La Inquisición española: la verdad detrás de la leyenda negra

12

La Inquisición española fue una organización controvertida, pero también poco conocida por el público en general. Una institución que ha estado marcada por una leyenda oscura y, como ustedes saben, las leyendas muchas veces tienen algo de verdad y algo de mentira. En este caso la falsedad comienza con su origen, que no es español, como se cree comúnmente.

inquisición españolaLos orígenes de la Primera Inquisición

La muerte en la hoguera ya era utilizada como método de ejecución desde el Imperio Romano. Con la progresiva cristianización de Europa, todo aquello que sonase a herejía, un grave ataque a la fe, era equivalente a un delito de traición a la majestad divina.

Escudo de la Inquisición española. La espada simboliza el tratamiento a los herejes y la rama de olivo la reconciliación de los arrepentidos. Rodean el escudo las palabras "Exurge domine et Taum causam judica. Salmo 73." Una frase latina que significa: Levántate, oh Dios, para defender su causa,Salmo 73
Escudo de la Inquisición española. La espada simboliza el tratamiento a los herejes y la rama de olivo la reconciliación de los arrepentidos. Rodean el escudo las palabras “Exurge domine et Taum causam judica. Salmo 73.” Una frase latina que significa: Levántate, oh Dios, para defender su causa, Salmo 73

La primera inquisición, llamada Inquisición Episcopal, se produjo a través de la bula Ad abolendam, a finales del siglo XII, y fue usada por el papa Lucio III como una herramienta para combatir la herejía albigense que había en el sur de Francia. Cincuenta años más tarde el Papa Gregorio IX creó la Inquisición Pontificia con la bula Excommunicamus.

Así, los cimientos de la Inquisición ya se establecieron en varios reinos cristianos europeos durante la Edad Media. En cuanto a la Península Ibérica, la Inquisición sólo estaba presente en la Corona de Aragón.

La represión “suave” en España

En España, en realidad, podríamos denominar la caza de brujas como algo menor (y entiéndase bien el término y el contexto). Fue menos opresiva que en el resto de Europa, a pesar de que se prolongó durante un período más largo de tiempo. La Inquisición española surgió de la caza de brujas generalizada que se desarrolló en Europa a finales del siglo XV tras la Bula Summis desiderantis afectibus proclamada por Inocencio VIII (1484) y, sobre todo, tras la publicación del Malleus Maleficarum, por Kraemer y Sprenger (1486 ), que declaraba sin rodeos: “la peor herejía es no creer en las brujas”. Un caso importante que surgió de estas publicaciones fue el de Logroño, y las famosas brujas de Zugarramurdi.

El "auto de fe" de Pedro de Berruguete
El “auto de fe” de Pedro de Berruguete

En otras partes de Europa, la historia fue diferente. En el suroeste de Alemania, por ejemplo, desde 1560 hasta 1670 fueron ejecutadas 3.229 brujas; en Escocia, 4.400 desde 1590 a 1680, y en Lorena, más de 2.000 fueron ejecutadas desde 1576 a 1606. Sin embargo, en España los castigos eran a menudo menos severos, y la abjuración de levi era lo más común, en el que los acusados eran advertidos, reprendidos, multados, desterrados por un tiempo (no más de 8 años), y frecuentemente azotados públicamente…

De hecho, durante la Inquisición española desde sus inicios en 1478 hasta su abolición en 1834 (casi 400 años de existencia), un total de 130.000 personas fueron juzgadas, de las cuales menos del 2% (menos de 2.600) fueron condenadas a muerte. Como podemos observar, la tasa de absolución era bastante alta. Durante mucho tiempo se confundieron el número de acusados ​​y los condenados a la hoguera, y se presentaron unas cifras de ejecución absolutamente absurdas y erróneas, afirmando que había más de 100.000 personas ejecutadas.

El aquelarre, pintura de Francisco de Goya, Museo Lázaro Galdiano, Madrid
El aquelarre, pintura de Francisco de Goya, Museo Lázaro Galdiano, Madrid

Una de las sanciones más comunes cuando el acusado era condenado como culpable consistía en ser “azotado por las calles”, en cuyo caso, si se trataba de un varón, lo desnudaban de cintura para arriba, montados a menudo en un burro a fin de sufrir mayor humillación y azotado por un verdugo. Durante este recorrido por las calles, los peatones y los niños mostraban su odio y desprecio por el hereje lanzándole piedras.

Aunque la Inquisición fue creada para prevenir el avance de la herejía, también se ocupó de una amplia gama de delitos en España. Del total de 49.092 acusados ​​en el período desde 1560 hasta 1700, los siguientes delitos fueron juzgados: judaizante (5.007); Moros (11. 311); Luteranos (3.499); Illuminatis (149); Supersticiosos (3.750); Herejes (14.319); Bígamos (2.790); insultar al Santo Oficio (3.954); otros (2.575)…

La Reforma Protestante

Durante el siglo XVI, la Inquisición fue un mecanismo eficaz para extinguir los pocos brotes de protestantismo en España. Curiosamente, la mayoría de estos “brotes protestantes” eran judíos de origen.

