Inicio Biografías Edgar Allan Poe

Edgar Allan Poe

Compartir
Este autor de vida atormentada, encarna la historia de la novela gótica, la historia de la primera mitad del siglo XIX norteamericano. Una vida llena de aventuras, aunque su principal aventura estaba dentro de su mente, el lugar donde se generaban, se fabricaban personajes turbulentos, situaciones ambiguas, descripciones originales y únicas, tanto en poesía como en prosa. El fascinante mundo de
El 19 de enero de 1809, en el interior de un carromato, una pareja de comediantes, de actores, se encuentra en Boston. David mira complacido a su nuevo retoño. Elisabeth le acuna cariñosamente. El niño que había venido al mundo abre bien los ojos, y mira muy inquieto a su alrededor…; son las primeras horas de vida de uno de los personajes que más sorprendió al Mundo, uno de los mejores poetas, novelistas, ensayistas que nos dio la Historia.
Y quiso el destino que naciera en una familia de comediantes, pero su padre poco tiempo tuvo para disfrutar de él, porque murió enseguida, víctima de la tuberculosis y del alcoholismo. Y este hecho, posiblemente ya provocó la primera incertidumbre en la vida del joven Edgar. Su madre, también tísica murió a los 2 años, dejando huérfano a nuestro protagonista. Esos primeros años fueron tremendamente misteriosos. Era un niño débil, temeroso y muy tímido que busco cobijo en la fantasía. Se hizo cargo de él Jhon Allan, un amigo de la familia Poe, que tuvo a bien apiadarse de la infortunada vida del joven Edgar, y de ahí viene su primer apellido.

Se podría decir que esos primeros años bajo la tutela de la familia Allan no fueron malos, fueron felices, pero siempre con la nostalgia, con la mirada triste. Su padre adoptivo era un rico plantador de algodón en el viejo Sur. Tan sólo llevaba Estados Unidos 25 años de independencia. Y quiso el destino, que gracias a las transacciones comerciales de su padre, con 6 años de edad, viajara con su nueva familia al Reino Unido. Y allí se establecieron durante unos 5 años, y esta visita a la Inglaterra Isabelina marcó definitivamente el carácter de Poe. Se trajo de allí el recuerdo de aquellas casas tan lúgubres, tan misteriosas, tan oscuras, llenas de sombras, de perfiles. Recordaba aquellos árboles gigantes retorcidos que proyectaban esas sombras tan fascinantes y que tanto alentaban su imaginación…

Ya hecho un adolescente, regresó a Estados Unidos, y empezó la inquietud en su vida y los problemas. Muchísimos problemas, para un chico de 17 años, hasta que su padre adoptivo decide inscribirlo en la Universidad de Virginia. Y aquello fue el principio del fin para Poe. Con el pasado de alcoholismo y autodestrucción que había en su familia, sumado a la soledad, el temor, y la timidez que sufrió en los círculos universitarios, recurrió a lo que muchos estudiantes recurrían en aquellos tiempos, las drogas, el alcohol, el juego, la mala vida… y se dejó arrastrar por los vicios. Aunque claro, en su caso no sabemos si eran vicios o virtudes, porque muchos biógrafos afirman que buena parte de su producción literaria se debe a sus excesos.

Pero lo cierto es que Edgar no cuajó en la Universidad, y  su padre lo sacó de allí y le puso a trabajar en los negocios familiares, lugar donde por supuesto tampoco cuajó. La fantasía, la imaginación, la ambición, su cerebro, le impedían permanecer estático como el resto de los mortales. Llegó a ser profesional del Ejército y pasó por la Academia de West Point, pero como siempre, fracasando. Pero ya empezaban a atisbarse sus primeras obras. Con El Manuscrito dentro de una Botella, con 24 años, ya gana su primer premio literario (50 dólares del año 1833), y lo principal, un crítico literario llamado Kennedy apuesta por el joven Edgar Allan Poe, y este se convierte en periodista, la profesión donde por fin encontró sentido a su vida. La escritura era lo que realmente le motivaba.Trabajo como Redactor de un Periódico, pero una vez más el alcoholismo se cruzó en su vida, y el Director estuvo a punto de despedirle, pero Kennedy medió y el asunto se resolvió. Pero ya se había ganado mala fama…

