Inicio Edad Media Las dificultades de amarse en la Edad Media…

Las dificultades de amarse en la Edad Media…

Compartir
Justas, torneos, prendas, doncellas y juglares. Nuestra imagen del medieval está fuertemente condicionada por las novelas de caballerías y la poesía de los trovadores. Una fantasía literaria en la que todas las damas son bellas y todos los caballeros hacen gala de modales exquisitos, tanto en el combate como en el ámbito privado. Se trata del cortés, donde se tolera una especie de adulterio platónico siempre que los amantes se ciñan a unas normas estrictas y unos rituales muy precisos de seducción. Incluso en la Corte es dudoso que las cosas sucedieran tal como las cantaron los trovadores.
En todo este periodo se echa de menos el punto de vista femenino. Incluso las llamadas cantigas de amigo, poemas amorosos puestos en boca de muchachas, están compuestos en realidad o recopilados por hombres. Muy pocas mujeres tuvieron la oportunidad de tomar la pluma y expresar sus opiniones y vivencias en torno al matrimonio, la pasión o la infidelidad.
Como las relaciones sexuales se consideraban impuras, no era adecuado mantenerlas en cualquier ocasión. Los libros penitenciales de la época señalan una serie de fechas en que estaban prohibidas bajo amenaza de engendrar hijos leprosos y epilépticos. La abstinencia era obligatoria durante los cuarenta días previos a Navidad, Pascua o Pentecostés. Los domingos debían respetarse. En algunos casos también estaban vetados los miércoles y los viernes, además de ciertas festividades de santos y vigilias.
En total, los cristianos escrupulosos solo disponían de unos 90 días al año para procrear. Si se les resta los días de menstruación, que también estaban prohibidos, la cifra podría reducirse a menos de 60.
¿ Cumplían todas la parejas este peculiar calendario litúrgico ? La elevada natalidad de la parece desmentirlo. Se tenía muy poco en cuenta o nada el amor entre los dos, sino que importaba más el linaje de ambos, por lo que era muy común el “rapto”. Chicos y chicas necesitaban la autorización paterna para casarse, aunque el castigo por rebelarse era distinto para unos y otros. El matrimonio de un hijo que se casara contra la voluntad de sus padres solía considerarse , pese a todo, válido. El de un hija, no. En este caso, los cónyuges se exponían al destierro, la excomunión e incluso la muerte. En el mejor de los casos, la muchacha podía dar por pérdida la dote y su parte de la herencia.
¿ Qué opciones tenía una muchacha que quisiera casarse por amor ? Solo dos, ambas arriesgadas, casarse en secreto o planear un rapto. Los matrimonios secretos eran válidos siempre que los contrayentes intercambiaran sus votos en presente (“Yo te tomo por esposa” en lugar de “Yo te tomaré…”) pero tenían el inconveniente de no contar con testigos fiables. Simular un rapto era peligroso, pero salvaguardaba mejor el honor de la novia.
El cine y la literatura nos han transmitido la existencia de ciertas costumbres medievales que no fueron tales.
De pernada, nada. El mito de la primera noche. Son muchos los excesos y abusos atribuidos al sistema feudal. Uno de los más populares es el ius primae noctis”, o . Según este supuesto privilegio, el señor tenía la prerrogativa de acostarse con las vasallas recién casadas en su misma noche de bodas. Multitud de libros y películas han recreado estos episodios, pero no existe ni un solo documento jurídico de la época que mencione tal derecho. A lo que sí estaban obligados los vasallos era a pedir permiso para casarse, permiso que se les concedía a cambio de tributo. En algunas regiones el pago de tasas iba ligado a una ceremonia ritual de sumisión, durante la cual el señor pasaba la pierna simbólicamente por encima del lecho nupcial. De ahí derivaría el término pernada…
Castidad sin cerrojo. Otro mito muy difundido es el de los cinturones de castidad. Con ellos, supuestamente, los cruzados garantizaban la fidelidad de su esposa mientras guerreaban en Tierra Santa. Sin embargo, es impensable que una mujer llevara un durante años. Las infecciones, inevitables, las conducirían a la muerte en pocos días. El único indicio antiguo de la existencia de estos artilugios es un boceto del siglo XV, más de cien años posterior a la última cruzada. Se ignora si realmente llegó a fabricarse, pero de ser así, lo más probable es que las mujeres lo usaran para protegerse de las violaciones en viajes o paseos y solamente durante unas horas. Hasta ahora, todos los cinturones que se han examinado con medios modernos han demostrado ser imitaciones creadas en el siglo XIX. La mayor parte de los museos de historia medieval los han retirado ya de sus vitrinas.
Ciertamente, y como hemos podido comprobar, los cánones amorosos de la época son muy diferentes a los actuales. Es cierto que se amaban como nosotros lo hacemos, pero en la mayoría de las ocasiones el destino de ambos estaba ya predefinido por causas familiares y de linaje. La verdad es que yo, personalmente, hubiera optado por el rapto….
Si quieres saber más…
CLÁSICOS Cartas de Abelardo y Eloísa. Madrid: Alianza, 2002.
ENSAYO Historia de la pareja en la Edad Media: placer y amor. Madrid: Siglo XXI, 2001
El amor en la Edad Media. La carne el y el sentimiento. Barcelona: Paidós, 2008
Historia y vida. Grupo Godo