"Condenado por la Inquisición", de Eugenio Lucas. Siglo XIX, Museo del Prado
“Condenado por la Inquisición”, de Eugenio Lucas. Siglo XIX, Museo del Prado

Las principales acusaciones contra luteranos tuvieron lugar entre 1558 y 1562 contra dos comunidades protestantes de Valladolid y Sevilla. En estos, se llevaron a cabo varios autos de fe, algunos de ellos presididos por miembros de la realeza, en la que fueron ejecutados en torno a un centenar de personas. Después de 1562, aunque los ensayos continuaron, la represión fue mucho menor y se estima que sólo una docena fueron quemados vivos hasta el final del siglo XVI.

La Inquisición y los moriscos

La Inquisición no sólo persiguió a los judíos conversos, sino que también fue la responsable de la persecución de los Moriscos (moros bautizados), los convertidos del Islam que eran sospechosos de no abrazar plenamente su nueva fe, a pesar de haber aceptado el bautismo. Estos se concentraron principalmente en los reinos de Granada, Valencia y Aragón y muchos de ellos mantuvieron su religión islámica en secreto.

En un principio, los moros fueron cristianizados de una forma mucho más pacífica por dos razones principales: primero, en Valencia y Aragón la gran mayoría de los moros formaban parte de la nobleza y perseguirlos habría significado ir en contra de los intereses económicos establecidos; en segundo lugar, en Granada había miedo a una rebelión en una zona vulnerable, en un momento en que los turcos eran amos y señores del Mediterráneo.

La expulsión de los moriscos (1894), de Gabriel Puig Roda. Museo de Bellas Artes de Castellón
La expulsión de los moriscos (1894), de Gabriel Puig Roda. Museo de Bellas Artes de Castellón

El 9 de abril de 1609, Felipe III ordenó la expulsión de todos los moriscos. Esta decisión se llevó a cabo de forma escalonada entre 1609 y 1613. Los primeros moros fueron expulsados ​​del Reino de Valencia. Les siguieron los de Andalucía, Extremadura, los reinos de Castilla y Aragón, y el reino de Murcia. En total cerca de 300.000 personas fueron expulsadas, la mayoría de ellos procedentes de Valencia y Aragón, reinos que perdieron un tercio y un sexto de la población, respectivamente.

La propagación de la Leyenda Negra de la Inquisición española

Exiliados políticos españoles de finales del siglo XVI, como González Montano en Alemania y Antonio Pérez, ex secretario de Felipe II, en Francia e Inglaterra, comenzaron a germinar la Leyenda Negra. Los diferentes medios europeos comenzaron a “abrazar” la calumnia anti-española, debido a su rivalidad en el ámbito marítimo (Bretaña, Francia) y el deseo de librarse del dominio político español (Países Bajos y el norte de Italia).

Retrato de Antonio Pérez, ex secretario de Felipe II, difusor de la leyenda negra sobre la Inquisición española en Inglaterra y Francia. San Lorenzo de El Escorial
Retrato de Antonio Pérez, ex secretario de Felipe II, difusor de la leyenda negra sobre la Inquisición española en Inglaterra y Francia. San Lorenzo de El Escorial

Durante el siglo XVIII, los grabados del artista francés Bernard Picart, ayudaron mucho a la propagación de la leyenda, a pesar de que no eran fidedignos a la realidad. No obstante, es cierto que las torturas usadas en ocasiones eran terribles, con el propósito de producir un gran dolor físico a los acusados, pero no menos que en otros lares…

Supuesta cámara de tortura inquisitorial. Siglo XVIII, grabado de Bernard Picart. Sus grabados fueron parte de la leyenda negra construida en torno a la Inquisición española
Supuesta cámara de tortura inquisitorial. Siglo XVIII, grabado de Bernard Picart. Sus grabados fueron parte de la leyenda negra construida en torno a la Inquisición española

Como hemos dicho, los métodos utilizados por la Inquisición no eran más crueles e intolerantes que los utilizados por los tribunales de otros países europeos como Alemania, Italia, Portugal, Inglaterra, o Francia. La Inquisición no era el espejo de una España  “culturalmente atrasada” entre los siglos XVI y XVII como querían vender en europa. De hecho, a este período se le ha llamado con justicia la Edad de Oro de la cultura española.

