Inicio Biografías Lola Montez, la falsa española que cautivó a los hombres del siglo...

Lola Montez, la falsa española que cautivó a los hombres del siglo XIX

lola montez

La bailarina y actriz Lola Montez dejó tras de sí un rastro de corazones rotos y un trono abdicado en la Europa del .

Lola Montez llevó una vida tan “colorida” que es difícil separar la realidad de la ficción. Incluso sus primeras contienen datos contradictorios, en parte debido al hecho de que, como señala una reciente y exahustiva investigación: “era una mentirosa incorregible”.

Pero a pesar de todas las mentiras, aún quedan muchas verdades para construir la historia de Lola Montez, la bailarina y cortesana irlandesa que cautivó a algunos de los hombres más poderosos de la Europa del siglo XIX.

Antes de convertirse en “Lola Montez”

Lola Montez nació en 1821 fruto de la pareja formada por Edward Gilbert, un oficial del ejército británico, y Eliza Oliver, la hija ilegítima de un rico irlandés, y no un noble español, como Montez contaría más tarde.

lola montez vida
Una joven Lola Montez, cuando todavía era conocida como Eliza Gilbert

En 1823, Edward Gilbert estuvo destinado en la India, pero, desafortunadamente, el padre de familia murió de cólera solo unos meses después de su llegada. Su viuda volvió a casarse rápidamente con otro oficial y envió a la joven Eliza de regreso a la escuela en Inglaterra, donde “la peculiaridad de su vestimenta” y la “excentricidad en sus modales” la hicieron centro de todas las miradas.

Si bien estas citas de una biografía de 1858 vienen sin más explicaciones sobre su vestimenta y sus modales, está claro que la joven que acababa de regresar de la India se destacó entre sus compañeros. Esta fue la primera muestra de la atención pública de la pequeña Eliza y parecía que ella la abrazó con entusiasmo. Una maestra recordó más tarde cómo el “hermoso semblante” de Eliza se veía empañado solamente por su “expresión habitual… de auto-voluntad indomable”.

Esto parece haber sido cierto. Como Eliza dijo más tarde, cuando tenía alrededor de 14 años, su madre intentó casarla con un “bribón maduro de sesenta años” en la India, pero la astuta adolescente tenía sus propias ideas y en su lugar se fugó con el teniente Thomas James en 1837 a la edad de 16 años.

Eliza y su nuevo esposo pronto se dirigieron a la India, pero la relación rápidamente fracasó y ella pronto regresaría sola a Inglaterra. Ya en Londres, Montez decidió reinventarse en el escenario como bailarina española y en 1843 asumió el nombre con el que se haría famosa: Lola Montez.

Leer también:  ¿Por qué está inclinada la torre de Pisa?

Lola Montez toma Europa

Aunque su autobiografía afirma que su debut en el escenario como Lola Montez “fue exitoso”, el público se dio cuenta de que era una falsa bailarina española y se vio obligada a abandonar Inglaterra y buscar fortuna en otros lares.

Lola Montez, 1847
Lola Montez, 1847

Montez viajó primero a Alemania, donde conoció al famoso compositor húngaro Franz Liszt. La naturaleza exacta de su relación no está del todo clara, aunque las fuentes indican que es muy probable que fuera romántica y sexual.

De cualquier forma, Liszt usó sus contactos en el mundo teatral y musical de para asegurarle un papel en la ópera allí. Desafortunadamente, su actuación en fue un completo desastre. Un periódico informó burlonamente que su belleza es “meramente una ventaja inicial; tiene que ser justificada con talento”.

La falsa española, sin embargo, aprovechó al máximo su tiempo en París, frecuentando los salones de la alta sociedad y haciéndose amiga de los bohemios del momento, incluido el autor Alejandro Dumas, el autor de El conde de Montecristo y Los tres mosqueteros. Una vez más, la historia varia, pero algunos dicen que Dumas y Montez eran amantes.

Montez fue capaz de llevar ese estilo de vida en París porque fue financiada por los hombres ricos que seducía regularmente. Pero cuando uno de esos hombres, el editor de periódicos Alexandre Dujarier, fue asesinado en un duelo con un hombre que había ofendido durante una noche de parranda en 1845, Lola Montez dejó y regresó a Alemania.

Alcanzando el poder

En Munich, Montez llamó la atención del rey Luis I de Baviera, que amaba todo lo español (y femenino). Según se dice, cuando la conoció en 1846, “señaló inquisitivamente hacia [su]seno bien formado y dijo: ¿naturaleza o arte?”. Montez respondió cortando la parte delantera de su vestido para revelar la dotación de la naturaleza. Aunque la historia de su primer encuentro puede ser una invención, no cabe duda de que Luis pronto se enamoró de Montez.

Luis I de Baviera
Luis I de Baviera

Montez se convirtió en la amante del rey y, según todas las crónicas, pronto lo tuvo tan firmemente bajo su control que pudo usar su influencia para apoyar las causas políticas y sociales liberales. Pero aunque Luis estaba apasionadamente enamorado de ella, Montez y sus actitudes reformistas eran ampliamente impopulares entre el gobierno y el pueblo. Incluso se dijo que un general había declarado: “¡Nunca he visto un demonio como ese!”.

Leer también:  Google Maps, un sello, el fútbol, y como liarse a "tortazos" en Centroamérica

Luis incluso despidió al poderoso líder del Ministerio del Interior, Karl von Abel, así como a sus partidarios cuando protestaron por el hecho de que quería otorgarle a su amante el título de condesa.

Finalmente, los pocos adeptos que le quedaban se levantaron en contra de su rey “embrujado”. En 1848, cuando una facción de la Universidad de Munich se alzó contra el rey y la influencia de Montez sobre él, ella lo animó a cerrar la universidad. Pero Luis se vio obligado a reabrir la universidad y abdicar del trono, mientras que Lola Montez tuvo que huir, una vez más, en esta ocasión a .

lola montez luis i
Una caricatura política que representa a Lola Montez sosteniendo al Rey Luis con una correa

El capitulo final de Lola Montez

Antes de llegar a Estados Unidos, Lola Montez pasó un tiempo en Londres, donde se hizo con un nuevo marido, uno que aseguraba convenientemente una buena herencia. Este nuevo esposo, George Trafford Heald, solo disfrutó de una breve relación con Montez antes de desaparecer en circunstancias que aún no están claras (algunos dicen que se ahogó).

Con su último esposo fuera de escena, Montez partió para Estados Unidos en 1851. En el Nuevo Mundo, debutó con su infame Spider Dance, que supuestamente consistía en “levantar la falda tan alto que la audiencia podía ver que no llevaba puesta ninguna ropa interior”.

Montez era una sensación en Estados Unidos, incluso utilizaba un látigo de caballo que llevaba en el escenario para golpear a los hombres del público que la ofendían. Después de otro matrimonio que duró poco y una estancia en Australia, Montez regresó a los Estados Unidos nuevamente en 1856, perdiendo a otro nuevo marido por la borda en el viaje (una vez más, las circunstancias exactas siguen siendo misteriosas).

En este momento, solo tenía 34 años pero sufría de sífilis (cuando la contrajo no es seguro), recurrió a la religión y vivió tranquilamente en Nueva York hasta su a los 39 años en 1861. La lápida en el lugar de descanso final de la mujer que vivió una vida tan colorida simplemente dice “Sra. Eliza Gilbert / Murió el 7 de enero de 1861”.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.