Inicio Edad Contemporánea Pasen y vean, el maravilloso mundo del Circo

Pasen y vean, el maravilloso mundo del Circo

Compartir
El hombre más fuerte del mundo, la mujer “barbuda”, el hombre más diminuto, la mujer simio, sirenas…, hoy vamos a hablar de la persona que acuño la frase “El mayor Espectáculo del Mundo”. exhibía todo lo que encontraba: personas, rarezas, animales exóticos. La Historia de todo un buscavidas de dudosa catadura moral.
Era un poco “mafioso”, todo hay que decirlo. Porque usaba mil y una técnicas para sacar los dólares a los incautos. Tenía a unos cuantos “secuaces” en la puerta del Circo que observaban las carteras. Si la cartera venía “abultadita”, le marcaban con una tiza el abrigo al incauto, y esa era la persona a seguir para sacarle todos los dólares posibles en las diferentes casetas donde se mostraban las atracciones. Barnum no tenía ningún tipo de escrúpulos, de hecho lo consideraban como el “príncipe de los charlatanes”.
Ya en sus orígenes P.T. Barnum apuntaba maneras. Era hijo de un tabernero y de pequeño empezó a desarrollar multitud de oficios. Mozo de labranza, Buhonero, Organizador de Loterías, Periodista (en nuestros días hubiera sido el inventor de la telebasura con toda seguridad), hasta que encontró el filón. Veía que con las profesiones que desarrollaba no hacía mucho dinero, y se dio cuenta que se podía hacer oro contratando y mostrando toda suerte de rarezas que él encontraba. Sus comienzos se basaron básicamente en la picaresca, y fue el “inventor” del concepto de friki, que hoy en día es tan común. Se dedicó a recorrer las ciudades exhibiendo lo que él daba en llamar su . Aquello era la cosa más rara que alguien se podía imaginar.
Aquel Museo Americano de sus inicios, hoy sería políticamente incorrecto, estaría prohibido totalmente, porque era un verdadero disparate. Básicamente era un “zoo humano” en el que iba mostrando a personas con malformaciones y problemas genéticos, y si no encontraba a alguien lo suficientemente raro, se lo inventaba directamente. Era un rufián de alto calado. Una de las atracciones se llamaba “El devorador de Pollos”. Imaginaos un cartel tremendo a la entrada de la caseta con ese lema. Todos pagaban sus centavos, entraban, y se daban cuenta de que dentro de la caseta solo había un señor comiendo pollo. Cuando los clientes iban a protestar por la tomadura de pelo, este les contestaba “no, no digan ustedes nada. Cuéntenselo a sus amigos, ya verán que risas, ya veran como pican…”. Y efectivamente, se lo contaban a los amigos, que pagaban su entrada y se partían de risa viendo como “picaban”. Y el Sr.Barnum aumentando su cuenta, así era el tipejo. Tenía un lema que decía “En este mundo cada minuto nace un tonto”.
Todo empezó en Nueva York, donde vivía con su esposa e hijos. Contactó un día con otro picaruelo como él que le contó que conocía a una anciana negra que se hacía pasar por ser la nodriza de George Washington (para que esto fuera cierto, la nodriza debía tener 161 años). Y coló. La exhibió por todo el país hasta que murió en 1836. Y al ver que la gente se creía semejante disparate, y que con ello ganaba dinero, comenzó a buscar por todos los sitios, y sin ningún tipo de escrúpulos. Los enanos más enanos, los forzudos más forzudos, los gigantes más gigantes, las bestias más exóticas, hasta que consiguió crear el American Museum, el precursor del .
Una maqueta a escala de las Cataratas del Niagara, 100 hombres de raza negra con la piel blanca, la Sirena de las Islas Fidji, un Caballo lanudo, la Mujer Cañon, el Hombre Pez, la Mujer Barbuda… La gente acudía por miles a la máxima atracción a la que podía aspirar el norteamericano de la época. Aunque era un estafador de tomo y lomo, lo argumentaba de tal manera que nunca se podía decir que había engañado a nadie.
Este actor de cine mudo, figuró durante varios años como el hombre más alto del mundo, motivo por el que fue fichado por Barnum & Barleys

