Inicio Biografías ¿Quién era el conde Cagliostro?

¿Quién era el conde Cagliostro?

Alessandro Cagliostro logró la inmortalidad de diferentes formas: a través de la ópera, el celuloide o como fuente inspiradora de obras literarias. El ocultista Aleister Crowley afirmó que Cagliostro vivía a través de él, como una de sus propias encarnaciones anteriores.

Por supuesto, el conde Alessandro di Cagliostro ni siquiera era real. Su título era completamente falso, y su apellido lo sacó de una tía y un tío ricos. Comenzó su vida como Giuseppe Balsamo en Palermo, la capital de Sicilia, el 2 de junio de 1743. Nació de padres pobres, aunque su madre afirmó ser descendiente de Carlos Martel, el líder franco medieval que detuvo el avance del califato omeya hacía Europa en el año 732 dC. Bálsamo era un chico brillante y de adolescente se convirtió en novicio de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios.

giuseppe balsamoCon los Hermanos Hospitalarios fue donde Balsamo comenzó a aprender sobre farmacia, aunque la vida monástica no le gustaba demasiado. Después de dejar la orden (tras haber escapado o haber sido expulsado, dependiendo de la fuente), comenzó a concentrarse en otras materias.

Estudió por un tiempo, lo que ayudó a su prodigiosa habilidad para la falsificación. Se hizo un reputado nombre por su conocimiento de los ritos secretos y sagrados, lo que reforzó su fama de mago…, y empezó a estafar a la gente, como en aquel incidente en el que engañó a un orfebre para que creyera que había sido atacado por demonios mientras buscaba un tesoro enterrado (de hecho, Balsamo había robado al orfebre y huyó de Palermo poco después).

Alejado de la ciudad de su nacimiento, Bálsamo comenzó a viajar por el mundo, o al menos por el Mediterráneo. Fue entonces cuando se reinventó a sí mismo como el Conde Cagliostro, un maestro de y alquimia, una vez huérfano y de nombre Acharat en la ciudad musulmana de Medina. Afirmó haber pasado un tiempo en Egipto con un mentor llamado Althotas, quien supuestamente realizaba experimentos alquímicos y acabó convirtiéndose en Caballero de Malta junto a Bálsamo (los detalles varían según la fuente). Al parecer, la pareja también viajó hasta la Meca, Etiopía y la India para aprender las artes arcanas. En 1768, Cagliostro reapareció en Roma y se convirtió en secretario del cardenal Virgilio Orsini.

Leer también:  Cuando los ciudadanos de Praga lanzaron a sus políticos por la ventana

Ese mismo año, Cagliostro se casó con Lorenza Feliciani, quien prefería ser llamada Serafina. Al final resultó que, ella también tenía un don para estafar a la gente y la pareja formaron un dúo tal para cual. Algunos afirman que ambos se fueron de Roma porque atrajeron la atención de la Inquisición. De cualquier forma, continuaron los amaños, realizando sesiones y vendiendo elixires. En París, Cagliostro fue recibido con los brazos abiertos ya que venía supuestamente recomendado como médico personal de Benjamin Franklin. En Rusia, Catalina la Grande escribió versos mordaces sobre su charlatanería. Fue en Londres, el 12 de abril de 1776, cuando Cagliostro se inició como masón, lo que dio inicio a su período de mayor notoriedad.

A Cagliostro se le atribuye la cofundación de la masonería egipcia a principios de la década de 1780. La secta supuestamente se basa en los ritos de las antiguas deidades Isis y Osiris, y presenta extensas imágenes de muerte y . La flauta mágica de Wolfgang Amadeus Mozart se inspira en gran medida en este tema, y ​​algunos historiadores de la han vinculado a Sarastro, quien triunfa sobre la Reina de la Noche, con Cagliostro. Lo realmente importante es que el rito egipcio se hizo enormemente popular en Francia, donde Cagliostro se hizo muy famoso entre la nobleza.

En 1785, todo se vino abajo. Las fuentes difieren, como tantas cosas en la biografía de Cagliostro, pero en última instancia, el ocultista fue vinculado a un incidente en el que un estafador convenció a un cardenal de que comprara un collar de diamantes enormemente caro en nombre de María Antonieta (el estafador ya había vendido el collar en Londres). Cagliostro fue arrestado y encarcelado en la Bastilla nueve meses, aunque en el juicio no se pudo probar que él tuviera que ver con el asunto.

Leer también:  Gregor Mendel, el monje y sus guisantes
collar diamantes cagliostro
El collar de diamantes que levantó la polémica

Cuando Cagliostro fue liberado, sus problemas no habían terminado. Un ladrón de Londres lo acusó públicamente de ser Giuseppe Balsamo, relatando todos sus delitos y estafas pasados. Cagliostro refutó aquelló pero luego se retractó. Luego regresó a Roma en 1789, pero a pesar de intentar ganarse la vida con su “menú” habitual de magia, medicina y comunión con espíritus, la Inquisición lo olfateó nuevamente. Fue arrestado ese diciembre, y condenado a muerte ya como Giuseppe Balsamo, por los crímenes de masonería, herejía y magia (mientras tanto, Serafina fue trasladada a un convento). Sin embargo, el Papa conmutó la ejecución a cadena perpetua. Después de un intento de escape del castillo de Sant’Angelo, cerca de Roma, Cagliostro fue enviado a la Fortaleza de San Leo en el norte de Italia. Murió allí el 26 de agosto de 1795, a la edad de 52 años.

2 COMENTARIOS

  1. Un vivales. Hoy formaría parte de un partido político y se habría forrado a costa del contribuyente.
    Me reafirmo en votar a Nicomedes González. Ya sabes…
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.