86 COMENTARIOS

  1. Las pobres mujeres de la
    E.MEDIA tenían pocos
    derechos y diría que ningún privilegio.Y mira que duró años la cosa.Yo aún recuerdo que mi padre nos decía que no estaba bien que fuéramos solas a tomarnos un café.
    Menos mal que vamos cambiando
    aunque su trabajo cuesta..

    Un abrazo fuerte.

  2. Hola Félix!! Me hubiera muerto de pena en esa época. Tantas prohibiciones y necesidad de permisos que me asustan ahora, imaginate si hubiera vivido en esos años. Es tan bello el amor…(salió la romántica como dice Katy). Excelente como siempre amigo. Cuando vi el título desde mi blog, rápidamente me instalé para leerlo. Serían tan sumisas las mujeres??Mmmmmmm….Cinturón de castidad, qué crueldad, sigo con mis reflexiones
    Besosssssssss

  3. Otro aspecto feudal del que una tiene poca idea, claro podemos imaginar mucho a partir del “espíritu” de aquella época. ¡Y yo que pensaba que estos mitos que desmitificas eran la pura y santa verdad! ¡seguramente en un milenio más toda la historia pasada no será mas que eso: Mito (bueno, ya lo es en parte).
    Oiga permitame decirle que Usted me tiene bien botada ¿ah?
    Besos!

  4. Que triste, estar predestinado a algo, de antemano. Como bien dices quedaban pocos caminos a escoger, y el rapto no es mala solución, o una mala asumible ante otra peor.
    Buen aporte gracias, me gusto lo de romper el mito del cinturón y el derecho de pernada.
    Un saludo.

  5. Cito de memoria e igual me equivoco: creo que fue Enrique IV de Castilla quien dijo “Ojalá me pudiese cambiar por aquel labrador…” En la Edad Media no sólo amar: vivir era muy dificultoso, aun para los grandes señores. Pese a toda la literatura, pienso en ellos como siglos muy infelices.
    Saludos.

  6. Época de oscurantismos y miedos, y cómo no, siempre el mismo perdedor, la mujer.
    Hablamos de la Edad Media, pero aquí en España, en los años 60, una mujer no podía viajar sin el permiso del marido.
    Esto avanza, pero tan poco, que apenas si se nota.

    Besos.

  7. Me alegra que puntualice usted lo del derecho de pernada y los cinturones de castidad, monsieur, porque son dos mitos muy favorecidos por la leyenda, de esos que han gustado tanto a la gente que ahi se han quedado para siempre.
    Y cómo cuesta despues imponer la verdad sobre algo asi!

