Inicio Biografías Lombroso y el origen de la criminología moderna

Lombroso y el origen de la criminología moderna

cesare lombroso

Descrito como el padre de la criminología moderna, las hipótesis de Cesare Lombroso sobre el “criminal nato” dominó el pensamiento sobre el comportamiento delictivo a finales del y principios del .

Creía esencialmente que la criminalidad era heredada y que los asesinos podían ser identificados por sus atributos físicos. Si bien muchas de sus ideas ya no tienen cabida en el ámbito ortodoxo, Lombroso fue una de las primeras personas en la historia en utilizar métodos científicos para estudiar el crimen.

Todo comenzó en Italia en 1871 con un encuentro entre un criminal y un científico. El criminal era un hombre llamado Giuseppe Villella, un famoso ladrón y pirómano de Calabria. El científico era un médico del ejército llamado Cesare Lombroso, que había comenzado su carrera trabajando en manicomios y luego se había interesado en el crimen. Estaba tratando de identificar las diferencias entre lunáticos, delincuentes e individuos normales examinando a los reclusos en las cárceles italianas.

cesare lombroso crimenLombroso encontró a Villella interesante, dada su extraordinaria perspicacia y cinismo, así como su tendencia a jactarse de sus actos. Después de la muerte de Villella, Lombroso llevó a cabo una autopsia y descubrió que su sujeto tenía una hendidura en la parte posterior de su cráneo, que se parecía a la que se encuentra en los simios. Lombroso concluyó, a partir de esta evidencia, así como las de otros criminales que había estudiado, que algunos sujetos nacían con una propensión al crimen. Este descubrimiento fue el comienzo de los trabajos de Lombroso como antropólogo criminal.

Lombroso escribió: “A la vista de ese cráneo, me pareció ver de repente, iluminado como una vasta llanura bajo un cielo en llamas, el problema de la naturaleza del criminal: un ser atávico que reproduce en su persona el feroz instinto de la humanidad primitiva”.

“Así se explican las enormes mandíbulas, pómulos altos, líneas solitarias en las palmas de la mano, grandes órbitas oculares, orejas con forma de asa, insensibilidad al dolor, vista extremadamente aguda, tatuajes y holgazanería excesiva”.

Esencialmente, Lombroso creía que la criminalidad era heredada y que los delincuentes podían ser identificados por defectos físicos que los definían. Un ladrón, por ejemplo, podría identificarse por su rostro expresivo, su destreza manual y sus pequeños ojos. Mientras tanto, los asesinos habituales tenían miradas frías y vidriosas, ojos inyectados en sangre y grandes narices como halcones, y los violadores tenían “orejas de jarra”. Sin embargo, Lombroso no limitó sus puntos de vista a los delincuentes masculinos: coescribió su primer libro para examinar las causas de la delincuencia femenina y concluyó, entre otras cosas, que las delincuentes tendían a ser lujuriosas y tenían un cabello más oscuro y cráneos más pequeños que las mujeres ‘normales’.

Animado por sus descubrimientos, Lombroso continuó su trabajo y comenzó a escribir sus famosos . Como resultado, se hizo conocido como el padre de la criminología moderna.

Durante miles de años hasta entonces, el punto de vista dominante había sido que, como el crimen era un pecado contra Dios, debería castigarse de manera apropiada: “ojo por ojo”, y así sucesivamente. Durante la Ilustración, pensadores como Jeremy Bentham o el  italiano Cesare Beccaria decidieron que, como todos éramos seres racionales, la opción de cometer un delito se tomaba sopesando los costos y los beneficios. Si los costos eran mayores, la mayoría de nosotros optaríamos por no delinquir.

Museo de Antropologia Criminal Cesare Lombroso
Museo de Antropologia Criminal Cesare Lombroso

Esta fue una filosofía interesante, pero los críticos notaron sus fallas: no todos los actos son racionales, y algunos crímenes, particularmente los violentos, son puramente emocionales, dijeron. Lombroso y sus colegas antropólogos criminales también desafiaron estas ideas, y fueron los primeros en abogar por el estudio de la delincuencia desde una perspectiva científica. En particular, Lombroso apoyó su uso en la investigación criminal y uno de sus asistentes, Salvatore Ottolenghi, fundó la primera Escuela de Policía Científica en Roma en 1903.

Leer también:  Como se veía el futuro en 1900

A lo largo de su carrera, Lombroso no solo se inspiró en el trabajo de otros antropólogos criminales en toda Europa, sino que también realizó muchos de sus propios experimentos para demostrar sus hipótesis. Estos implicaban el uso de extraños artilugios para medir distintas partes del cuerpo, y también cosas más abstractas como la sensibilidad al dolor y la propensión a decir mentiras. De hecho, Lombroso finalmente desarrolló un prototipo rudimentario del detector de mentiras.

Lombroso usó varios equipos para diferentes propósitos. Un hidrofosfógrafo, por ejemplo, para estudiar los cambios en la presión arterial en los sujetos. El brazo izquierdo se conectaba a la máquina y el derecho a una bobina de inducción llamada Ruhmkorff, y los sujetos eran expuestos a varios estímulos, unos desagradables, como descargas eléctricas y el sonido del disparo de una pistola, y otros agradables, como por ejemplo música, comida, dinero o una foto de una mujer desnuda.

biografia cesare lombrosoEl problema era que la grabación de los resultados era a veces caótica, lo que hacía que las conclusiones no fueran confiables, por decir lo menos. Para empeorar las cosas, Lombroso tendía a recurrir a pruebas extravagantes para agregar peso a sus hipótesis. Esto dejó sus trabajos vulnerables al ataque de los críticos en toda Europa.

