Inicio Edad Contemporánea Niccolò Paganini, el virtuoso del violín

Niccolò Paganini, el virtuoso del violín

Compartir

Fue tan bueno, que la gente pensó que había vendido su alma al diablo. Nacido en 1782, en Génova, Niccolò Paganini fue un fastuoso violinista, guitarrista y compositor italiano. Tenía sólo cinco años cuando empezó a tocar la mandolina de su padre y cuando tenía siete se cambió al . El más célebre de su tiempo y considerado por muchos como uno de los genios más grandes de la .

Niccolò Paganini se convirtió en la primera superestrella internacional del violín a partir de los 22 años. Había muchos violinistas extraordinarios en el siglo XIX, pero el genovés estaba por encima de todos ellos.

1831 Cartel publicitario de una actuación de Paganini

Cuando Paganini tenía 16 años, cayó en el alcoholismo, pero logró dejar de beber con la ayuda de una mujer benefactora cuyo nombre nunca transcendió.

Lo primero que llamaba la atención de él era que actuaba de memoria y por eso, podía moverse por el escenario e interactuar con el público. Inventó nuevas técnicas como el “pellizcado” con la mano izquierda y nuevas formas de reverencia y afinación.

Sus solos eran algo extraordinario, muy difíciles de tocar y su efecto en el público era tal que se decía que era hipnótico y sobrenatural, como si manejara la mente del espectador. Era tan bueno que persistían los rumores de que había vendido su alma al diablo o que era el mismísimo Satanás; claro está, estas afirmaciones venían de sus rivales. También se rumoreaba en toda Europa que Paganini, conocido por ser un gran mujeriego, había asesinado a una mujer, atrapando su alma en su violín.

Después de un concierto en Viena, alguien afirmó que había visto al mismo diablo guiando el brazo de Paganini. Sufrió de sífilis, tuberculosis y depresión, y murió en Niza, Francia, el 27 de mayo de 1840. Tras cuatro años, el Papa permitió que su cuerpo fuera transportado inicialmente a Génova y finalmente fue depositado en el Cementerio La Villetta En Parma, .

4 COMENTARIOS

  1. Paganini el genio y su “pizzicato”. Aquí el nombre del músico quedó registrado en nuestro repertorio popular, no como músico, sino como el que paga las consumiciones de los amigos gorrones.
    Un saludo, Félix.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)