Y comienzan a aparecer relatos, poesías, y, un buen día, apareció el amor, y ese amor tenía nombre, Virginia. Era su prima, y esto motivó que en principio fuese un amor que debía permanecer oculto, que mantuvieron a escondidas. De hecho, se casaron en secreto en el año 1835, aunque esta unión ya se ratificó cara a todo el mundo en mayo del año siguiente. Edgar tenía 27 años, y Virginia era tan hermosa, que era la fuente de inspiración para él. Si hubo algún momento de lucidez y felicidad en su vida, seguramente ese momento fue al lado de su querida Virginia. Y a partir de entonces, todas las protagonistas femeninas de su obra, se parecerían enormemente a ella. Dulces, educadas, terriblemente sensibles…. fue su gran amor…

Desgraciadamente, esta relación, apenas pudo durar 11 años. La enfermedad asoló a la débil Virginia, y sus últimos seis años de su vida fueron tremendos. Edgar, por supuesto, ante cualquier problema siempre recurría al alcohol, y viendo a su mujer sufriendo y tan enferma, decidió volver al amparo de la botella. Aunque también hay que decir que es el momento donde aparecen sus mejores obras. Es la época de , de El Gato Negro… y en 1840 la recopilación de sus relatos en sus , la gran obra de Poe, la que le impulsó definitivamente.

Que maravilla de relatos, que expresión, que narración, como contaba las cosas… Y que poesías, , que perturbo a todo el mundo, El . Esos poemas le procuraron buenos dineros, ya que hizo una gira por todo el país recitándolos. Debía ser impagable, ¿os imagináis un recital de poesía a cargo de Allan Poe?, caramba… El Cuervo apareció publicado en 1845, coincidiendo con la segunda entrega de sus Narraciones Extraordinarias.
Ese dinero que ganó con la gira, le permitió hacerse con un periódico. Un periódico que lamentablemente al poco se fue al traste, como casi todas las cosas en la vida de Poe. En 1847 muere su gran amor Virginia. Está desolado. Dicen que deambulaba con los ojos perdidos por las calles, que no acertaba a entender porque su gran amor se le había ido.
Yo creo que todos tenemos nuestro relato favorito de Allan Poe, ¿verdad?, el mío es El Gato Negro, pero puede ser cualquiera, que más da… fue el que supo darle poesía al terror.
Año 1849. Contaba con 40 años, y un buen día lo encontraron en un callejón tirado, encogido, el espanto se podía ver en su cara, en sus ojos, y fruto de un delirium tremens moría Edgar Allan Poe. Tan solo 40 años de vida, y tanto que aportó a la Humanidad, a sus semejantes. Aunque él en vida, poco cariño pudo recoger, tan solo el de Virginia, su amor, su querida, su esposa…Fuente: J.A. Cebrián – La rosa de los vientos

44 COMENTARIOS

  1. etto hola!
    hehe, lo siento, no sabia en donde escribir xD!!
    muchas gracias por apoyar mi blog *hace reverencia* realmente gracias…me hace muy feliz el saber que a alguien le importa lo que escribo ^^, yo veré tus blogs cuando tenga mas tiempecito!! por ahora solo eso MUCHAS gracias!!

    pd: Poe tiene una historia que me gusta, pero no recuerdo como se llama, es de un gatooo!! y es simplemente genial!! ^^!!

  2. Un buen repaso al primer tercio del siglo XIX. Como muy bien dices, todo el siglo XIX fue convulso, pero los tiempos de Fernando VII, al final “el felón” fueron especialmente malos. Qué se podía esperar de un rey traidor a su padre, el rey, a su patria, e hipócrita, capaz de decir aquello de “marchemos francamente, y yo el primero por la senda constitucional” para volver a ser el más absoluto de los absolutistas. Me ha gustado mucho leer tu artículo. Saludos.

