Inicio Curiosidades ¿Matarías a una persona para salvar a cinco?

¿Matarías a una persona para salvar a cinco?

dilema tranvia

Los filósofos aman realizar experimentos mentales. A menudo, estos implican situaciones bastante extrañas, y los críticos se preguntan si son relevantes para el mundo real. Pero el objetivo de los experimentos es ayudarnos a aclarar nuestro pensamiento empujándolo a los límites. El “dilema del tranvía” es uno de los más famosos de estas imaginaciones filosóficas.

El dilema del tranvía

Una versión de este dilema moral fue presentada por primera vez en 1967 por la filósofa británica Phillipa Foot, conocida como una de las responsables de revivir la ética de la virtud.

Aquí está el dilema básico: un tranvía está circulando por una vía y está fuera de control. Si continúa su curso sin parar y sin desviarse, pasará sobre cinco personas que están atadas a la vía. Tienes la oportunidad de desviarlo a otra vía simplemente tirando de una palanca. Sin embargo, si haces esto, el tranvía matará a un hombre que está en esta otra vía. ¿Qué debes hacer?

dilema tranvia viaLa respuesta útil

Para muchos utilitaristas, la solución es obvia. Nuestro deber es promover la mayor felicidad del mayor número. Cinco vidas salvadas es mejor que una vida. Por lo tanto, lo que hay que hacer es tirar de la palanca.

El utilitarismo es una forma de consecuencialismo. Se juzgan acciones por sus consecuencias. Pero hay muchos que piensan que también debemos considerar otros aspectos. En el caso del dilema del tranvía, muchos están preocupados por el hecho de que, si tiran de la palanca, se involucrarán activamente en causar la muerte de una persona inocente. De acuerdo con nuestras intuiciones morales normales, esto es incorrecto, y deberíamos prestar atención a nuestras intuiciones morales normales.

Jeremy_Bentham
Jeremy Bentham (1748-1832) fue un filósofo, economista, pensador y escritor inglés, padre del utilitarismo.

Los llamados “utilitaristas” pueden estar de acuerdo con este punto de vista. Sostienen que no debemos juzgar cada acción por sus consecuencias. En su lugar, deberíamos establecer un conjunto de reglas morales a seguir de acuerdo con las cuales se promueva la mayor felicidad del mayor número a largo plazo. Y luego debemos seguir esas reglas, incluso si en casos específicos hacerlo puede no producir las mejores consecuencias.

Pero hay otro tipo de utilitaristas que juzgan cada acto por sus consecuencias; así que simplemente harán los cálculos y tirarán o no de la palanca. Además, argumentarán que no hay una diferencia significativa entre causar una muerte al tirar de la palanca y no prevenir una muerte al negarse a tirar de la palanca. Uno es igualmente responsable de las consecuencias en cualquier caso.

Los que piensan que sería correcto desviar el tranvía a menudo apelan a lo que los filósofos llaman la doctrina del doble efecto. En pocas palabras, esta doctrina afirma que es moralmente aceptable aunque tenga un efecto secundario no deseado.

La doctrina del doble efecto juega un papel importante en la teoría de la guerra justa. A menudo se ha utilizado para justificar ciertas acciones militares que causan “daños colaterales”. Un ejemplo de tal acción sería el bombardeo de un arsenal de municiones que no solo destruye el objetivo militar sino que también causa una gran cantidad de muertes de civiles. El caso más palpable lo podemos observar en las bombas atómicas lanzadas sobre Japón en la II Guerra Mundial.

Los estudios muestran que la mayoría de las personas de hoy día, al menos en las sociedades occidentales modernas, dicen que tirarían de la palanca. Sin embargo, responden de manera diferente cuando la situación se modifica.

El hombre gordo en la variación del puente

dilema tranvia puenteLa situación es la misma que antes: un tranvía fuera de control amenaza con matar a cinco personas. Un hombre muy pesado está sentado en un puente que cruza la vía. Puedes detener el tranvía empujándolo desde el puente hacia abajo. Él morirá, pero los cinco serán salvados.

Desde un simple punto de vista utilitarista, el dilema es el mismo: ¿sacrificas una vida para salvar a cinco? Y la respuesta es la misma: sí. Curiosamente, sin embargo, muchas personas que tirarían de la palanca en el primer escenario no empujarían al hombre en este segundo escenario. Esto plantea dos preguntas:

La pregunta moral: si tirar de la palanca es correcto, ¿por qué empujar al hombre sería incorrecto?

