Inicio Curiosidades Parábolas de la Historia con moraleja

Parábolas de la Historia con moraleja

Compartir
Todos hemos pasados por momentos de tristeza, euforía, dolor y alegría. Son algunas de autores desconocidos que personalmente me agradaron, porque ya se sabe, siempre se aprende de todo, de los libros, del prójimo, de nuestros errores sobre todo y de aquello que nos pueda causar desdicha…
-La primera vez que se jugó al escondite en la tierra no jugaron personas, jugaron sentimientos…
-Fue la iniciativa quien lo propuso y el entusiasmo bailó de júbilo, secundado por la euforia. La alegría dio tantos saltos que terminó por convencer incluso a la duda y a la apatía y aunque no todos quisieron participar (la verdad prefirió no esconderse, porque al final siempre la hallaban) la locura empezó a contar. 1, 2, 3…
-La primera en esconderse fue la pereza, dejándose caer tras la primera piedra del camino. La generosidad casi no alcanzó a esconderse porque cada escondite que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: un lago cristalino ideal para la belleza, una hendija en un árbol perfecta para la timidez. Una ráfaga de viento magnífico para la Libertad… Así que terminó por acurrucarse en un rayo de sol mientras el egoísmo permanecía en un sitio mejor, pero sólo para él. La mentira por su parte se escondió en el fondo del mar, la pasión y el deseo en el centro de un volcán, etc.
-Uno a uno todos los sentimientos fueron escondiéndose y entonces la locura comenzó a buscar. Encontró a la fe conversando con Dios y cerca de ella a la envidia, que se encontraba a la sombra del triunfo. En el lago halló a la belleza, y aún decidiéndose por algún lugar descubrió a la duda. Poco a poco fue encontrando a todos: al talento entre la hierba, a la angustia en una cueva oscura, a la soberbia en la cima de una gran montaña…
-Sólo el amor continuaba oculto aunque la locura lo buscó detrás de cada árbol, en cada río y en todos los mares pero cuando ya estaba a punto de darse por vencida, divisó un simple rosal y entre sus flores lo encontró. Decidió aparecerse por sorpresa como siempre el amor solía hacer y cuando empezó a mover las ramas escuchó un quejido que ya no era de sorpresa, sino de dolor: Las espinas del rosal habían herido al amor en los ojos y le habían dejado ciego! . La locura no sabía que hacer para disculparse por el accidente y lloró e imploró y prometió al amor que desde entonces siempre sería su fiel guía.
-Desde entonces, desde que por primera vez se jugó al escondite en la tierra, el amor es ciego, y la locura siempre lo acompaña…
-En el andén… Cuando aquella tarde llegó a la vieja estación, le informaron de que el tren en el que ella viajaría se retrasaría aproximadamente una hora. La elegante señora, un poco fastidiada, compró una revista, un paquete de galletas y una botella de agua para pasar el rato. Buscó un banco en el anden central y se sentó preparada para la espera.
-Mientras hojeaba su revista, un joven se sentó a su lado y comenzó a leer un diario. Imprevistamente, la señora observó como aquel muchacho, sin decir una sola palabra, estiraba la mano, agarraba el paquete de galletas, lo abría y comenzaba a comerlas, una a una, despreocupadamente.
-La mujer se molestó por esto, no quería ser grosera, pero tampoco dejar pasar aquella situación o hacer de cuenta que nada había pasado; así que, con un gesto exagerado, tomó el paquete y sacó una galleta, la exhibió frente al joven y se la comió mirándolo fijamente a los ojos.
-Como respuesta, el joven tomó otra galleta y mirándola la puso en su boca y sonrió. La señora ya enojada, tomó una nueva galleta y, con ostensibles señales de fastidio, volvió a comer otra, manteniendo de nuevo la mirada en el muchacho. El diálogo de miradas y sonrisas continuó entre galleta y galleta.
-La señora cada vez más irritada, y el muchacho cada vez más sonriente. Finalmente, la señora se dio cuenta de que en el paquete sólo quedaba la última galleta. “-No podrá ser tan descarado”, pensó mientras miraba alternativamente al joven y al paquete de galletas. Con calma el joven alargó la mano, tomó la última galleta, y con mucha suavidad, la partió exactamente por la mitad. Así, con un gesto amoroso, ofreció la mitad de la última galleta a su compañera de banco. ¡Gracias! – dijo la mujer tomando con rudeza aquella mitad. De nada, contestó el joven sonriendo suavemente mientras comía su mitad.
-Entonces el tren anunció su partida… La señora se levantó furiosa del banco y subió a su vagón. Al arrancar, desde la ventanilla de su asiento vio al muchacho todavía sentado en el anden y pensó: “¡Que insolente, que mal educado, que vergüenza de tipejo!”. Sin dejar de mirar con resentimiento al joven, sintió la boca reseca por el disgusto que aquella situación le había provocado. Abrió su bolso para sacar la botella de agua y se quedó totalmente sorprendida cuando encontró, dentro de su cartera, su paquete de galletas intacto.


