su hijo de su primera esposa. Según algunas fuentes, sus muertes fueron urdidas por la propia Zenobia, para permitirle tomar el poder. Esta visión, sin embargo, ha sido rechazada por los eruditos modernos, ya que parece bastante claro que fue el emperador Galieno el responsable de la muerte de Odenato. De una forma u otra, el hijo de Zenobia, Vabalato, se convirtió en rey de Palmira, mientras que Zenobia gobernó como regente. Como Roma se vio atrapada por la crisis del siglo III, fue la oportunidad perfecta para que Zenobia extendiera el gobierno de Palmira.

'Zenobia' de Carlo Antonio Tavella (1668-1738)
‘Zenobia’ de Carlo Antonio Tavella (1668-1738)

En 269/70, Zenobia envió a su general, Zabdas, para reclamar la provincia romana de Egipto como propia. Con la ayuda de su aliado egipcio, Timagenes, los palmirenses pudieron derrotar al prefecto romano de Egipto, Tenagino Probus y su ejército. Para consolidar su posición en Egipto, afirmó que era descendiente de Cleopatra. Al igual que los ptolomeos, Zenobia fue una patrona de la erudición y durante el iniciio de su reinado, rodeó su corte con intelectuales y filósofos. Después de la conquista de Egipto, Zenobia marchó su ejército a Anatolia, conquistando el territorio romano hasta Ankara, al oeste. Posteriormente, conquistó Siria, Palestina y el Líbano utilizando una mezcla de poder militar y propaganda ideológica.

Inicialmente, el Imperio de Palmira fue reconocido por el nuevo emperador romano, Aureliano, que estaba ocupado con la campaña contra los galos en el oeste. Este reconocimiento es evidente en las monedas “imperiales” de Palmira encontradas en Antioquía, que muestran que Vabalato y Aureliano eran de igual rango. Años después, sin embargo, el nombre de Aureliano desapareció de las monedas, y solo queda el de Vabalato y Zenobia. Después de derrotar a los galos, Aureliano volvió su mirada hacia el Este. Por lo tanto, la decisión de Palmira de separarse del Imperio Romano puede verse como una reacción contra Aureliano. Los palmirenses fueron derrotados por el ejército de Aureliano, primero cerca de Antioquía, y luego en Emesa.

Zenobia hablando con sus soldados
Zenobia hablando con sus soldados

Zenobia y Vabalato huyeron a Palmira, donde se prepararon para defender la ciudad. Las fuentes indican que Zenobia esperaba ayuda de los sasánidas. Sin embargo, esta ayuda no llegó, y Zenobia y su hijo intentaron huir al territorio sasánida en un camello. Pero fueron capturados por Aureliano cuando intentaban cruzar el río Éufrates. El destino de Zenobia se convierte en un misterio después de esto.

Una fuente indica que Zenobia y Vabalato se ahogaron en el Bósforo mientras eran transportados de regreso a Roma, mientras que otra registra que fue llevada a Roma por Aureliano, después de lo cual recibió una villa cerca de la capital del imperio y no desfiló humillada por la ciudad, acabando sus días casándose con un rico romano. La otra opción ya la conocemos, el vergonzante desfile por la ciudad romana. Independientemente del final, la vida de Zenobia es tan azarosa y colorida que incluso puede rivalizar con la de Cleopatra VII.

Zenobia, la reina guerrera de Palmira, Siria
4.9 (98%) 10

2 COMENTARIOS

Comentarios