Inicio Edad Media Cómo un leproso se convirtió en rey de Jerusalén

Cómo un leproso se convirtió en rey de Jerusalén

balduino iv

Balduino IV padecía lepra en una época en la que era sentencia segura de muerte, así como un pasaporte al ostracismo social. En cambio, se convirtió en el rey de Jerusalén y en un héroe para su pueblo.

Durante la , los que padecían esta enfermedad llevaban unas pequeñas tablas en la mano, llamadas tablillas de San Lázaro, las cuales al golpearlas entre sí avisaban a la gente de su paso. San Lázaro es el santo de los leprosos y los mendicantes, orden religiosa católica caracterizada por vivir de la limosna.

Antes del descubrimiento (relativamente reciente) de la cura para la lepra, ser diagnosticado con la enfermedad era terrible. Las víctimas de la lepra no solo estaban condenadas a una muerte lenta y dolorosa, sino que eran rechazadas por sus comunidades como “impuras” y obligadas a vivir en colonias de enfermos, para que no contagiar a otros. En el , un joven rey azotado por la lepra desafió la estadística.

leproso medieval
Dos leprosos medievales a los que se les niega la entrada a una ciudad

La historia del rey leproso

Su padre fue Amalarico I de Jerusalén. Nacido en 1161, el pequeño Balduino mostró por primera vez síntomas de la temida enfermedad a los nueve años. Su tutor, el historiador y futuro arzobispo Guillermo de Tiro, se dio cuenta cuando, jugando con sus amigos, el joven le contó que no notaba nada en el brazo derecho y que no sentía dolor “si lo pellizcaban o incluso mordían”. El niño estaba protegido por su posición real; en una época en que los reyes eran vistos como designados por Dios, y no fue forzado a vivir en soledad, para gran asombro de los musulmanes locales.

Leer también:  La leyenda del Preste Juan, ¿dónde estaba la tierra "exótica" de este rey cristiano?
guillermo de tiro
El tutor de Balduino, Guillermo de Tiro, se dio cuenta de que el niño tenía lepra cuando no podía sentir dolor en el brazo derecho

A pesar de su aflicción, el joven príncipe mostró una mente muy despierta y era un jinete magnífico. Balduino fue catapultado a una posición de tremendo poder después de la muerte prematura de su padre en 1174, que convirtió al enfermo de 13 años en el rey de Jerusalén.

Los franceses habían tomado el control de Jerusalén 75 años antes, cuando el Primer Reino de Jerusalén se estableció en 1099 después de la Primera Cruzada. Más grande que cualquier ciudad europea contemporánea y de enorme importancia religiosa tanto para cristianos como para musulmanes, Jerusalén comenzó a ser amenazada por el poderoso sultán Saladino casi tan pronto como Balduino IV comenzó su reinado.

Batalla de Montgisard y la derrota de Saladino

En una época en la que se esperaba que los reyes lucharan en el frente de batalla, Balduino no permitió que su horrible enfermedad se interpusiera en sus deberes reales. Aunque solo podía sostener las riendas con una mano, cabalgó a la cabeza del ejército franco y condujo a sus hombres a la victoria contra las fuerzas musulmanas en la Batalla de Montgisard. El ejército de Saladino huyó en desbandada hacia Egipto, con enormes pérdidas, mientras que las tropas cristianas fueron recibidas triunfalmente en Jerusalén. lo que convirtió a nuestro protagonista en un héroe a los ojos de su pueblo; su rey había logrado superar su enfermedad y frenar a uno de los ejércitos más poderosos del mundo conocido.

Leer también:  ¿Por qué los franceses regalan a los españoles 3 vacas cada año?
saladino
El Sultán Saladino era el enemigo más poderoso de Balduino IV

Aunque el “rey leproso” ha sido popularmente representado con una máscara en público para ocultar su desfiguración, no hay versiones contemporáneas de Balduino tratando de cubrir su rostro. De hecho, durante los primeros años de su reinado, no mostró signos externos de la enfermedad, aunque hacia el final de su vida había desarrollado múltiples úlceras y había quedado ciego debido a la bacteria.

Lejos de ser rechazado y despreciado a causa de su aflicción, Balduino IV fue querido por su pueblo. Aunque su cabeza permanecía lúcida, a la edad de 24 años se dio cuenta de que su cuerpo sucumbía a la enfermedad y decidió abdicar. Su propuesta fue rechazada, una muestra de la gran estima que su gente tenía por él. Balduino IV seguiría siendo rey de Jerusalén hasta su muerte en 1185, poniendo fin a un reinado más exitoso de lo que nadie hubiera esperado jamás.

balduino iv jerusalenBalduino IV en la ficción

En la película El reino de los cielos (2005, dirigida por Ridley Scott), Edward Norton representa el papel de Balduino. Aunque ésta contiene numerosos elementos ficticios, la figura del rey transmite con verosimilitud su valor físico y la dedicación a su reino. También lleva una máscara metálica en la película.

(*) Imágenes: Wikimedia Commons, Flickr – Referencias: allthatsinteresting, wikipedia

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.