Referencias: Bartolomé Bennassar: Inquisición española: el poder político y el control social. Barcelona: Crítica, 1981- Kamen, Henry: La Inquisición: una revisión histórica. Traducción de María Borras. Barcelona: Crítica, 1999 – Gabriel Bernat: La Inquisición española – José Antonio Escudero: La Inquisición española – Luis de la Cruz y Inmaculada Badenes: La Inquisición española

Imágenes: Flickr, Wikimedia Commons (dominio público)

Comentarios12 comentarios

  1. Unos tienen la fama y otra escardan la lana. Ya sabes: enemigos que se disputan el control de Europa. Lo cual no debe nunca llevarnos tampoco, como hacen algunos ultrapatriotas, a sustituir la leyenda negra por otra blanca. En el término medio está la virtud. Por cierto, maese Félix, que casi nos ponemos de acuerdo. Tengo preparada para final de mes una cosa sobre la Inquisición en América que, por cierto, fue más suave que la de aquí.
    Un saludo.

    • Félix Casanova

      Buen apunte, de “blanca” tuvo poco, aunque las cifras de ejecutados fue sensiblemente inferior a la de otros países y muy lejos de las cifras que se barajaban (por cierto) no hace tantos años. Para más inri, personajes patrios como Antonio Pérez o Montano, ayudaron poco. Estaremos atentos a ese artículo sobre la inquisición en las américas, la defensa de la fe y el evangelio no podían ser ajenos al Nuevo Mundo…
      Un abrazo

  2. Aunque produce escalofríos, existió, formó parte de una época y las historia es historia. No se puede juzgar con instrumentos actuales siglos anteriores. Una pena no poder leer lo que escribirán de nuestra época en siglos venideros.
    Estupenda explicación y muy bien documentado este tema tan espinoso. Bss

    • Por supuesto que no podemos juzgar acontecimientos anteriores en la historia con nuestra mentalidad actual. Es un error en el que se suele caer con mucha frecuencia. No te falta razón, quién sabe que escribirán de nosotros, supongo que también nos calificarán de bárbaros, no sin razón…
      Gracias y besos

  3. Como siempre un español queriendo borrar el más grave crimen de toda la humanidad,echa por el papado y sus complices reyes europeos,especialmente los españoles,este sr.no dice en su articulo,q detrás de esos crimenes estaba el robo institucional de las fortunas de los agraviados

  4. Félix Casanova

    Estimado “elmotilon42”: en primer lugar no se trata de suavizar los crímenes que se cometieron en España, que los hubo y muchos. La clave es que no me da la gana que los anglosajones tilden a esta nación de criminal cuando los datos hablan por sí sólos. En nombre de Dios se han hecho demasiadas barbaridades, pero si vd. simpatiza más con otros paises no es problema del que suscribe.

  5. hola, alguien me podria ayudar? tengo que hacer un informe y una prescentacion con el tema La Inquisición y estoy un poco perdida.

    • Félix Casanova

      Hola Araceli, en internet tienes un montón de información al respecto, aunque no es lo mismo consultar fuentes españolas que anglosajonas, por ejemplo, pues obtendrás dos historias totalmente diferentes. Es cuestión de recopilar información y, sobre todo, tener sentido autocritico para evaluarlo objetivamente.
      Un saludo

  6. Felix, muy bien documentado ,este tema es muy delicado , la historia sera lo que ya paso , pero en tiempo presente estamos igual…la ambicion de los hombres por querer, dominar , poseer ,decidir ,ambicionar entre muchas cosas mas, es barbaro…nunca termina….me pregunto , por que sera que la humanidad NUNCA HA PODIDO SENTIR LO QUE ES VIVIR EN PAZ ?…… La respuesta …la sabemos…

    • Ni lo ha sabido ni lo sabrá. La violencia es intrínseca a nuestra naturaleza. Sólo un cambio global, muy por encima de decisiones políticas o patrias, puede modificar el panorama. Pero la realidad es que es altamente improbable como bien dices.
      Un abrazo!

  7. Disfruto mucho leer este blog y quiero compartir este pensamiento: Esto leído desde los ojos de un no español, ni inglés; suena algo cínico. La interpretación que suscita es algo así como “Los inquisidores y simpatizantes de mi país fueron unas completas porquerías de personas, pero me deja tranquilo que hubo peores en otros países, ya que la cifra de muertos y torturados fue más alta que en el mío”.

    Desde luego expongo mi punto de vista desde el respeto y admiración por este blog.

    Un saludo.

    • Hola Juan. Recojo el guante de tu crítica y admito que no te falta razón. Es cierto que el artículo puede sonar al tan manido “y tú más”. Mi idea era nadar y llegar a la orilla de los orígenes de las leyendas negras que se ciernen más allá de nuestras fronteras sobre nuestra historia, de ahí la mención final a Gonzáles Montano y Antonio Pérez, enemigos “en casa”. Esa era la idea, aunque admito que pueda sonar a una defensa patria de algo indefendible. Gracias por tu amable y educado comentario, poco común en las redes, donde la crítica se suele hacer con vehemencia y un “cuñadismo” exacerbado.
      Un saludo!

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)