  3. Hola desdelaterraza. Cierto lo que dices. Fernando VII fue un rey nefasto para España, y el mas absoluto de los absolutistas. Bajo su manto, además, se cobijaron pelotas y chivatos que se enriquecieron mientras este país se hundía en la más absoluta miseria. Ni siquiera merece una estatua…., gracias por pasar por aquí. Saludos

  4. ¡Vaya historia!, con esa vida tan atormentada no me extraña que de su cabeza salieran historias tan increibles, qué lastima que los genios casi siempre mueren deamsiado pronto.
    Besinos.

  5. Entiendo perfectamente los sentimientos que le provocaba la Inglaterra Isabelina, porque a mí siempre me ha parecido terrorífica y lúgubre también.
    De muchos artistas dicen que sus mayores inspiraciones les han llegado estando “colocados”. Puede que este fuera otro de esos casos.
    La pena es su triste final, pero en Baltimore, el domingo pasado le hicieron el funeral que nunca tuvo (con 160 años de retraso, pero más vale tarde que nunca).
    Besos

  6. Creo que alguna vez lo he comentado, cuando era chiquituja, (jajaja no hace mucho de esto, ssshhh) sin comentarios.

    Dormía agarrada, como si de un tesoro se tratara, a una obra de Poe.
    Que aún conservo.
    Efectivamente casi todos los genios vivían atormentados, y tenían muchísimas carencias. Lástima.

    Félix siempre es un verdadero placer leerte, y aprender .

    Mis besos grandes como la Historia.

  7. Hola Fabia. Pues si, los genios se nos suelen ir pronto. Vidas cortas pero intensas. Un besazo
    Hola Nikkita. Sobre lo que dices que muchos artistas, han creado mejor “colocados” es una gran verdad. Ya sea con opio, absenta, o lo que sea, la imaginación se activa, y se entra en un estado alterado de conciencia, y esto suele ser negativo, salvo que se plasme en una obra artística de cualquier tipo, como le sucedia a Poe y tantos que en esos estados nos regalaron grandes momentos. Sobre su triste final y su merecido homenaje que comentas, ya estás tú ahi para poner la guinda al pastel. Como siempre, estás al loro. Besossss
    Silencios, corazón, sigues siendo chiquitita, por tus palabras lo demuestras… Yo he de confesarte que también alguna noche dormí agarrado a alguna obra de Poe. Gracias por tus palabras. Besazos
    Hola Gabi, no podía esperar menos de ti que hubieses leido toda su obra. Y, tienes razón, los talentos, por el motivo que sea, tienden al sufrimiento. Perdona que sea pesado, pero ¡arregla el feed¡.Besossss

  8. Querido pese a desconocido Félix:
    Cuando yo era pequeña los padres acostumbraban a comprar o bien, si no acompañaba la economía, nos hacían leer en la biblio,unos libros en que se explicaban historias de la historia haciendo mucho hincapié en la ciencia y en la literatura y las artes. Todo ello solía estar lleno de ilustraciones y en un tono jovial y para nada aburrido. Creo que nos hizo mucho bien todo aquelo en una España oscura, gris y moralizante y a veces muy sosa.Nos ayudó a tener curiosidad, creatividad, objetividad, amor por lo diferente y tendencia a descubrir en la vida, en los viajes,en los periódicos, en los libros… en las personas diferentes,
    Tus escritos, si los hubieran encontrado en alguna parte nuestros padres, creo que automáticamente se hubieran adherido a ellos y les habrían entusiasmado.
    Tu añades además de tu visión, el aspecto interactivo que es el que nos hace preciosamente adictos a este lugar.
    Nos contestas y eso hace que tengas ganas de volver y volver…Y eso que la primera vez que conocí tu nombre, eso me llevó a un enfado que tenías por algún blog que te habían saboteado y percibí una dureza en tus palabras que me hicieron que pasara por este, tu otro blog,de puntillas. Pero como todos los tesoros, hay que hacer un largo recorrido lleno de obstáculos para encontrarlo y yo, he encontrado un precioso tesoro, que es tu blog. No es jabón, es lo que siento.
    Besos…y adelante!!