El caso de los siameses Chang y Eng Bunker (nacidos en Siam en 1811, de ahí el nombre que llegó hasta nuestros días) demuestra como era el mundo en la época. Algo que hoy en día nos provocaría un rechazo enorme, era muy atractivo entonces. La historia comenzó con un americano que de viaje por Tailandia encontró a dos hermanos unidos, y directamente los compró, los montó en un barco y se los llevó a los Estados Unidos de América para ofrecérselos a Barnum, quién le pago una razonable cantidad y les hizo un contrato. Barnum se forró literalmente con ellos, pero los siameses también ganaban mucho dinero a cambio. Y llegó un momento en que habían ganado tanto dinero que decidieron separarse de Barnum y se establecieron en una granja cerca de Washington donde se casaron y tuvieron hijos. Pero con la llegada de la Guerra Civil quedaron arruinados y tuvieron que volver al Circo para poder sobrevivir. Y Barnum decía a la concurrencia “pasen y vean a los únicos hermanos juntos del mundo, y aprovechen porque mañana un cirujano los separará…”; naturalmente esto no ocurría nunca y él continuaba con su picaresca hasta que los hermanos murieron.

Creó muchísima polémica, e incluso tuvo enfrentamientos con otros países. En 1881 adquirió el elefante Jumbo, que por entonces se exhibía en Londres. Jumbo era el símbolo nacional para los ingleses y se montó un gran jaleo en torno a esto. Pero él siguió adelante, y acto seguido intentó comprar la casa natal de William Shakespeare. El pueblo inglés levantó la voz y el Gobierno tuvo que tomar cartas en el asunto para impedir la venta. Quería desmantelarla y llevarla pieza a pieza a los Estados Unidos.
En 1881 se asoció con , y desde entonces el Circo se llamaría Barnum-Bailey. Fue ya la apoteosis y adquirió más fama aún. Exhibió al enano Pulgarcito, que media 69 cm y lo llevaba en una maleta. El Hombre-perro (un ruso que tenía un problema capilar y tenía pelo por todas partes). Llevaba a negros albinos y decía “estimados señores y señoras, ante sus ojos convertiré a un negro en un blanco”, y entraba un señor negro por una puerta, y por otra salía un negro albino ante el asombro del respetable…
Cuando llegó al acuerdo con Bailey, es cuando comenzó el concepto de Circo transnacional en el sentido moderno, y empezó a capturar animales en África en expediciones carísimas. Digamos que la feria de fenómenos extraños que hasta entonces exhibía comenzaba a convertirse en algo más serio, y cuando digo serio que nadie lo tome en el contexto textual de la palabra, sino en lo más parecido a un Circo de los de ahora.
Vamos a contar 3 ejemplos rápidos para que veamos la catadura moral de este personaje: cuando murió, un médico encontró grandes cantidades de Nitrato de Plata en su cuerpo, cosa que Barnum sabía y permitió para llenarse los bolsillos.  era una mujer sentada en una barraca, y lo que hacía Barnum era ofrecer un premio de mil dólares a aquel que consiguiera hacerla reír, algo imposible porque la pobre Susana tenía la cara completamente paralizada por una enfermedad. “El no se sabe qué” que Barnum presentaba como un marciano o como un eslabón perdido entre el hombre y el mono. Se aprovechaba de los problemas físicos de las personas para amasar fortuna. 
La gran paradoja de todo esto, es que estas personas preferían estar en el Circo y ganar dinero que estar en su casa sufriendo el rechazo social. Un personaje que como empresario no tenía precio, pero como persona dejaba mucho que desear. Sus últimas palabras (para que nos demos cuenta cual era su prioridad) antes de morir en 1891 fueron “¿Cuánto se recaudó hoy en el Madison Square Garden?, sin comentarios. El maravilloso mundo del Circo tuvo unos inicios de lo más crueles…
Referencias: Historia del Circo, Pasajes de la Historia, Juan A. Cebrián

38 COMENTARIOS

  1. Hola Felix. Definitivamente creo que este hombre no me cae nada bien. Habia leido algo sobre él tiempo atrás, pero no conocía tantos detalles. Otro más que se aprobecha de los defectos de los demás, el supo sacarle partido y las “víctimas”, en aquella época, no podía hacer gran cosa más. Como tu dices, los inicies del corco fueron crueles. Muchos besos.

