Cuando hasta Paraguay fue conocido como “el paraíso de Mahoma”, el Mestizaje en las Américas

Compartir

La conquista de las américas, amén de milagros y ayudas provocadas por las guerras civiles intestinas, contó con otro punto a favor de los españoles: las . ¿Los americanos no tenían agentes patógenos que recíprocamente exterminaran a los invasores europeos?. Pues No. En América no se habían desarrollado muchas porque los animales domésticos eran escasos y no convivían hacinados con las personas como en Europa. La única excepción, aunque notable, fue la .

Mestizaje. Oleo de Juan Rodríguez juárez, 1720
. Oleo de Juan Rodríguez juárez, 1720

El balance global cuando ambas culturas “intercambiaron” sus respectivos virus resultó muy favorable a los europeos. Llevaban más tiempo de “rodaje” y, por tanto, estaban mejor provistos de anticuerpos para resistirlas. El mismo hacinamiento, sin embargo, nos hacía más vulnerables cuando una enfermedad contagiosa se trasladaba a Europa y se convertía en pandemia (peste negra o “gripe española”…)

Lo único que detuvo por un tiempo la conquista por los europeos de otros lugares del planeta fueron tres enfermedades tropicales: la malaria de los trópicos, el cólera del sureste de Asia y la fiebre amarilla del África tropical. Al continente africano le llegaría su turno en el siglo XIX.

Las enfermedades europeas redujeron notablemente la población indígena en un primer momento pero, en compensación, el mestizaje ayudó a reforzar genéticamente a los que sobrevivieron. Los españoles se entregaron de buena gana a fecundar a las indias:

“Hay muy lindos cuerpos de mujeres -escribe el propio Colón-, y van desnudos todos, como sus madres las parieron”

Pedro Hernández añade: “Las indias de costumbre no son escasas de sus personas y tienen por gran afrenta negarlo a nadie que se lo pida y dicen que para que se lo dieron sino para aquello”.

Orellana afirmaba: “Las índias son lujuriosísimas”.

Gonzalo Fernández de Oviedo: “El español que no tenía ocho o diez es porque no quería (…). Son tan estrechas mujeres que con pena de los varones consumían sus apetitos y las que no han parido están que casi parecen vírgenes, ingieren abortivos para no preñarse y que no se les aflojen las tetas, de las cuales se precian y a fe que las tienen buenas”.

Todo un “descontrol” debía de ser aquello… La intensa actividad genética produjo millones de mulatos, lo que explica el mestizaje que hoy vemos en aquellas tierras. Paraguay fue conocido como “el paraíso de Mahoma”, ya sabrán ustedes el porqué…

Por lo tanto no hay que tomar al pie de la letra aquello de que “los mexicanos descienden de los aztecas, los peruanos de los incas y los argentinos de los barcos…”

Imágenes: Wikicommons Fuente: Historia del Mundo, J.E. Galán

4 COMENTARIOS

  1. Parece ser que el clima cálido tropical contribuyó algo a esa fertilidad. Y el apetito voraz de los colonizadores, Y, en un primer momento, el estar lejos de casa, de la vigilancia y de la tradicional represión propiciada desde los púlpitos.
    Un saludo.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)