Una cara familiar

Lombroso era una personalidad muy conocida en Italia, impartía charlas, y comentaba todo tipo de cosas en la prensa popular. Estaba interesado en muchas disciplinas, y algunas veces tenía dificultades para enfocar sus esfuerzos en algo concreto. Una de sus hijas, Paola, describió un día típico en su vida: “… teclear en la máquina de escribir, corregir pruebas, de su despacho a la biblioteca y desde la biblioteca al laboratorio en un frenesí de movimiento …; y por la noche, incansable y con ganas de ir al teatro, no a uno sólo, sino a una peregrinación de dos o tres teatros de la ciudad”.

A lo largo de su carrera se hizo acopio de numerosos objetos pertenecientes a prisioneros con los que se había encontrado. Desde máscaras mortuorias a esqueletos y calaveras. Inicialmente, estos fueron alojados en su casa y luego en la Universidad de Turín, donde trabajó. En 1892 Lombroso abrió un museo para estos objetos. Este se cerró en 1914, pero volvió a abrir en Turín en 2010 y bien merece una visita. Una de las exhibiciones más destacadas es la cabeza de Lombroso en un frasco, que aceptó sería donada a su muerte (en 1909).

historia cesare lombrosoOtros intereses de Lombroso eran el hipnotismo y lo paranormal, particularmente el espiritualismo. También ha sido descrito como uno de los primeros sexólogos, dado que fue uno de los primeros en examinar y catalogar las prácticas sexuales. Su obra Mujer criminal (1893) incluía secciones sobre adulterio, frigidez, lesbianismo, masturbación y sexo premarital, así como una discusión sobre las causas y características de la prostitución.

Según Lombroso, su interés por lo oculto comenzó cuando, en 1882, se le pidió que examinara a la hija de 14 años de un amigo de la familia. Se pensaba que estaba sufriendo de histeria y había estado vomitando, caminando sonámbula y quejándose de fatiga. Lombroso concluyó que esta niña podía ver el futuro y también describir lo que hacían otros cuando estaban lejos. Aparentemente también podía ver, leer y oler con otras partes de su cuerpo. Lombroso no podría ofrecer ninguna explicación para esto.

Leer también:  Blaise Pascal y la Pascalina

Otro ejemplo famoso fue lo que describió como el caso de la bodega embrujada. Fue llamado por una familia de vendedores de vinos que creían que una de sus bodegas estaba siendo atacada por entidades invisibles. Cuando Lombroso la visitó, bajó al sótano y esperó a ver qué sucedía. Las botellas comenzaron a caer y cuando se fue, Lombroso había presenciado que 15 se habían roto. Una vez más, no pudo ofrecer una explicación de lo que había visto.

Además de abrir nuevos caminos en sus trabajos sobre criminales, Lombroso también ha sido descrito como uno de los padres fundadores de la parapsicología. Investigó a la famosa médium psíquica Eusapia Palladino, participando en sesiones de espiritismo dirigidas por ella. En una, que tuvo lugar en 1892 y vio a la médium atada a una cama plegable cuando “parece que se presentaron varios espíritus”. Esto convenció a Lombroso, entre otros testigos, de que el mundo espiritual era una realidad, y consideró que era un deber establecer (con ayuda de la ) que los fantasmas eran reales.

Cesare Lombroso y el espiritualismo
Cesare Lombroso y el espiritualismo

El último libro de Lombroso, publicado después de su muerte, fue una reflexión sobre la biología del mundo espiritual. Como era de esperar, tuvo una recepción mixta, y su investigación sobre fantasmas, poltergeists, telepatía y levitación pasó pronto a la historia. Sin embargo, contribuyó a la desacreditación general de las ideas de Lombroso a lo largo de los años, y durante algún tiempo su trabajo fue visto más como una curiosidad que otra cosa. Esto se vio acentuado por la creciente popularidad de la eugenesia y el uso de teorías biológicas del crimen por parte de los nazis para justificar el asesinato de millones de personas. En el período de la posguerra, otras explicaciones más sociológicas del comportamiento delictivo se hicieron más populares y, por lo tanto, las teorías biológicas fueron en gran parte rechazadas.

Monumento a Cesare Lombroso
Monumento a Cesare Lombroso

Sin embargo, en los últimos años los defensores de sus ideas (algunas) han resurgido. En su momento presentó la idea de que la criminalidad no era una cuestión de pecado o de libre albedrío, sino que podría ser un problema médico que debía ser examinados por expertos en ese campo. Lombroso también abogó por el examen del delincuente como individuo en lugar de centrarse solo en el delito.

Además de sus trabajos pioneros sobre la delincuencia femenina, Lombroso fue uno de los primeros en utilizar métodos científicos para estudiar el delito, e inspiró a muchos otros a hacer lo mismo. Hoy, la neuro-criminología se basa en algunas de las ideas de Lombroso para explorar las causas del comportamiento delictivo, examinando, por ejemplo, si las lesiones cerebrales o las anomalías genéticas pueden conducir a la criminalidad o si la violencia puede ser causada por un trastorno clínico. Estudios recientes han encontrado que puede haber un genético para los delitos violentos, y que los rasgos de personalidad, incluida la criminalidad, se pueden deducir de los rasgos faciales. Si bien la mayoría de sus hipótesis han quedado caducas, el criminal nato, después de todo, podría no ser una idea tan ridícula.

(*) Referencias: Criminal Woman, the Prostitute, and the Normal Woman – L’Uomo delinquente di Cesare Lombroso: tra scienza e letteratura – Cesare Lombroso, the father of the criminology

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.