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

  8. Total, que lo que sabemos del amor de verdad en la Edad Media está totalmente deformado. De todas formas yo dividiría los matrimonios de la nobleza frente a los del campesinado.

    Probablemente los campesinos estuvieran menos atados en cuanto a relaciones sexuales se refiere, pues seguirían sus propios impulsos, estuviese la Iglesia o no de por medio. De ahí se explica la cantidad de hijos que tenían por ausencia de medios anticonceptivos.

    Mientras que en el caso de la aristocracia, la cosa sería diferente si hablamos del hombre o de la mujer. El noble seguro que tendría amntes fuera del lecho conyugal en enlaces que se hacían por intereses familiares.

    De todo modos, qué manía tenía la Iglesia en inmiscuirse en cuestiones del lecho. Y como las mujeres somos la personificación de la concupiscencia y del diablo… En fin, como se nota que son hombres y ellos no pueden, ejem, ejem.

    Un besito

  9. ¡Ay, Félix, qué tema más interesante nos has traído…con lo liada que ando…y no he podido resistirme a leerte, me fascina la Edad Media…no se nota nada!! ¿verdad? ;=)

    Fíjate, casi en la medianía de la humanidad y aún con esas restricciones y rigideces, la gente se las arreglaba para amarse con mayúsculas, no sólo para tener sexo… Se daban auténticas historias de amor…y de aventuras para encontrar la llave que abría el cinturón de castidad de la amada, jajajajaja ;=)
    No obstante, todas las prohibiciones llevan al individuo a desearlo más si cabe, o a mantener comportamientos aberrantes de lo prohibido.

    Ahora, en este siglo XXI, el de la opulencia y exceso de materialismo, no existe ninguna clase de prohibición…

    ¡¡y se dan las mayores aberraciones sexuales que hayamos conocido en la historia!!

    ¿Tú entiendes algo, amigo?

    ¿Libertad o prohibición?

    Bueno, majo, te dejo un buen debate, ya me contarás…;=)

    Por cierto, ya he conseguido votarte si entro con el Explorer y con Mozilla -¡qué maravilla!- te dejé un comentario… ¿se puede votar más de una vez? ;=)

    Un besote, guapo.

  10. Gabriela…

    Es que tu eres muy romántica, amiga, pero aunque no lo fueses, uno se moriría de pena casándote por obligación. ¡menuda vida¡ Sigue con tus reflexiones, que reflexionar es pensar, y pensar en lo pasado ayuda a que no repitamos esos errores. Todos deberiamos hacerlo.

    Besosss

  11. Eva Magallanes…

    Los mitos están para desmitificarlos, lo que ocurre que los trovadores y los que narraban la historia en aquella época (clérigos) la contaban a su manera, pero no hay evidencia ninguna del uso del cinturón de castidad por costumbre, todo lo contrario, simplemente unas horas y para evitar violaciones que estaban desgraciadamente a la orden del día.

    ¿te vote bien? yo creo que sí.

    Besos

  12. Elena…

    Lamentablemente la mujer siempre ha quedado relegada a lo largo de la Historia. No cabe duda de que los tiempos han cambiado mucho y se esta demostrando vuestra verdadera valía.
    Si que avanza, mujer, no seas pesimista…

    Besos, paisana

  13. Carmen…

    En este caso, y mira que tu sabes más de esto que yo, voy a discrepar contigo y sin que sirva de precedente. Tanto unos como otros estaban sometidos a los linajes, dotes y demás prebendas. No obstante, si estoy de acuerdo contigo en que un poco más difícil lo tenían las mujeres de alta alcurnia. Muy fácil no, nada, tenían que tomar por esposo a aquel que le correspondiera en suerte y punto. Era lo que había tristemente.
    La Iglesia siempre fue una metomentodo, y no ha cambiando nada. Ellos ponían las normas y debian acatarse bajo pena de castigo o excomunión. A mi que me excomulguen. Lo mismo me da, que me da lo mismo.
    Respecto a lo que dices del papel de la mujer encarnada en la figura del diablo como personaje maligno, no puedo estar más de acuerdo contigo, ejem, ejem

