Inicio Curiosidades ¿Por qué Santa Claus da carbón a los niños malos?

¿Por qué Santa Claus da carbón a los niños malos?

origen carbon papa noel
Tiempo de lectura: 2 minutos

La tradición de dar a los niños que se portan mal trozos de combustible fósil es anterior al Santa que conocemos, y también se asocia con San Nicolás y La Befana de Italia . Aunque no parece haber una leyenda o historia específica sobre ninguna de estas figuras que nos arroje luz sobre el porqué dan carbón específicamente, el hilo común entre todas ellas parece ser la conveniencia.

Santa Claus y La Befana entran en las casas a través de la chimenea y dejan regalos en medias colgadas de la repisa o junto a los árboles de navidad. Los controvertidos asistentes de Santa Claus, los duendes, también bajan por la chimenea y colocan regalos en los zapatos que quedan cerca de la chimenea. Antiguamente estos personajes navideños solían entrar por la ventana y luego se cambió a la chimenea cuando se hicieron comunes en Europa.

Y aquí entramos en la zona de la especulación: todos estos personajes, cualquiera que sea tu país, están ligados íntimamente a la chimenea. Al llenar los calcetines o los zapatos de obsequios navideños a veces se encuentran con un niño que no se merece un regalo. Entonces, para enviar un mensaje y fomentar un mejor comportamiento el siguiente año, dejan algo menos deseable que los juguetes, dinero o dulces habituales, y la chimenea parecería ser una fuente fácil y obvia de «no» regalos. Todo lo que el personaje de la Navidad tendría que hacer es agarrar un trozo de carbón de la chimenea. Aunque muchas personas piensan en las chimeneas que queman troncos de madera, las de carbón eran muy comunes durante el siglo XIX y principios del XX, que es cuando se estableció el mito de Santa. Así pues, puestos a asignar un origen a esta tradición (si crees en la Navidad, claro), lo podemos asignar a una cuestión práctica.

2 COMENTARIOS

  1. Curioso origen. Yo que ahora no tengo chimenea…
    Ojalá alguien reparta carbón entre los niños -buenos y malos-, que habitan los barrios de chabolas, para que puedan calentarse, que ellos no tienen la culpa de lo que hacen los mayores, sean los suyos o los del gobierno autonómico que les haya tocado en suerte.
    Un abrazo y felices días de fiesta.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.