Los Impuestos más ridículos de la Historia

En muchas ocasiones -y a fe que lo vivimos en nuestras propias carnes- nos encontramos con que los Gobiernos de turno nos sorprenden con impuestos sin sentido, tal es el afán recaudatorio. Pero si pensamos que algunos de ellos son ridículos, no dejéis de echarles un vistazo a algunos de los impuestos más ridículos de la Historia, aunque viendo el panorama no está tan lejos el momento en el que debamos de pagar un impuesto sobre el aire que respiramos o recoger el agua de lluvia…

Impuesto sobre el Sombrero

Este curioso impuesto fue legislado por el Gobierno británico entre 1784 y 1811 y era aplicable a todos aquellos que portaran este complemento, muy común por aquella época. Era un simple método para recaudar dinero de acuerdo con la riqueza y prosperidad de cada persona ya que los pobres lo usaban poco o nada… El sombrero debía ser “legal” y para ello se acreditaba mediante un sello estatal en el forro que acreditaba el hallarse al corriente del tributo…

Impuesto a los Cobardes

El impuesto para la cobardía era una Ley especial que se aplicaba a todo aquel que se negase a luchar por su Rey. La regla fue dada durante el gobierno de Enrique I (1100-1135) y en sus inicios tuvo poca respuesta ya que se consideraba más como un signo de advertencia. Pero, posteriormente, el rey Juan se puso serio, elevó el impuesto un 300% y comenzó a aplicarlo a rajatabla. Lo más curioso es que este gravámen seguía aplicándose en los años de paz “sic”, aún así se mantuvo durante 300 años hasta que los legisladores encontraron formas “más normales” de recaudar…

Impuesto sobre la Barba

En 1535, el rey Enrique VIII, introdujo este peculiar impuesto a toda aquella barba que tuviera más de dos semanas… naturalmente, el personal empezó a ir bastante más pulcro, todo sea por la pela… Asimismo, en Rusia, el propósito era bien diferente, ya que se obligó a todos aquellos que portaran barba, a que se afeitaran según la voluntad del Zar Pedro I (1672-1725) quién consideró la barba como un símbolo de falta de cultura. Con su poder y sus más de 2mts de altura, cualquiera no pagaba… Aquellos que querían mantener la barba debían portar una medalla al cuello que certificaba su legitimidad…

Impuesto sobre la Flautulencia

Este singular impuesto se propuso en Nueva Zelanda en 2003 como resultado de la firma del protocolo de Kyoto con el objetivo de reducir la presencia de gases que provocan el efecto invernadero (el mismo que se os produce cuando os tapaís con la manta hasta la cabeza…). En aquel país, las emisiones de metano producidas por animales rumiantes de granja representan el 50% del total del país y el 15% del mundo. Una alegría… No hubo manera de controlarlo, pues reglamentar este tipo de tasas es bien complicado, así que el gobierno de Nueva Zelanda tuvo que renunciar a él. Ya te la colaré por otro lado…

Imágenes: azweird.com y google

Gloomy Sunday, la canción que te puede matar

Diciembre de 1932. Un compositor húngaro llamado Reszo Seress estaba tratando de ganarse la vida y labrarse un futuro como músico en París pero tan sólo conseguía enlazar fracaso tras fracaso. Ninguna de sus composiciones lograban impresionar a los editores musicales franceses, pero nuestro amigo Reszo no cesa en su empeño, estaba decidido a convertirse en compositor de fama internacional…

Su novia tenía constantes discusiones con él acerca de su futuro incierto y le instaba a que buscara un trabajo estable de 9 a 5, pero Seress se mantuvo inflexible, sería compositor o vagabundo, no había más opciones, la discusión se alargó bien entrada la noche…
Al día siguiente, domingo por la tarde, Seress se sentó al piano mientras miraba malhumorado a través de la ventana la ciudad de París. En el exterior, nubes de tormenta, la lluvia no tardó en llegar… ¡Que triste domingo¡ se dijo a si mismo mientras jugaba sobre el marfil del piano y, de repente, sus manos empezaron a tocar una extraña y melancólica melodía que parecía encapsular su estado de melancolía tras la pelea con su novia…

¡”Sí, Gloomy Sunday”¡ ese será el título de mi nueva canción -murmuró con entusiasmo-. Tomo un lápiz y escribió las notas en una postal antigua para no olvidarlas.Seress envió su canción a un editor de música y unos días después recibió una nota de rechazo: “Gloomy Sunday” tiene una melodía y un ritmo extraños, demasiado deprimente, lamentamos no poder ayudarle…”. La envió a otro editor y finalmente fue aceptada, pronto se distribuiría, estaba en extasis…