    Besitos

  14. Mar…

    Se nota, se nota. Lo prohibido siempre nos atrae más, y el amor es el amor le pese a quien le pese. Cuando dos personas se aman no hay barreras ni fronteras que puedan romper ese lazo.
    ¿Como va la venta del libro? Espero que bien, porque merece la pena.
    Ciertamente las aberraciones que se cometen hoy en día no tienen nada que “envidiar” a las de entonces, poco ha cambiado el asunto, si acaso el papel de la mujer en la sociedad, que ya era hora.

    Besotes.

  15. Yo me siento y leo. Me encanta venir a refrescarme a tu blog. La historia es apasionante, mirándolo desde cualquier punto de vista. Político, social, gansteril. Bueno, todo.

    Saludos cordiales,

    Hasta pronto Félix, un abrazo.

  16. Hola Felix,
    No hace mucho leí que el amor en los inicios de la edad media, como lo entendemos ahora, no existía, dado el concepto pecaminoso de las las mujeres, sino que era más bien el sentimiento de la amistad entre los hombres, que eran los únicos que podían expresar ese tipo de emociones. Y más adelante, puesto que en el matrimonio ni siquiera estaba bien visto, pasó a ser un amor adúltero o platónico, y era más bien una “competición” entre los hombres para conseguir una mujer (amor cortés).
    En cualquier caso, prefiero quedarme con la imágen de las novelas, si me dieran a elegir, yo también preferiría el rapto.
    Besos.

  17. Creo haberlo dicho en alguna ocasión, todas estas costumbress que ahora nos parecen tan raras o exageradas para ellos serían buenas porque era lo que veían, lo que les habían enseñado- En una época de falta de anticonceptivos, las prohibiciones o amenazas o pecados, era una manera de evitar que la gente se cargara con un hijo cada 9 o 10 meses. Ya sé que algunas mujeres solían tener 15, pero tal vez, si no fuera por las prohibiciones hubieran tenido 20 o 25 y no exagero.
    Besos

  18. Mi amor, muy interesante el tema que abordas hoy. Creo que la historia debe ser más que edificios, guerras y personajes. Estas estructuras sociales como el amor, el matrimonio, la fidelidad, son dignos de retomar para conocer su devenir.

    Te comento brevemente que alguna vez fui a una exposición sobre aparatos de tortura en la Edad Media, y había una sección muy interesante con artefactos usados para propinar castigos a las mujeres coquetas, chismosas, apasionadas, etc. Es realmente espeluznante leer la explicación y uso de los aparatos. Vaya, bendita civilización… que seguimos siendo atrasados en algunos aspectos, pero en otros vamos mejorando.

    Así que optas por el rapto? jijiji

    Un beso maorí, lleno de amor para ti, mi cielo

  19. Una entrada ciertamente curiosa. Me ha encantado lo del cinturón, yo habría hecho copias y las habría distibuído entre los favoritos. Nunca me lo creí salvo que hubiese algún tarado que se le hubiese ocurrido esta idea genial.
    En cuanto al nº de relaciones al año entre 90 y 60, mira que bien al menos las mujeres no tenían que fingir dolor de cabeza.
    El caso que da lo mismo la época, siempre le estamos dando vueltas a lo mismo “al sexo” y en reino animál somos la única especie que no sabe hacer otra cosa. Y si no vete al mundo del corazón TV, revistas 🙂
    Los secretos de alcoba son esos, secretos…
    Besos

  20. Menos mal que estaban en la edad oscura y hacer el amor con las velas apagadas, seria costumbre, habría que ver lo aseados que se dirigían a consumar el acto.
    En las cruzadas las lavanderas,que acompañaban al ejercito, ejercían de prostitutas también, imagino lo de lavanderas, seria un oficio forzoso, cualquiera se acostaba con un cruzado sin antes darle una buena friega.