Dice un viejo proverbio… Peleando, juzgando antes de tiempo y alterándose no se consigue jamás lo suficiente, pero siendo justo, cediendo y observando a los demás con una simple cuota de serenidad, se consigue más de lo que se espera…

-Un grupo de estudiantes de Geografía estudiaba las siete maravillas del mundo.
-Al término de la clase se les pidió hacer una lista de las que ellos consideraban deberían ser realmente las Siete Maravillas del Mundo.
-A pesar de algunos desacuerdos, la mayoría votó por lo siguiente: Las Pirámides de Egipto, El Taj Mahal, El Gran cañón, El Canal de Panamá, El Empire State, La Basílica de San Pedro, La Muralla China…
-Mientras se hacía la votación el maestro notó que una estudiante permanecía aún callada y no había entregado aún su lista. Así que le preguntó si tenía problema para hacer aún su elección.La muchacha tímidamente respondió:Sí, un poco. No podía decidirme pues son tantas las maravillas.
-El maestro dijo:
-Bueno, dinos lo que haz escrito y tal vez podamos ayudarte.La muchacha titubeó y después leyó:
-Creo que las Siete Maravillas son: Poder tocar, poder saborear, poder ver, poder escuchar.Titubeando un poco continuó:
-Poder sentir, poder reír y… poder amar.
-Al terminar de leerlas el salón de clase quedó en un silencio absoluto.
-Es muy sencillo para nosotros poder ver muchas de las hazañas del hombre y referirnos a ellas como maravillas, cuando a veces pasan desapercibidas las maravillas que tenemos junto a nosotros y que son sencillamente “comunes”.
-¡Que hoy te acuerdes de aquellas cosas que son realmente maravillosas!

Y es que, amigos, de todo lo malo que nos ocurra en la vida como la pérdida de un ser querido, la desafección, las desgracias familiares, los probemas para llegar a fin de mes, los desamores… de todo, se puede sacar una lectura positiva, solo tenemos que mirar el mundo y lo que nos rodea para darnos cuenta de lo maravilloso que es lo que tenemos a nuestro alrededor…

Compartir

60 COMENTARIOS

  1. Estupendas enseñanzas. La primera y la última las conocía ya pero siempre va bien recordar´
    Es cierto que aprendemos de todo cuanto nos pasa, lástima que en ocasiones sea necesario pasar por un disgusto para aprender.
    Como nos va cambiando la vida….
    Un beso Tigre

  2. Osane…

    Son enseñanzas antiguas que muchos de nosotros ya recordamos, pero como tu dices, nunca está de mas recordarlas. El problema es lo que tu dices, que es necesario pasar un disgusto para aprender de los desaires de la vida.
    Como cambia la vida¡

    Un beso Sagrada Familia

  3. Grandes historias, Felix, que nunca está de más recordar. La segunda, la de las galletas, siempre me ha hecho mucha gracia, pero también me sirve para pensar que nadie está siempre en posesión de la verdad.
    Un abrazo.

  4. Xibeliuss…

    La sabiduría popular nunca la debemos dejar de lado, es algo muy importante. La parábola de las galletas es muy graciosa a la vez que instructiva. Dices bien, nadie está en posesión de la verdad, y el que diga lo contrario está equivocado.

    Un abrazo

  5. Félix, chapeau por tu entrada de hoy, y estas tres parábolas. Suscribo las tres, el amor siempre va acompañado de la locura, que es a la vez la que te hace sentir vivo, observar es la mejor forma de llegar a una conclusión sin prejuicios, y en los pequeños detalles está lo más grande.

    Siempre, siempre, de todo lo que nos sucede podemos sacar una lección positiva para nosotros, solo hay que querer encontrarla.