Pero unos meses después de que la canción se comercializara, una serie de extraños sucesos comenzaron a suceder. En Berlín, un joven se quejó a sus familiares de que, tras escuchar la canción, esta no se le iba de la cabeza y que su tristeza iba a más. Poco después se disparó con un revólver.Una semana después, en la misma ciudad, una joven dependienta de una tienda de moda se suicidó ahorcándose y la policia encontró en su piso una copia de la partitura de la canción…

Dos días después, una joven neoyorkina se “gaseo” a si misma, dejando una nota en la que solicitaba que en su funeral se tocase “Gloomy Sunday”. Semanas más tarde, otro neoyorkino de 82 años, saltó al vacio desde su apartamento del séptimo piso tras tocar la canción “mortal” en su piano. Esa misma semana, un adolescente romano se tiró desde un puente acabando con su vida…
Los diarios de todo el mundo se apresuraron a informar de otras muertes relacionadas con la dichosa canción. A medida que pasaban los meses, no cesó el flujo constante de muertes extrañas e inquietantes relacionadas con esta melodía e incluso los mandamases de la BBC llegaron a prohibir su emisión para evitar males mayores…
El remate de esta Historia es de órdago… el propio Seress experimentó en sus propias carnes el influjo de la canción. Dispuesto a reconciliarse con su novia, la escribió… pronto le llegarían noticias de la policia… había sido hallada envenenada. Al lado de su cuerpo -imaginad-… sí, fue encontrada una copia de la partitura de Gloomy Sunday
A finales de los años 30, cuando el mundo se enzarzó en la II Guerra Mundial, la canción fue olvidada, aunque para los curiosos, todavía se puede encontrar la partitura por la Red, o escucharla en You Tube si os place… No obstante y como dicen que la música influye en el estado de ánimo, después de escribir este artículo me pondré a escuchar a Rick Astley…

Molossia, la Casa con jardín que le declaró la guerra a Alemania Oriental

La República de Molossia es una micronación fundada por Kevin Baugh y que se encuentra cerca de DaytonNevada, en Estados Unidos. No se encuentra reconocida por ningún país, y Estados Unidos sigue ejerciendo soberanía efectiva sobre el territorio.
Esta micronación comprende la casa de Baugh (conocida como la Casa de Gobierno), su patio trasero y delantero. Establecida originalmente como un proyecto infantil en 1977, Molossia subsecuentemente evolucionó como entidad territorial a finales de los años 1990.
El nombre Molossia deriva de la palabra española morro, y es que hay que tener guasa. Según el gobierno de Molossia, esta micronación está en guerra con Alemania del Este desde el año 1983 (cuando Molossia era laGran República de Vuldstein).
Aunque oficialmente Alemania del Este dejó de existir en el año 1990, según el gobierno de Molossia la guerra sigue abierta, y no ha cesado en ningún momento.
En el año 2006, un amiguete de la República de Molossia formó su propia nación, llamada Mustachistán. En la constitución de esa nueva micronación se exponía que el territorio soberano de Mustachistán era bastante más amplio que la República de Molossia, y que esta estaba dentro de él. Lo que no fue aceptado por el gobierno molossiano, faltaría más…
Kevin Baugh “el presi”
Aunque en un inicio se intentó mantener conversaciones amigables para solucionar el conflicto, ante el estancamiento de las negociaciones el presidente de Molossia, Kevin Baugh declaró oficialmente la guerra a Mustachistan el día 22 de mayo del año 2006.
Hubo cuatro enfrentamientos destacables. El primero marítimo, y otros tres terrestres. Finalmente, el día 6 de junio del mismo año se firmo un tratado de paz entre las dos micronaciones, que dejaba a la República de Molossia como ganadora.
Aduana de Molossia
En los últimos años las diversas instalaciones artísticas que Baugh ha construido alrededor de su casa han comenzado a atraer el interés de algunas personas que viven fuera de Molossia, logrando que cerca de 14 turistas visiten Molossia cada año (14).
Las visitas sólo son posibles mediante un acuerdo previo, e involucran una visita guiada de 45 minutos conducida por Baugh – vestido con uniforme militar. Los visitantes deben poseer un pasaporte y cambio en efectivo para ser admitidos. Baugh ha señalado que dichos requerimientos han sido suprimidos para los ciudadanos de AndorraLiechtensteinSan MarinoMónacoSeborga y “cualquier otro país reconocido por Molossia”.
Agua oficial de Molossia