    Excelente articulo, que buena pagina, no me cansare de decirlo.

  21. Félix, qué buena entrada. Además ¡desmitificas tantas mentiras que nos han contado a lo largo de nuestra vida!. Éstas y otras muchas que nos “tragamos” como pardillos y que ahora te preguntas cómo pudimos ser tan ingenuos.

    Me encanta pasearme por tu blog despacito, despcito. Un beso.

  22. Nikkita…

    Ciertamente no te falta razón en tu punto de vista. Lo que ocurre es que si bien es cierto que a las mujeres no les estaba bien visto que dieran muestras de amor hacia un hombre, yo creo que el concepto del amor siempre ha existido con diferentes matices a lo largo de la Historia, pero sigue siendo amor.
    Estoy contigo, si no se puede por las buenas, habría que pasar al plan B, el rapto.

    Muchos besos

  23. Esperanza…

    Pero aunque para ellos les parecieran buenas porque era normal en la época no dejaba de ser denigrante sobre todo la mujer. Un animal que está enjaulado desde pequeño en un zoológico no conoce otra cosa, y por tanto no conoce la libertad y no se queja de su situación.

    Besos.

  24. Tania…

    Ciertamente querida, las relaciones interpersonales son base de la Historia también. Como se casaban, como daban a luz, como educaban a sus hijos, todo forma parte de nuestras raíces.
    En el aspecto de mentalidad hemos cambiado para bien, lo que no ha cambiado es la vanidad humana que sigue estando presente en todos los ámbitos.

    Opto, opto, por el rapto.

    Un beso de amor para ti.

  25. CALISTOR…

    No había caido yo en lo de hacer el amor a oscuras, jeje, pero el sentido del olfato seguro que no lo perderían…. Desconocía el dato que nos aportas sobre las lavanderas, asi que te lo agradezco y tomo buena nota.

    Tampoco yo me canso de decir que tienes una magnífica página, que nunca dejo de visitar, y que se la recomiendo a los demás.

    Un abrazo.

  26. Pienso como tu, yo tambien hubiese optado por el rapto, muy interesante post, muy poco sabia a cerca del tema y parece haber sido muy injusto el hecho de que las personas no eran libres de escoger, sino que todo estaba arreglado previamente. Dios nos dio el libre alvedrio y pienso que es mejor unirse en matrimonio por amor y no por compromiso o conveniencia…..cierto?.
    Que tengas un hermoso dia!

  27. Meg…

    No se trata de ingenuidad, amiga, es lo que nos han enseñado desde pequeños y que incluso venía en los libros de historia, pero si buceamos un poco en ella, se nos caen muchas “verdades” que se daban como válidas.

    Gracias por tus palabras. Tu blog si que es interesante, todo un “Cajón de Sastre” para elegir.

    Besos

  28. Amiguita…

    Estamos de acuerdo. Ese libre albeldrio que los humanos utilizamos en su mayor parte para hacer el mal, deberiamos usarlo en esta ocasión para no ser maniatados por la Iglesia Católica y poder consumar el matrimonio con la persona amada y deseada, sin leyes que lo impidan. Muy cierto, amiga.

    Que tengas un hermoso día¡

  29. Desgraciadamente en muchos países todavia la mujer es mirada como en la Edad Media.
    Tampoco hoy en día la relación hombre mujer no creo que haga muy feliz a la mujer. Yo creo en el amor y hoy en día se habla mucho mas de sexo sin amor.

    Besos
    Flor

  30. Flor…

    Tienes razón, todavía en muchos países las mujeres carecen de los derechos más básicos, y esperemos que esto cambie a no mucho tardar. El sexo va unido al amor, pero esto último es más importante, sin duda. Sin amor no debería haber sexo, otra cosa es lo que ocurre…

    Besos

  31. Que belleza ser mujer en la Edad Media…. Me recuerda nacer niña en la China.

    La entrada hoy tiene gran cantidad de tema para comentar, pero me voy a ir a algo que siempre oí hablar en casa.