Un argumento para tratar los casos de manera diferente es decir que la doctrina del doble efecto ya no se aplica si uno empuja al hombre fuera del puente. Su muerte ya no es un efecto secundario desafortunado de tu decisión de desviar el tranvía; Su muerte es el medio por el cual se detiene el tranvía. Por lo tanto, no se puede decir en este caso que cuando lo empujate por el puente no tenías la intención de causar su muerte.

dilema del trenUn argumento estrechamente relacionado se basa en un principio moral hecho famoso por el gran filósofo alemán Immanuel Kant (1724-1804). Según Kant , siempre debemos tratar a las personas como fines en sí mismos, nunca simplemente como un medio para nuestros propios fines. Es bastante obvio que si empujas al hombre desde el puente para detener el tranvía, lo estás utilizando puramente como un medio. Tratarlo como el fin sería respetar el hecho de que es un ser libre y racional, explicarle la situación y sugerirle que se sacrifique para salvar las vidas de quienes están atados a la vía. Por supuesto, no hay garantía de que sea convencido. ¡Y antes de que la discusión hubiera terminado, el tranvía probablemente ya habría pasado por debajo del puente!

La pregunta psicológica: ¿Por qué las personas tiran de la palanca pero no empujan al hombre?

Los psicólogos no se preocupan por establecer lo que es correcto o incorrecto, sino por comprender por qué las personas son mucho más reacias a empujar a un hombre a la muerte que a causar su muerte tirando de una palanca. El psicólogo de Yale, Paul Bloom, sugiere que la razón radica en el hecho de que la causa de la muerte del hombre al tocarlo realmente provoca en nosotros una respuesta emocional mucho más fuerte. En cada cultura, hay algún tipo de tabú contra el asesinato.

El villano en la variación del puente

Supongamos ahora que el hombre en el puente es el mismo hombre que ha atado a las cinco personas inocentes a la vía. ¿Estarías dispuesto a empujar a esta persona a su muerte para salvar a los cinco? La mayoría dice que lo haría, y esta respuesta parece bastante fácil de justificar. Dado que intencionalmente estás tratando de causar la muerte de personas inocentes, es lo justo. Sin embargo, la situación es más complicada si el hombre es simplemente alguien que ha realizado otras malas acciones. Supongamos que en el pasado cometió un asesinato o una violación y que no ha pagado ninguna sanción por estos delitos. ¿Eso justifica violar el principio de los fines de Kant y usarlo como un mero medio?

El dilema del tranvía y un familiar

Aquí hay una última variación a considerar. Regresemos al escenario original: puedes tirar de una palanca para desviar el tren y salvar cinco vidas y matar a una persona, pero esta vez la única persona que morira sería tu madre o tu hermano. ¿Qué harías en este caso? ¿Y qué sería lo correcto?

Un estricto utilitarista tendría que morderse la lengua en este caso y estar dispuesto a causar la muerte de sus seres más cercanos y queridos. Después de todo, uno de los principios básicos del utilitarismo es que la felicidad de todos cuenta por igual.

Pero esto no es lo que la mayoría de la gente haría. Casi todos podemos lamentar la muerte de los cinco inocentes, pero no forzar la muerte de un ser querido para salvar la vida de extraños. Eso es lo más comprensible desde un punto de vista psicológico. Los seres humanos están preparados tanto en el curso de la evolución como a través de su educación para cuidar más de quienes los rodean. ¿Pero es moralmente legítimo mostrar una preferencia por la propia familia?

Aquí es donde muchas personas sienten que el estricto utilitarismo no es razonable ni realista. La mayoría tendemos a favorecer -algo lógico- a nuestra propia familia sobre los extraños. Porque la lealtad es una virtud, y la lealtad a la familia es una de las más importantes que existen.

(*) Referencias: El utilitarismo, John Stuart Mill (autor) – Esperanza Guisán Seijas (traductora) Alianza Editorial. — Westacott, Emrys. “¿Matarías a una persona para salvar a cinco?” ThoughtCo.

¿Matarías a una persona para salvar a cinco?
5 (100%) 4

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.