Inicio Curiosidades Grandes estafadores de la historia, de Baldomera Larra a Victor Lustig

Grandes estafadores de la historia, de Baldomera Larra a Victor Lustig

Compartir

La Historia de la Humanidad está repleta tanto de estafas a incautos como de listos que quieren aprovecharse de las circunstancias.

En la música, llegaron a ganar un Grammy después de mantener un “fraude” durante muchos años. Estos atípicos alemanes vivieron del “cuento” hasta que en un concierto en Conectituc se les fue el playback y quedaron retratados dando unos gallos tremendos. Tuvieron mérito en aguantar tantos años en la cumbre.

, hija del famoso escritor, creó un montaje llamado caja de imposiciones durante el reinado de Alfonso XII. Fue un timo piramidal en el sentido más clásico de la estructura capitalista. Estaba casada con un médico de la casa real, el .

Quedó soltera, porque su marido marchó a cuba y comenzó pidiendo prestado una onza de oro a una amiga suya prometiéndole devolverle el doble al cabo de un mes. Efectivamente así ocurrió y la gente empezó a confiar en ella, porque prometía un interés de un 30% mensual, así que mucha gente de la época le confió sus ahorros. Manejó más de 20 millones de reales (una cifra mareante en aquella época). Fue una estafadora modélica hasta que la juzgaron por alzamiento de bienes.

Ahora nos situamos en un momento en que se planteó que mantener la torre era muy costoso, y esto lo aprovechó un tal Victor Lustig que se hizo pasar por un alto funcionario francés diciendo que tenía potestad para que aquel empresario que quisiera, le podía hacer una oferta en firme por la Torre, estaba en venta. Consiguió cobrar 34.000 dólares por la primera venta de la torre y emigró a Viena, todo un timo de altos vuelos.

Al tiempo volvió a Francia y le volvió a vender la torre a “otro” incauto. Llegó a estafar al mismísimo ´´. Estando en Chicago, necesitaba de 5.000 dólares, y no tenía forma humana de conseguirlos, y no se le ocurrió otra cosa que acercarse a famoso gánster -había que tener redaños- para exponerle que tenía acciones de la bolsa de New York y que le podía ayudar a tener un enorme éxito, así que le convenció para que invirtiera 40.000 dólares en las acciones de mercado que él controlaba.

Cogió el dinero, se fue a un banco y lo depositó en una caja de seguridad durante dos meses. Al cabo de ese tiempo se fue a ´Al Capone´ con el dinero integro y este le preguntó “¿Qué pasa con los beneficios?”, a lo que Victor Lustig le respondió que no había visto clara la inversión y que en prueba de honestidad le devolvía su dinero antes que arriesgarlo. Al Capone´ quedó tan impresionado por un acto de “honradez” tan notable que le dio un premio, 5.000 dólares (justo lo que el quería). Se lo monto bien y tuvo arrestos.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)