    Y es el derecho de Pernada…

    Y curiosamente en un pueblo de montaña en Asturias tenemos al último fantasma embalsamado en una urna para cotemplarlo todo aquel que tenga la necia curiosidad de pasar a visitar tal espécimen…

    El novio en cuestión había salido al extranjero y la noche de bodas no le mando a la ya su mujer, si no a una cerda y ya me contarás…

    Y no se más ya del tema pero que esa fue la última aventura de dominio sí, lo que tampoco tengo es constancia del año en el cual sucedían estás cosas tan poéticas y glamurosas… por ser ya de las últimas azañas.

    Hasta la próxima visita.

    Un abrazo de afectos acercando primaveras.

    Marí

  32. Me he quedado muy sorprendida con tu post. Todas estas cosas que comentas yo las daba por ciertas.
    Leí un libro llamado “El señor de la guerra”de Toti Martinez de Lezea, en el que se hablaba de los señoríos vascos y de como el señor tomaba a mujeres solteras y casadas cuantas veces quería y se consideraba una práctica normal.
    En fin sea como sea, la mujer siempre tiene las de perder en todas las épocas, culturas y religiones.
    Un beso Félix

  33. Gracias Félix por traer la luz sobre
    este tema, cuando leí dificultades
    de amarse en la Edad Media supuse que era por la cantidad de ropa que llevaban encima, jajaja
    De terror lo de los cinturones, pero si era con el fin de protección hace verlo de otra manera.
    Sin duda el rapto era la solución
    Un abrazo

  34. Cincuenta y dos semanas tiene el año, sesenta días “lectivos”..umm…una media de algo mas de una vez por semana, se acerca a los cánones actuales? Sólo pregunto..
    Tengo para mí, ya más en serio, que las prohibiciones tenían como fin impedir embarazos precisamente por lo que dices, para evitar que la población aumentase más de lo que sería deseable.
    En cuanto al derecho de pernada, no sé si es científico o no, pero me inclino a pensar que el poder absoluto del tiranuelo de turno lo hace bastante creible.
    Y en cuanto al cinturón de castidad, me acabas de arruinar la leyenda, voto a tal!

  35. Osane…

    Muchas “costumbres” supuestas y aprendidas desde pequeños (yo también) arraigan generación trás generación hasta convertirse en verdades abslutas. El caso que comentas no deja de ser una novela, pero claro que haberlos los había, tristemente había de todo, y menudo lío me estoy formando con el verbo haber.

    Un beso.

  36. Cesar…

    jaja, buen sentido del humor, amigo, hay algunos que ni eso,jaja. La verdad es que en esa época se disparó la población mundial en demasía, pero eso no sería óbice para impedir la unión de dos personas que se amasen, pienso yo. Sobre el derecho de pernada no se ha encontrado ningún documento jurídico de la época ni prueba alguna que lo avale, aunque esto no quita que algunos señores tiranos hicieran de su capa un sayo y lo aplicaran sin ningún rubor. Sobre lo del cinturón de castidad, siento en el alma haberte dado el disgusto.

    Voto a brios¡¡

  37. Esá claro que visto lo visto la Edad Media era terrible si uno era cálido y sensual y tenía ganas de sacar de paseo sus institos de forma natural….De hecho los europeos estamos en un gran momento comparado con esto que decribes…aún así en ciertos países islámicos, hindúes y de muchas etnias africanas etc en aún se decide el aparejamiento fuera de la la pareja (padre especialmente)y en la mayoría de casos la mujer no pinta nada y eo si dejamos aparte que le extirpen elclítoris con lo cual da ya lo mismo con quién la casen porque se va a quedar sin placer!!

    Oye, me has sorprendido e ilustrado con las revelaciones sobre el derecho de pernada y lo del cinturón de castidad…cuánta leyenda falsa teníamos!!!
    Interesantísima u entrada!!!
    Besos!!!

