Inicio Edad Moderna Los últimos días de María Antonieta

Los últimos días de María Antonieta

celda maria antonieta

Cuando la reina consorte de María Antonieta fue acusada en agosto de 1793, meses después de la ejecución de su esposo Luis XVI durante la , pidió “no sufrir mucho”. Sin embargo, pasó un calvario de dos meses y medio antes de su juicio y ejecución.

“Yo era una reina, y tú me quitaste mi corona; mataste a mi esposo, y me has privado de mis hijos. Solo me queda mi sangre: tómala, pero no me hagas sufrir más tiempo”, dijo María Antonieta al fiscal cuando este le leyó su acusación. Pero la reina pasaría diez semanas encerrada en una mazmorra mohosa que apestaba a humo de pipa y orina de rata.

María Antonieta, 2 de agosto de 1793

María Antonieta llegó a la Conciergerie, la Prisión de París, a las 3:00 a.m., después de haber sido separada de los brazos de su hija, María Teresa. Su marido, el rey Luis XVI, había sido ejecutado a principios de año y su hijo menor, Luis Carlos de Borbón, le había sido arrebatado un mes antes.

maria antonieta prisionMaría Antonieta fue escoltada a una celda debajo del nivel del patio de la prisión. El suelo de baldosas de ladrillo estaba cubierto de fango y el agua goteaba por las paredes debido a la proximidad al Sena. La reina miró las paredes desnudas. Cuando encontró un clavo, colgó su reloj y luego se tumbó en su cama, un catre plegable que apestaba con algo de paja.

Sin embargo, no todo eran malas noticias: los entonces responsables de custodiarla, Toussaint y Marie Anne Richard, eran conocidos por ser compasivos y mostrar respeto y consideración a sus prisioneros. Asumieron un gran riesgo y proporcionaron a María Antonieta pequeñas comodidades: una almohada, una pequeña mesa con dos sillas de paja, una pequeña caja de madera y una olla de estaño. La reina estaba bajo vigilancia constante. Solo una pantalla separaba a la reina de dos guardias que solían estar bebiendo, fumando y jugando a las cartas en cualquier momento del día.

Cuando María Antonieta imploró que se le facilitara una nueva ropa, las órdenes del gobierno revolucionario eran tan severas y estrictas que el aprensivo guardián no se atrevió a concederle su deseo. Sin embargo, cuando vio que el sombrero de María Antonieta ya estaba muy deteriorado, se arriesgó y pidió uno nuevo. Sorpresivamente, los funcionarios del gobierno aceptaron y la reina recibió dos sombreros nuevos. Se sabe que costaron siete libras cada uno porque los gastos de la reina se registraron meticulosamente durante su encarcelamiento.

maria antonietaPreocupado por la melancólica reina, un día madame Richard llevó a su hijo menor a que visitara a la reina. Era un muchacho encantador, de pelo rubio y ojos azules, pero cuando la reina lo vio, tembló de emoción y, tomándolo en sus brazos, lo cubrió de besos. Luego estalló en lágrimas y comenzó a hablar de su hijo, que era más o menos de la misma edad, pero que aún estaba preso en la torre del Temple. Ella dijo que pensaba en él constantemente día y noche. Este incidente le provocó un ataque de ansiedad y la señora Richard le comentó a Rosalie, la criada de la prisión, que cuidaría de no volver a traer a su hijo a la prisión nunca más.

El 28 de agosto de 1793, el monárquico Alexandre Gonsse de Rougeville dejó caer un clavel en la celda de la reina, que contenía un mensaje entre sus pétalos. María Antonieta más tarde testificó que el mensaje reveló las siguientes frases vagas: “¿Qué vas a hacer? ¿Que planeas hacer? Vendré el viernes”. También dejó algo de dinero, tal vez para que pudiera sobornar a los guardias. La reina usó un alfiler para hacer una nota que decía: “No puedo hablar con nadie, confío en ti…”.

Este fue el primer incidente de lo que se conoció como “el suceso del clavel”, un plan para ayudar a la reina a escapar, y podría haber tenido éxito. Rougeville regresó el viernes para llevar a la reina a un lugar seguro, pero un guardia que había sido sobornado detuvo a la reina en el último momento por razones desconocidas. La trama había fallado y la reina fue llevada de vuelta a su celda.

Juicio a Maria Antonieta
Juicio a María Antonieta

Todas las partes en el asunto fueron cuestionadas por las autoridades, pero la reina fue evasiva, con cuidado de no incriminar a nadie. La pareja de guardianes, sin embargo, fueron relevados de su tarea y encarcelados por negligencia. No serían liberados hasta después de la ejecución de la reina, después de lo cual Madame Richard regresó al trabajo y fue aplaudida por los prisioneros por su amabilidad. Sin embargo, tres años después, acabó siendo asesinada por un preso desesperado, enloquecido por una sentencia de 20 años en la cárcel. Cuando Madame Richard le dio un plato de sopa, la apuñaló en el corazón con un cuchillo. Murió en unos minutos.