    Te dejo otra, que espero que te guste (aunque es un pelin larga) ;):

    Hubo un tiempo en el que en una isla muy pequeña, confundida con el paraíso, habitaban los sentimientos como habitamos hoy en la tierra. En esta isla vivían en armonía el Amor, la tristeza, y todos los otros sentimientos. Un día en uno de esos que la naturaleza parece estar de malas, el amor se despertó aterrorizado sintiendo que su isla estaba siendo inundada.

    Pero se olvidó rápido del miedo y cuidó de que todos los sentimientos se salvaran. Todos corrieron y tomaron sus barcos y corrieron, y subieron a una montaña bien alta, donde podrían ver la isla siendo inundada pero sin que corriesen peligro.

    Sólo el amor no se apresuró, el amor nunca se apresura. Él quería quedarse un poquito más en su isla, pero cuando se estaba casi ahogando el amor se acordó de que no debía morir. Entonces corrió en dirección a los barcos que partieron y gritó en busca de auxilio.

    La Riqueza, oyendo su grito, trató luego de responder que no podría llevarlo ya que con el oro y con la plata que cargaba temía que su barco se hundiera.

    Pasó entonces la Vanidad que también dijo que no podría ayudarlo, una vez que el amor se hubiese ensuciado ayudando a los otros, ella, la Vanidad, no soportaba la suciedad.

    Por detrás de la Vanidad venía la Tristeza que se sentía tan profunda que no quería estar acompañada por nadie.
    Paso también la Alegría, pero esta tan alegre estaba que no oyó la suplica del amor.

    Sin esperanza el Amor se sentó sobre la última piedra que todavía se veía sobre la superficie del agua y comenzó a menguar.

    Su llanto fue tan triste que llamó la atención de un anciano que pasaba con su barco. El viejito tomó al Amor en sus brazos y lo llevó hacia la montaña más alta, junto con los otros sentimientos.

    Recuperándose, el amor le preguntó a la Sabiduría quién era el viejito que lo ayudo… a lo que ésta respondió….. “El Tiempo”….. el Amor cuestionó: …”¿Por qué solo el Tiempo pudo traerme aquí?”…. La Sabiduría entonces respondió:

    “Por que sólo el Tiempo tiene la capacidad de ayudar al Amor a llegar a los lugares más difíciles”…

    Besos grandes.

  6. Hola Felix!! Maravillosos relatos con moralejas muy sabias amigo. La del muchacho del tren me pareci{o increíble. En realidad las tres me llegaron de distinta forma, las tres tienen una enseñanza particular.Es verdad, observar positivamente lo que nos rodea es una buena costumbre.
    Feliz domingo!!
    Besosssssss

  7. Nikkita…

    Cierto. El amor nos hace ser irracionales y solo pensamos con el corazón en la mayoría de las ocasiones…
    Nos has dejado una parábola hermosísima, porque muchas veces olvidamos que los tesoros, las riquezas, la tristeza, la alegria, la vanidad, son elementos que les damos prioridad antes que al amor. Y no olvidemos que este sentimiento es el que mueve el mundo generación tras generación, y sin él, nosotros ni siquiera existiriamos. Porque el amor de los que te rodean te hará llegar a los sitios más difíciles.
    Excente aporte, gracias.

    Besos grandes.

  8. Gabriela…

    ¡Hola amiga¡ La del muchacho del tren, como bien dice nuestro amigo Xibeliuss nos invita a pensar que nadie está en posición de la verdad absoluta. Lo que nos rodea, por pequeño que sea, si lo miramos con los ojos adecuados nos hará felices…

    Feliz Domingo¡¡
    Besosss

  9. A esto lo llamo yo un cambio de tercio. Sí que es una sorpresa pero no desagradable precisamente. Conocía la segunda historia pero me ha gustado especialmente la tercera, esa que nos enseña a valorar lo simple de la vida.
    Feliz domingo

  10. Miguel Angel…

    ¿cambio de tercio? jajaja, no dejan de ser Historias al fin y al cabo. La tercera es la que más me gusta particularmente porque, como tú dices, nos enseña a valorar las cosas simples de la vida, pero que son más grandes que cualquier maravilla arquitectóncia.

    Feliz domingo y un abrazo

  11. David…

    ¡Hola amigo¡ En primer lugar espero que ya hayas empezado a leer Alicia, ya verá como te divierte, y si no, ya tendrás tiempo, seguro, porque merece la pena. Siempre es bueno recordar estas historias que sin duda nos hacen reflexionar sobre las cosas más importantes de la vida, más alla de lo material.

