Inicio Edad Antigua Poena Cullei: el castigo más cruel de la antigua Roma

Poena Cullei: el castigo más cruel de la antigua Roma

historia poena cullei
Tiempo de lectura: 3 minutos

La antigua Roma es vista como una de las civilizaciones más poderosas de la historia. Sus emperadores promulgaron, alteraron y eliminaron leyes para satisfacer las necesidades de la sociedad (y de ellos mismos). Las penas por desafiar estas leyes a menudo eran severas, pero ninguna más que la poena cullei, que se consideraba uno de los castigos más crueles del Imperio.

La sociedad romana era fundamentalmente patriarcal

La antigua Roma era intrínsecamente jerárquica. El hombre de mayor edad era considerado el jefe de la jerarquía familiar, lo que significa que no solo tenía un poder absoluto sobre su familia inmediata, sino también sobre la vida de sus parientes más cercanos. Tenía el control sobre los negocios y asuntos de la familia y tenía un amplio margen en lo que respecta a infligir castigos a sus hijos.

Dada esta situación social, el parricidio, el asesinato del padre de un individuo, se consideraba uno de los peores crímenes que alguien podía cometer. Los antiguos romanos veían tal acto como aberrante y una amenaza para la sociedad en su conjunto. Como tal, se manejó de la manera más severa, para disuadir a otros de cometer un crimen similar.

El origen de Poena Cullei

castigo poena culleiSe debaten los orígenes de la poena cullei. Algunos creen que comenzó durante el reinado de Lucio Tarquinio el Soberbio entre 535 y 509 a.C. Otros piensan que surgió por primera vez en las obras del historiador griego Plutarco.

El consenso general es que la poena cullei apareció por primera vez en la historia de Roma de Tito Livio. En ella, Livio describe cómo Marco Publicio Maleolo fue metido en un saco y arrojado al mar en el 101 a.C. por matar a su madre. La versión de los hechos de Livio parece dócil en comparación con versiones posteriores del castigo, que incluían el uso de animales vivos.

El uso de animales vivos

Durante el Imperio Temprano, se introducía una serpiente viva en el saco, y escritos posteriores nos cuentan que añadían un mono en «la mezcla». El primer uso registrado de cuatro animales aparece en los escritos del jurista Herenio Modestino. Escribió en el siglo III d.C. que la tradición decretada por sus antepasados ​​significaba que una parte necesaria del castigo incluía no solo una serpiente y un mono, sino también un perro y un gallo.

Bajo el gobierno del emperador Adriano de 117 a 138, solo los condenados por asesinar a sus padres o abuelos fueron sometidos a poena cullei. También se les daba la opción de elegir si sufrir el castigo o enfrentarse a otro: ser arrojados a una arena con animales vivos peligrosos y hambrientos, donde serían mutilados hasta la muerte. Cualquiera de las dos opciones no era agradable.

Junto con el uso de animales vivos, se realizaban otros castigos rituales antes de coser al acusado en el saco de cuero. Esto incluía ser golpeado mientras su cabeza estaba cubierta con una bolsa hecha de piel de lobo. Luego les colocaban zuecos de madera en los pies antes de meterlos en el saco.

El castigo fue alterado a lo largo de los años

Poena cullei vio muchas transformaciones. Los sujetos al castigo a menudo cambiaban, y algunos emperadores lo reservaban para los culpables de asesinar a sus descendientes o ascendientes, en lugar de solo a sus padres.

gallo poena culleiFinalmente cayó en desuso, aunque renació bajo el gobierno del emperador Constantino el Grande, quien lo modificó para incluir solo el uso de una serpiente. También amplió el alcance de los castigados para incluir a los padres acusados ​​de matar a sus hijos.

El castigo continuó en el Imperio bizantino, bajo el gobierno del emperador Justiniano el Grande. Reintrodujo el gallo, el perro y el mono, y siguió siendo la pena legal para el parricidio en todo el Imperio Bizantino.

Poena cullei fue finalmente abolido como castigo por parricidio alrededor del 892, así que fijaros lo que duró, a favor de otro castigo: ser quemado vivo… Nadie dijo nunca que los primeros romanos fueran una gente indulgente.

Poena Cullei regresó en la Alemania medieval

Si bien el castigo dejó de usarse durante el Imperio Bizantino, experimentó un resurgimiento en la Alemania medieval y moderna, y se ha registrado que los últimos ajusticiamientos ocurrieron en Sajonia entre 1734 y 1749.

poena-cullei-alemaniaAl igual que con sus predecesores, los alemanes dieron su propio «toque de gracia» al ritual. Cambiaron los animales colocados en el saco con el asesino, el gallo dejó de usarse y, a veces, cambiaban al mono por un gato.

Los alemanes también cambiaron el material con el que estaba hecho el saco. Mientras que los romanos preferían el cuero o la piel, los alemanes optaron por el lino. Esto cambiaba la forma en que moría el prisionero.

El uso de Poena cullei terminó oficialmente en Alemania después de que fuera abolido de la ley sajona en 1761.

(*) Créditos de las imágenes: Carole Raddato / Wikimedia Commons CC BY-SA 2.0, Biblioteca Británica / Wikimedia Commons

2 COMENTARIOS

Responder a Félix Casanova Cancelar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.