    Edurne

  2. Hola Felix, de nuevo interesantísima historia, y maravillosamente relatada.
    Efectivamente el tipo en cuestión era para echarle de comer aparte, pero hoy día sería uno de los mayores empresarios, seguro.
    Por otro lado, siempre he pensado (o he querido pensar…) que la gente que trabajaba en el circo, al menos tenia donde ganar dinero y vivir creando su propia comunidad ya que por aquellos tiempos estaban bastante marginados.
    Desde luego esta historia yo no la conocía.
    Llevado a hoy día, me has hecho acordarme que esta semana pasada, vi en una cadena de tv que llevaban a un programa de noche a Jyoti Amge, la mujer más pequeña del mundo, y ya que le pagaban el viaje junto con sus padres, para amortizarlo, la llevaron a los programas de mañana del día siguiente. Al principio pensé que era “un circo” más, porque es una cría de 16 años, pero me sorprendió oírla decir que no quería crecer porque dejarían de fijarse en ella por perder el puesto en el Guinness, y le gustaba ser famosa.
    En el fondo, no es tan diferente…
    Besos

  3. Hola Milagros. Gracias por tus palabras.
    Estimada Nikkita. Tienes razón, este tipo de personas sacan dinero de debajo de las piedras. En la actualidad ocurriría igual, ya inventaría algo.Yo siempre pienso que este tipo de personas, más que inteligentes son listos.Hay muchas personas muy inteligentes en el mundo que no saben sacar partido de ello. Pero los listos, escrutan todo para montarse el chiringuito y ganar dinero a raudales.Sobre esa niña… le ocurre igual que a las atracciones de Barnum, que no querían permanecer en el anonimato por el rechazo de la sociedad, y en el Circo se sentían “importantes”.En el fondo, como dices, no es tan diferente.
    Muchos besos

  4. Vaya con el personaje, no conocia esta historia, aunque tienes razón, no se diferencia en muchos de los que hoy abundan por ahi.
    Eres un filón Felix, la de cosas que estoy aprendiendo desde que te sigo.
    Besinos.

  5. Hola Felix!

    Pasé a dejarte un saludo, estuve unos día fuera y veo que me he quedado muy retrasada con tus entradas. Mañana me pongo las pilas.
    Qué tengas una bonita semana.

    Un beso

  6. Cada uno, y espero se entienda bien lo que voy a decir, encauza lo que quiere en la vida. Hay gente cuya única meta es ganar dinero, pase lo que pase, y con ese único fin lo enfocan todo. Son felices así. Pero no son los únicos culpables de algunas cosas, porque el que acepta también lo es. Es como, yendo a nuestra actualidad, quien cobra por hacer no sé qué ilegal o menos lícito: condenables son el que da como el que recibe.

    Con este hombre pasó algo de eso: a todos les convenía hacer “ese circo”.

  7. Muy cierto querida Chesana. En cierto modo todos son cómplices, pero no hay que culpar tampoco a los infortunados con taras físicas.Tenemos que ponernos en su piel, de una vida desgraciada.Para mi, el único malo de la pelicula era el tipejo este… Muchos besos

  8. me gusta la frase: cada minuto nace un tonto
    En muchas películas americanas sale algún personaje de esta calaña, yo le llamaría pícaro a la americana, porque ¡anda que no hay personajes muy parecidos a esta en nuestras larga historia!, no se nos tiene que olvidar que España es el país de la picaresca.

  9. — Estas personas preferían estar en el Circo y ganar dinero que estar en su casa sufriendo el rechazo social.–

    Sin comentarios… vaya tela :s

    Y vaya lo de este hombre, lo peor, es q encima estaria todo abarrotado….

    Me gusta muchisimo como lo explicas, como lo cuentas 🙂 Muchas gracias Felix!

    Un besico!!

  10. El artículo es excelente.
    El circo nunca me ha gustado. De Barnum ya había leído anteriormente cosas, muchas de las que tu has expuesto. Ciertamente se trataba de alguien que como persona dejaba mucho que desear. Todos los personajes tienen dos aspectos: uno transparente y claro, otro oscuro. Hay personajes como Barnum en los que la oscuridad predomina.
    En la respuesta que le das a Edurne lo dices claro, la cara es el espejo del alma. Barnum recuerda a esos personajes que vemos en las películas del oeste que son capaces de venderte hasta la camisa que llevas puesta, con una gran oratoria y una enorme capacidad para convencer a los demás de cualquier cosa.