    Postada.-Ya voté en el concurso, jeje, adivina cual.

    Un abrazo David

  12. Conocia las dos ultimas, monsieur. Pero es cierto que solo cuando nos vemos en un momento realmente dramatico aprendemos a distinguir lo que es importante y lo que no, y nos damos cuenta de que pasamos la mayor parte de la vida preocupados por tonterias, perdiendo la ocasion de ser felices.

    Feliz domingo, monsieur

    Bisous

  13. Madame Minuet…

    En las situaciones que se nos antojan difíciles, si miramos a nuestro alrededor descubriremos las cosas hermosas de la vida, esos pequeños detalles que pasamos por alto y que nos impiden ser felices. No merece la pena enfrascarse en tonterías sin sentido.

    Feliz domingo Madame
    A sus pies

    Bisous

  14. No son incompatibles Admirar una maravilla y la Maravilla que resulta admirarla.
    Una, además, es consecuencia de la otra.

    Por otra parte, cada segundo es aprendizaje y de cada fragmento de Tiempo hay que sacar conclusiones.

    No se me ocurre nada mejor…

  15. Hola Felix te tengo un poco abandonado por circunstancia de la vida, tengo poco tiempo para dejar comentarios y visitaros…De todos los sufrimientos, alegría, ilusiones… etc, siempre se aprende, además hay un refrán que dice nunca te acostaras sin haber aprendido algo nuevo en tu vida, y eso es verdad, cada día aprendemos algo nuevo… maravilloso tu post algunas las conocía, otras no, y la que mas me gusta es la parábola de las galletas, que recuerdos mas bonitos nos dejas siempre, la verdad que es una divinidad venir a tu blog…
    Feliz fin de semana…
    Un besote y un abrazo de tu paisana…Sensi

  16. Estas enseñanzas nunca pierden actualidad:locura de amor,
    juzgar antes de tiempo o las siete maravillas,debiéramos de tenerlas muy en cuenta, porque de ellas se aprende mucho.

    Un abrazo muy grande, Félix.

  17. Jose Antonio…

    Para nada son incompatibles querido amigo. Se pueden admirar las bellezas tanto de la naturaleza como arquitectónicas, pero las parábolas se centran en algo que va más alla de eso, en nuestro interior, en nuestra alma…
    Estoy muy de acuerdo contigo en que cada momento de nuestra vida es un aprendizaje. A mi tampoco se me ocurre nada mejor, sino solo darle aprecio a las cosas que lo merecen.

    Un abrazo

  18. Sensi…

    Querida paisana, se que nunca me tienes abandonado, porque siempre estás ahi, y las prioridades son lo primero. Me da mucha alegría verte por aquí de nuevo, y si, nunca nos acostaremos sin aprender nada nuevo, y de no ser así, habremos malgastado un día de nuestra vida.

    Feliz semana.
    Un besote y un abrazo de tu paisano¡

  19. Félix, yo conocía alguna de las tres, pero me ha sabido a gloria volver a leerlas. Sobre todo la última. Y la primera con los sentimientos jugando entre ellos.

    Hoy vale la pena que hayas dejado de lado la historia y te hayas dedicado a estas parábolas. Aprendemos igual o, mejor, aprendemos a ser y a estar aquí y ahora. Eso es tan importante como el pasado.

    Un beso fuerte y feliz semana que empieza.

  20. Meg…

    Da gusto volver a leerlas, y que las tengamos presentes, porque solo son un ejemplo de las muchas enseñansas que nos ofrecen las letras. El aprendizaje y el autoconocimiento no está reñido con la Historia, es más, es fundamental para nuestras vidas…

    Un beso y feliz semana.

  21. Hola Felix..

    Siempre en la vida se aprende de lo bueno y de lo malo. Tenemos que se justos, aunque la justicia es muy difícil de catalogar, pues cada persona es un mundo y cada pensamiento una idea.

    Sin embargo de los errores se aprende, y siempre tenemos que estar bien con nuestra conciencia.

    Una extraordinaria entrada en la que nos haces meditar de lo bello de la vida.