  9. La atormentada y caótica biografía de E. Allan Poe, que a mí me fascina, la mires por donde la mires.

    Vidas intensas, breves, y extraordinariamente prolíficas…

    Es uno de mis escritores favoritos, quizás uno de los pocos que consigue ponerme la carne de gallina… Hace no mucho, me hice un regalito y me compré una magnífica edición comentada de todos sus cuentos que son ¡una pasadaaaa! Ninguno tiene desperdicio.

    Gracias, querido Félix, por traernos vidas tan interesantes.

    Yo creo que leer a Poe, es la mejor manera de enviarle, allá donde esté ;=), todo el cariño que no recibió durante su atormentada vida…

    Un abrazo desde “Mar adentro” ¡muy ajetreado!!

  10. Hola Antonia. En primer lugar, mil gracias por tus inmerecidas palabras. En segundo lugar, que desde pequeño recuerdo que mis padres eran aficionados a la lectura, y me inculcaban que leyera, lo que fuera, pero que leyera. Les daba igual que fueran libros de ciencias, los cinco, o algún clásico de los facilitos para un niño de mi edad. Aquello despertó y cultivó en mi un hábito que no he dejado hasta ahora. En los libros está el conocimiento, los sueños, la fantasía, las aventuras, el amor, el desamor… todo lo que quieras buscar. Sobre el tema de contestar a los comentarios, yo me lo planteo como una obligación de buenas maneras. ¿O acaso cuando vamos por la calle, y nos dicen buenos dias, no contestamos?Lo veo así, aparte de que me gusta cambiar impresiones sobre los posts y enriquecerme yo también de paso. Muchas gracias por seguir pasando por aquí.Besosss

  11. Hola estimada Mar. Me quedo con una frase tuya: “vidas intensas, breves, y extraordinariamente prolíficas” Resume las vidas de muchos genios y genias que nos ha dado la humanidad. A mi también me ponen la carne de gallina, y que se quite un libro de terror o película de los de ahora…
    Como digo en el post ¿te imaginas a Poe recitando sus propias poesías? debia ser algo impagable. Mientras el mar adentro este ajetreado y no revuelto, va bien la cosa.Muchos besos

  12. No nos damos cuenta de lo mucho que puede llegar a trastornar la pérdida de nuestro gran amor, pero sí es cierto que puedes querer morir.

    Poe, escritor al que descubrí siendo apenas una adolescente, recuerdo que cuando empezaba una de sus novelas era imposible dejarla. Y para aquellos años mozos, el escalofrío por lo que leía era casi contínuo.

    Me has hecho recordar muchas cosas Félix, y una de ellas es que es tiempo de releer a mi amigo Poe.

  13. De Poe he leído varias obras pero solo poseo entre mis libros el relato breve “Los asesinatos de la calle Morgue” que adquirí hace años en un happy books. Es fácil de leer y corto pensado probablemente para ser publicado por entregas como era la costumbre de la época en que muchos periódicos incluían relatos breves.
    No todos los grandes genios tienen vidas atormentadas ni mueren en la miseria o en extrañas circunstancias pero si que es cierto que muchos tienen ese elemento en común.

  14. Hola Felix amigo, antes de publicar nada porque acabo de aterrizar vengo a saludarte y darte las gracias por tu amistad y cariño. Hemos estado en Roma, regalo de nuestros hijos por nuestro aniversario. Me he acordado de todos mis nuevos amigos virtuales. He leido tu nueva biografía. Este es otro de los grandes genios que admiro.
    Un abrazo

  15. Hola Jaume. “Los asesinatos de la calle Morgue” es una obra deliciosa. Y efectivamente, eran relatos cortos, muy a la moda del siglo XIX y principios del XX. Eran los llamados folletines (Folletin, fue el señor que los ideó, de hay su nombre). Y tienes razón, no se puede generalizar, pero muchos genios tienen ese elemento en común. Un abrazo

  16. Poe, considerado el maestro del relato corto y de la literatura fantástica nos ha acompañado a muchos de nosotros hace muchos años y leyendote he decidido rebuscar entre mi tonelada de libros, no se si te he comentado que soy una avida lectora, y volver a releer alguno de ellos.Desde luego tendre que desempolvorlo.

    biquiños meigos, es un placer entrar en tu blog, me sorprendes gratamente con lo que publicas.