María Antonieta, 21 de septiembre de 1793

Para sustituir al matrimonio de los Richard, el director de la prisión de La Force, Monsieur Bault y su esposa se convirtieron en los nuevos guardianes de la Conciergerie. No era un puesto codiciado y los Baults dudaron antes de aceptar la abrumadora responsabilidad, plenamente conscientes de que Warden Richard y su esposa acababan de ser arrestados. Por otro lado, los Baults estaban en deuda con María Antonieta, que los había tratado bien cuando era reina. Esperaban aprovechar la oportunidad para consolar y suavizar el cautiverio de su antigua amiga, como lo habían hecho con los prisioneros reales de La Force.

La antigua prisión de La Conciergerie

Pero los tiempos habían cambiado. Desde la partida del matrimonio Richard, los guardianes ya no podían comprar provisiones de comida para la ex reina; los proveedores tenían que pasar por los puestos de control de la prisión con sus productos. Aunque las órdenes que había recibido la señora Bault eran darle pan y agua a la prisionera, siguió el ejemplo de sus predecesores y compró alimentos en secreto. Y como María Antonieta nunca bebía vino y las fétidas aguas del río Sena no eran muy potables, Madame Bault también se arriesgó mucho para que tuviera agua potable todos los días.

Monsieur Bault fue más cauteloso. En una ocasión, la reina se revolvió el cabello en un moño y se puso nuevamente el sombrero. Luego le ofreció a la criada de la prisión, Rosalie, un trozo de cinta blanca que estaba sobre la mesa. Cuando Rosalie abandonó la celda de la reina, Warden Bault la detuvo en el pasillo y le arrebató la cinta de las manos. ¿Temía por la vida de Rosalie, o tal vez la suya, por recibir un regalo tan pequeño de la reina?. “En el nombre de Dios, Rosalie, no cometas tales actos de imprudencia, o estaremos perdidos”. María Antonieta se dio cuenta del peligro que corrían sus carceleros. La familia de sus anteriores vigilantes estaba en la cárcel y pronto podría ser llevada a la guillotina por su compasión.

Sin embargo, Warden Bault volvió a arriesgarse por preocuparse por la comodidad de la reina en una celda sin estufa de calor. Cuando la reina pidió una manta de algodón para su cama, Bault le preguntó al fiscal Fouquier-Tinville si podía facilitarle una. “¿Te atreves a preguntar?”, a lo que añadió el funcionario enojado “¡Te mereces la guillotina!”.

María Antonieta, 16 de octubre de 1973

La guardia de los Bault no duró mucho. El largo juicio de María Antonieta comenzó con una sesión de 15 horas el 14 de octubre y una sesión de 24 horas entre el 15 y el 16 de octubre. Después de 10 semanas en la Conciergerie, el encarcelamiento de la reina estaba llegando a su fin. El veredicto del jurado fue tajante. Eran las 4.30 de la mañana cuando oyó su sentencia: muerte por guillotina. Ella no pronunció una sola palabra.

Después de que los guardias devolvieran a María Antonieta a su celda, le pidió a Warden Bault un lápiz y un papel. Él obedeció y ella le escribió una carta a Isabel, la última hermana del rey:

“Te escribo, mi hermana, por última vez. He sido condenada, no a una muerte ignominiosa, que solo esperan los criminales, sino para ir y reunirme con tu hermano. Inocente como él, espero mostrar la misma firmeza que lo hizo en sus últimos momentos. Me duele amargamente dejar a mis pobres hijos”.

Cuando la reina terminó la carta, besó cada página varias veces, la dobló y se la dio a Warden Bault. El gendarme que montaba guardia fuera de la celda había observado este hecho, así que cuando Bault salió, el guardia confiscó la carta. Isabel nunca recibiría el último testamento de la reina.

A las 11 de la mañana siguiente, el 16 de octubre de 1793, apareció el verdugo Sanson. Madame Bault cortó con cuidado el cabello de la reina y esta, mirando hacia atrás, vio que el verdugo se colocaba los mechones de cabello en el bolsillo. “Esto lo vi”, dijo Madame Bault, “y desearía no haberlo hecho”.

A las 12.30, María Antonieta fue llevada a la guillotina en la Plaza de la Revolución. Después de que la cabeza de la reina rodara, fue mostrada a la multitud, que gritó: “¡Vive la République!

4 COMENTARIOS

  1. No era mala, tan solo ingenua, frívola y más simple que el asa de un cubo. Dicho lo cual, nadie merece ese calvario que sufrió. Y ella posiblemente menos que otros muchos, pues su gran delito fue pegarse la gran vida mientras el pueblo de Francia pasaba hambre y privaciones.
    Un saludo, Félix.

    • Yo soy yo y mis circunstancias… la mayoría de nosotros no hubiera renunciado a esa vida de oropeles que venía de cuna y de su conyuge. No obstante, su gran pecado fue el de tantos gobernantes, vivir una realidad paralela ajena a las circunstancias de su pueblo. Tenía que pasar, y pasó.
      Un saludo, Cayetano.

  2. Me gustó mucho tu nota. Soy una apasionada de la historia y he leído muchas veces la vida de María Antonieta, una mujer que vivió de acuerdo a su cuna y una valiente en la muerte. Bárbaros los que la llevaron a la guillotina-Un saludo , Félix

Comentarios