  38. Antonia…

    Tienes mucha razón, amiga. Estaba bien difícil la cosa para dar rienda suelta a los instintos carnales con amor de por medio. Y afortunamente como bien apuntas, en Occidente las mujeres gozan de “privilegios” que en ciertas culturas ancladas en el pasado no tienen. De la ablación mejor ni hablar porque duele hasta el alma de pensarlo…
    Gracias por tus palabras.

    Besos¡¡

  39. Rudy…

    Yo también prefiero vivir en la actual, pero es cierto que el concepto del amor cada vez se va perdiendo más y el materialismo y los intereses se imponen en esta absurda sociedad. Yo creo en el amor por encima de todo, así que canutas las pasaría en aquella época.

    Un fuerte abrazo, y buen fin de semana.

  40. Felix…

    hay una dualidad que antes y ahora es muy importante para la mujer y es… disfrutar del sexo con amor o por amor…
    lo demás es solo un placer momentaneo que deja secuelas de soledad y tristeza… para la mujer mucho más doloroso que para el hombre… y eso lamentablemente es historía cotidiana…
    como siempre amigo querido… me ha encantó leerte… nos dejas reflexionando…

    hermosos días amigo querido y que disfrutes de un bello San Valentín!!
    (acá se festeja el domingo el día de los enamorados y la amistad)

    beso!!!

  41. Ursula…

    Esa dualidad de la que hablas es fundamental, y yo pienso como tú, son momentos de placer que se evaporan y en algunas ocasiones hasta dejan secuelas. Cada cual allá con su vida. Gracias como siempre por tus palabras, amiga.

    ¡Feliz día de San Valentín y la amistad¡

    Beso¡¡

  42. ¡Hola!Me ha encantado ver aquí dos grandes falacias sobre la Edad Media aceptadas por casi todo el mundo. Me ha hecho ilusión, de verdad, yo en su día dediqué un post al supuesto ius primae nocte: http://camaloc.blogspot.com/2010/07/derecho-de-pernada.html
    A ver si poco a poco van cambiando algunas cosas.
    Según una historiadora francesa, Regine Pernoud, la emancipación de la mujer fue un proceso que arrancó en la Edad Media frente al patriarcalismo romano. Lo cierto es que tanto en el Evangelio como entre los pueblos germánicos la mujer tenía un papel más importante que en la civilización clásica. Pero fue todo muuuuuy gradual: la Iglesia tampoco ponía las cosas fáciles, las cosas como son.Y según ella desde el siglo XIV se dió un paso atrás en la consideración de la mujer que duró hasta el XIX.
    Uf. Perdón por el rollo, pero es que el post me ha gustado y me he emocionado.
    Un saludo y enhorabuena.

  43. @HansHelm
    He leído el post al que haces referencia en tu blog (compartimos muchos gustos) y lo has escrito con firmeza contando las verdades del barquero poniendo las cosas en su sitio. Felicidades.
    En cuanto a la emancipación de la mujer y su papel en la sociedad, no te falta razón. La Iglesia Católica fue una de las mayores responsables de esta desigualdad manifiesta. Lo cierto es que en el Imperio Egipcio, hace miles de años, la mujer era mejor tratada de lo que puediera ser en el siglo XVII por citar un ejemplo…
    En absoluto es un rollo tu comentario. Te quedo agradecido.

    Un abrazo

  44. @Mer
    La verdad es que pensamos igual y, tristemente, era algo que estaba a la orden del día en aquella época. Pero seguimos con ese lastre, porque sin ir más lejos en países como India o China se siguen casando contra su voluntad, y, peor aún, con menores de edad, unas chiquillas…
    No voy a hablar esta vez de la Iglesia porque me enciendo, ya les dedicaré un par de posts “cariñosos” en su momento.
    ¿La menstruación? pues depende de la estabilidad de la pareja…

    Besos de azahar tempraneros

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)