  17. Vaya vida más atormentada tuvo este genial escritor, por algún lado tenía que salir todo y por suerte, lo dejó plasmado. Tienes un blog muy instructivo e interesante, gracias por compartir todo ésto. Besos

  18. Gracias a Nikkita he tenido noticia de tu blog, una suerte pq la historia es una de mis aficiones. Asi que me pasare con frecuencia para deleitarme con tus post. Felicidades por tu sitio.
    Ya estas entre mis enlaces.
    Un saludo!!

  19. Hola Betty. Gracias por tu visita. La verdad es que es muy difícil quedarse con alguna obra suya. Pero si tuviera que elegir alguna, yo también me quedaría con el gato negro.Besossss
    Hola Gil de Luna.Ya he pasado por tu blog a echar una ojeada. Pasare luego para detenerme con más tranquilidad. De momento, veo que compartimos afición por la Historia. Y también por los animales. Me gustan todos, excepto los insectos, con los que no me llevo nada bien… Un abrazo

  20. Me ha gustado mucho el reencontrarme con Edgar Alan Poe. Aunque mi relato favorito es “La caída de la Casa Usher”… he de reconocer que, en su día, devoré todos sus relatos.

    Gracias por rescatarlo y traérnoslo.

    Me gusta la forma en que construyes tus historias de la Historia.

    Besos.

  21. No he leido nada de Alan Poe pero me pongo manos a la obra…”El gato negro” el primero.
    Yo pienso que de infancias diferentes, de tristezas, de enfermedades que obligan al niño a recluirse en cama o en casa, de vidas diferentes, de padres muertos prematuramente o alcohólismo en los familiares que cuidan al niño, o problemas por un físico poco agraciado, lo que conlleva aislamiento social a veces o una minusvalía física….o una identidad sexual diferente a lo esperado…. etc, aparecen personas muy creativas,muy sensibles, muy diferentes, muy imaginativas, siempre se han dado muchos casos en la historia de esta forma. Parece como si una vida normal no promocionara para nada el intelecto…no crees?
    Besos.

  22. Estoy totalmente de acuerdo contigo, estimada Antonia. Da la impresión que las vidas “normales” no inspiran creatividad. La mayoría de los genios son excentricos, raros, solitarios, con problemas de identidad, tímidos…. Claro que no es bueno generalizar, pero en muchisimos personajes grandes de nuestra Historia se cumple lo que tu has dicho. Quizás lo estados alterados de conciencia por las drogas, el alcohol, la marginación de sus semejantes o la soledad provoquen esta catársis de producción creativa. Besossss

  23. Poe tuvo una vida muy tormentosa pero al mismo tiempo muy interesante respecto que fue todo lo que le pasó lo que provocó su manera de escribir. No la conocía y me ha gustado saber cómo fue. 🙂

    Cris

  24. Felix, buscando una cosa por internet me he encontrado con esta anécdota, no sé si será cierta o no, pero te la dejo:
    Se dice que en 1831, cuando Edgar Allan Poe estaba en West Point, las instrucciones de vestimenta para el desfile pedían “cintos blancos y guantes, con armas.” Apareció en el desfile desnudo, vistiendo nada más cinto blanco y guantes. Fue expulsado.

  25. Lo bueno es que yo también lo desconocía. Lo que más me gusta de tus historias es que me provocan querer saber más….y cosas que en otro momento me habrían pasado desapercibidas, en ese momento me llaman la atención, y bueno, ya que lo encuentro te lo envío 😀
    Besos

  26. Magnificent beat ! I wish to apprentice at the same time as you amend your website, how could i
    subscribe for a blog site? The account aided me a acceptable deal.
    I have been tiny bit acquainted of this your broadcast provided shiny transparent concept

    my web site :: Action RPG

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)