  11. ¿y no es tan culpable éste personaje como el público que le iba a ver y como los propios, que como dices, preferían estar en el circo, ganando dinero, que en su casa? el mundo somos todos, quizás si no se les da cancha a este tipo de personajes, no crecería la inmoralidad, la crueldad, el mofarse de las desgracias ajenas,etc… en un mundo dominado por la ambición de poder, de cualquier tipo, económico, de fama, etc… Aleccionador visitarte, gracias. Un saludo.

  12. Hola Jaume. Ciertamente has “destripado” al personaje en pocas palabras. Me ha gustado mucho tu comentario.Un abrazo
    Hola Enoa. Antes de nada, gracias por la visita. Estoy de acuerdo contigo en lo que comentas, si no le damos cancha a estos personajes el mundo iría mejor… Un abrazo

  13. Hoy día el circo mas cruel, lo dirigen los políticos. Piensen en ello, por favor.
    sr. Felix, como siempre magnifica entrada. que bueno acostarse con algo mas de conocimiento.
    Gracias.

  14. Hola Pedro. Gracias por tus palabras.Razón no te falta (perdona que te tutee), porque esto es un circo a nivel mundial.Un circo de intereses creados con las farmaceúticas, petrolíferas, proveedores varios, dejación de funciones… etc. Lo dicho, todo un circo, y si, da que pensar mucho. Un abrazo

  15. Hola Silencios.A mi tampoco me gustaba el circo, y sigue sin gustarme.Yo también me sentía triste imaginando la vida que debían llevar las personas, de un lado para otro, y los animales enjaulados hasta su muerte.Definitivamente no me gusta. Besossss

  16. Creo que has hecho una gran recopilación de datos sobre este personaje del que no tenía conocimiento y lo que muestras está claro: un empresario sin escrúpulos y como tú bien dices, pionero de los programas telebasura que se basan en la curiosidad de la gente por los aspectos más sórdidos. Evidentemente cuanta más ignorancia hay, más negocio se halla detrás y él, que tenía un alma de negociante y como tal, hablando en general, pocos escrúpulos, hizo su gran negocio. Me pregunto la similitud de los bancos cuando ponen a subastar la vivienda de un pobre trabajador que ha tenido una mala racha, dejando a una família en la calle si no tiene que ver con estos pocos escrúpulos empresariales.
    Un beso.

  17. Hola Antonia. Pues tu similitud no va mal desencaminada, porque puestos a no tener escrupulos, ya sabemos que los bancos son amorales, y que hablar de empresas que tratan a sus empleados como simples números. Acertado tu comentario. Besossss

  18. Cielito, a mi tampoco me gusta el circo, de pequeña me llevaban mis padres pero no era algo que disfrutara. Especialmente los animales cautivos y la exhibición de “fenomenos”me parece algo grotesco.

    Hace unas dos semanas vi por tv la película Freaks, única en su género porque revela la vida de los fenómenos del circo, además de que fue grabada con personas que realmente se encontraban en esa situación. Especialmente se puede observar la dura vida que llevaban en relación con las personas “normales”; pero tambien devela los códigos y forma de relacionarse como una comunidad solidaria. Pese a ser visualmente impresionante y un tanto agresiva, es realmente una película digna de ser vista. Es de 1930 (y tanto) y se supone que hay poquísimas copias, por lo que es raro encontrarla.

    Mil besillos cargados de cariño

  19. Tani…

    Compartimos opinión. Los únicos que se salvan son los payasos y los funambulistas, porque el trato a los animales deja mucho que desear. Tuve la ocasión de ver esa pelicula-documental que desvela, como bien dices, la solidaridad entre ellos. Y es que entre “iguales” se tiende a ser gregarios.

    Mil besos maorís.

  20. @Mer
    Haces bien en decir que en muchas ocasiones es cuestión generacional. Me viene a la mente “Los payasos de la tele”, cuya familia se ha dedicado por completo al mundo del circo de una u otra forma, de abuelos a hijos. Lo llevan en la sangre.
    En cuanto a las personas frikis de la época, tenemos las dos vertientes, el ser famosos y ganar dinero o el estar enclaustrados en casa y siendo el hazmerreir de todos. Procuro poner cariño a lo que hago, aunque muchas veces no lo consiga.

    Besos de azahar

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)