    Un abrazo amigo y feliz semana

  22. Hola Balovega¡

    Muy cierto, pero aprendemos más de lo malo, de nuestros errores, y la justicia es algo que debemos tener siempre en nuestra mente. Debemos ser justos con los demás como ellos lo deben ser con nosotros, pero lo importante es tener la conciencia tranquila, la satisfacción de que hagas lo que hagas, si está bien hecho, no nos debe atormentar…

    Un abrazo y feliz semana¡

  23. Hola Félix, estoy de vuelta luego de un largo período de silencio. En breve voy a actualizar mi blog con cosas nuevas, con nuevo estilo y el mismo espíritu. Tu blog, como siempre, está bárbaro.

  24. Felix…

    ay amigo querido!! que bello leerte, acá estoy nuevamente para sorprenderme con tus post tan bien elegidos…
    y digo…
    “las unas no quitan las otras” y viceversa no??

    gracias por esta singular y profunda manera que tienes de que el que te visite… reflexione!!!

    hermosos días!!!

    beso!!!

  25. sí, sí…. esa parte tuya de “cualquier desgracia que tengamos…… tiene su parte positiva y que es tan maravilloso lo que tenemos a nuestro alrededor…2 me ha llegado al alma.Estar en el paro y mirar como pasan los días, y ver lo que tengo por delante no creo que me haga ver lo maravilloso de nada.
    En fin, debo tener un mal día y no´sé apreciar lo que me rodea.
    Saludos

  26. Amigo, no se si llamarte; maestro, genio o imnovador. Creo que al igual que tu primer recuadro, estos adjetivos son validos.
    Pero sorprendente si que eres, tanto como ese magico paquete de galletas. ahora bien, no publicites adelgazantes y hables de galletas.

  27. Esperanza…

    No te enojes mujer, que te tengo en muy alta estima. Entiendo perfectamente lo que dices, y también te digo que es cierto, que primero el estómago lleno que la reflexión, porque sin uno no hay otro. Pero si debes mirar adelante con la ilusión que te permitan estos momentos y buscar el lado bueno de las cosas. Se que es muy fácil para mi decirte esto porque en poco o en nada, te va ayudar, pero intenta mirar al futuro con otro prisma. Siempre sale el sol. Te deseo toda la suerte del mundo, Esperanza.

    Un fuerte abrazo

  28. Pedro…

    No me llames nada de eso porque no soy ninguno de los tres adjetivos. Y las galletas mojadas en leche con cacao están riquísimas, aunque unos chocos con habitas están mejor. Tu paga eso que yo pagaré las cervezas…

    Un abrazo amigo

  29. Hola Querido Félix, llevo atrasada la lectura de tus post, pero ya estoy aqui.

    Ya conocía las historias que nos presentas, pero me quedo con la reflexión de sacar algo positivo, un aprendizaje de las cosas que vivimos, hayan sido buenas o malas. A veces es dificil, la personalidad y caracter personal tienen mucho que ver, pero siempre es bueno “sacar” alguna enseñanza de las cosas que vivimos.
    Besillos maorís par ti

  30. Tania…

    Hola reina, me alegra mucho que estés aquí. No esperaba menos de una chica como tú tan erudita, que conocieras estas parábolas. De todo debemos sacar algo positivo, pero sobre todo de las cosas malas que nos ocurren. Como bien dices, el carácter y la personalidad de cada uno influye en las relaciones interpersonales con nuestros semejantes, pero todos debemos hacer un esfuerzo por comprender al que está al lado nuestra, y descubrir que todos no pensamos igual, pero que debemos tener empatía y tolerancia, es algo básico.

    Miles de besos maorís, cielo.

  31. Maravillosas parabolas. Siempre se ha dicho que “noy hay mal que por bien no venga”…de todo, se saca su lado positivo. Felicitaciones por esta buena entrada. Saludos

  32. ANRAFERA…

    Muy cierto, pero siempre deseamos que el mal no venga, para que haya que rectificar, aunque de todo en la vida se sacan cosas positivas, de todo. No hay nada más que mirar hacia atras y ver nuestros errores para saber como no repetirlos…

    Un abrazo

  33. Jo, Félix, cómo me he emocionado.
    Yo no tengo ninguna parábola para contarte, o al menos no recuerdo ninguna, pero sí me gustaría añadir que una de las mejores cosas con las que contamos, es poder despertar un día más y besar y abrazar a nuestros seres queridos.
    Hagámoslo siempre, como si fuera la última vez.
    Besos.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)