Para terminar, varios objetos están prohibidos en Molossia, entre los que se incluyen las armas de fuego, las bombillas incandescentes, las cebollas (sic), las morsas y cualquier otra cosa que provenga de Texas… y es que la raza humana no deja de sorprendernos…

Fuente: Wikipedia Imagenes: Google Otras fuentes: La Republica de Molossia (el libro)

Cuando el agua valía más que el oro, el Oeste americano

No entraremos en consideraciones sobre lo que significa el agua para nosotros, es una evidencia, pero ha habido momentos en la Historia en los que ha sido un serio problema la escasez de este divino tesoro. En un artículo anterior publicado en este blog, hablamos sobre lo que supuso la Conquista del Oeste, esa leyenda que nos han vendido como una gran farsa “La conquista del Oeste, una gran mentira…“, Hollywood y el ultrapatriotismo americano se han encargado de hacernos llegar una visión demasiado edulcorada de aquella etapa llena de sueños, sí, pero también plagada de injusticia, salvajismo e intolerancia…
Para recorrer esa gran distancia que hay entre los Apalaches y el Pacífico se empleaba poquísimo tiempo, teniendo en cuenta lo miles de km y que estos se hacían a golpe de carruaje ya que el ferrocarril aún no existía a principios del siglo XIX. Supongo que sería por aquello de !tonto el último!… No sirvieron de nada las alianzas indias, la apisonadora del hombre blanco machacaba todo a su paso…

¡Oro¡ ¡soy rico¡ gritaban aquellos emprendedores entallados en unos pantalones que, cosas del destino, dos siglos después acabarían marcando tendencia en la moda, los vaqueros. Fue tal la aglomeración de buscadores del dorado metal que la intendencia comenzaba a ser un serio problema.

Cuentan las crónicas que llegó a tal punto la escasez de comida y agua que estos se intercambiaban por… oro, claro… Hasta 100 dólares al peso de la época llegaban a pagarse por un litro de agua con una potabilidad más que dudosa pero, era eso o nada. Eso costaba una diarrea más que segura, pero se sobrevivía… Con el tiempo, la llegada del ferrocarril y la proliferación de asentamientos estables, dejó de ser un problema, pero durante varios lustros, aquellos buscadores tuvieron que dormir con un ojo cerrado y otro observando la cantimplora….

oeste agua conquista
“Verás como desde las alturas divisamos una fuente, hombre de poca fe…”

Dicen los entendidos que las guerras del futuro serán por el agua, cosa curiosa observando desde el cielo nuestro planeta azul, aunque mirando el presente no tenemos que remontarnos mucho a la Historia para darnos cuenta de la importancia del H2O, ¿verdad?…
Imágenes: Google

Charles Osborne, Hipo durante 68 años…

Charles Osborne (1894-1991) ha tenido el desdichado récord de sufrir hipo sin parar durante unos 68 años,desde 1922 al 5 de junio de 1990. Según el Libro Guinness de los Récords, es la más larga racha de hipo que se haya registrado.

Su hipo empezó en 1922 cuando estaba cogando un cerdo para el despiece. Como él dijo, “Yo estaba colgando un cerdo de 350 libras para la matanza. Lo cogí y me caí. No sentí nada, pero el médico dijo más tarde que me rompí un vaso sanguíneo del tamaño de un alfiler en mi cerebro. El resultado es que se dañó una pequeña parte de mí cerebro que inhibe la respuesta al hipo”…
En un principio, el hipo de nuestro amigo Osborne se produjo a un ritmo de alrededor de 40 veces por minuto de promedio. A lo largo de su vida, esto se redujo a alrededor de 20 hipos por minuto, hasta que finalmente se detuvo misteriosamente un año antes de su muerte en 1991.¡¡ Se estima que el hipo le sobrevino  más de 430 millones de veces en su vida¡¡
El hecho de que mantuviera la cordura todos esos años es asombroso, pero al parecer llevaba una vida bastante normal. Se casó dos veces (vivió hasta la madura edad de 97). También fue padre de ocho hijos. Al final de su vida, sin embargo, se vio obligado a comenzar a moler los alimentos que tenía que licuar por el hecho de que era difícil que que el alimento llegara a su estómago entre HIP e HIP (…)
Milagrosamente, un año antes de su muerte, su hipo se detuvo. El número total de años de su vida que padeció este hipo constante fué de alrededor de 68 años….