Inicio Edad Antigua ¿Qué son los idus de marzo?

¿Qué son los idus de marzo?

idus de marzo

Muchas veces hemos escuchado la frase “¡cuídate de los idus de marzo!” sobre todo cuando estamos a las puertas de la fecha, pero ¿qué son exactamente esos idus y por qué son tan temidos, cuando debía ser lo contrario?  La respuesta está en la historia.

Todo lo relacionado con el calendario romano y su transmisión hasta hoy es muy complejo, especialmente para nosotros que estamos acostumbrados a un sistema de nominación de los días del mes verdaderamente simple, a cada uno se le asigna el número que ocupa en el mes: 1 de enero, 2 de febrero, o 15 de febrero o 3 de marzo.

El primer calendario romano

Los romanos nombraron los días del mes de una manera mucho más complicada. El calendario estaba muy condicionado al ser una herramienta religiosa para determinar especialmente las fiestas sacras. Esta es la razón por la cual el calendario era determinado por la casta sacerdotal en muchos aspectos.

En primer lugar, el mes se dividió en tres períodos: calendas (Kalendae), Nonas (Nonae) e Idus (Idus), que corresponden respectivamente con la luna nueva, la media luna y la luna llena. Esto significa que los romanos no conocían la división en “semanas”, que en realidad no se impuso hasta el emperador Constantino.

La adaptación de Joseph L. Manciewicz del Julio César de William Shakespeare, con Marlon Brando entogado
La adaptación de Joseph L. Manciewicz del Julio César de William Shakespeare, con Marlon Brando “entogado”

El primer calendario romano, que consistía en diez meses comenzaba con Martius (marzo), y se cree que fue creado por Romulo alrededor del 753 a.C. La primera fase de la luna, la luna nueva, significaba el primer día del mes (calendas); la segunda fase caía el quinto o el séptimo día del mes y era llamado nonas; y la luna llena, el día 13 o 15 del mes eran los idus.

Durante la última República romana, el festival de año nuevo se celebraba en los idus de marzo y la gente se reunía para celebrarlo cerca de , en la Via Flaminia, a orillas del río Tíber. Brindaban con comida, vino y música y ofrecían sacrificios a la deidad romana Anna Perenna buscando un feliz y próspero año nuevo, nuestras “uvas modernas”. Entre 222 y 153 a.C., los idus de marzo también señalaron el comienzo del nuevo año consular, en el que dos cónsules elegidos anualmente asumían el cargo de líderes de la República.

En el 46 aC, después de consultar con el astrónomo alejandrino Sosigenes, Julio César reformó el calendario romano al agregar diez fechas al año de 355 días, instituyendo el 1 de enero como el primer día del año nuevo (que comienza en el 45 aC) e introduciendo un salto cada cuatro años (bisiestos). Poco después, se le otorgó el título de Dictador Perpetuo o “dictador de por vida”.

Los idus de marzo y la muerte de Julio César


Preocupado por el creciente poder de César y sus inclinaciones “monárquicas”, un grupo de senadores romanos apuñaló al gobernante hasta la muerte el 15 de marzo de 44 a. C. vinculando para siempre los idus de marzo con el asesinato de Julio César.

No es posible saber con certeza qué motivos fueron las que llevaron al asesinato de César. Los intentos de establecer un régimen autocrático sin duda tuvieron mucho que ver, pero no se puede descartar que hubiera otras motivaciones no tan nobles.

El solo hecho de que un número relativamente alto de senadores estuviera dispuesto a participar en el complot y matarlo en el propio senado —lo que constituía un sacrilegio— da muestra de como de crispados andaban los ánimos.

¿De donde viene pues la frase y el cuidado que hay que tener de los idus? La historia se remonta a un escrito de Plutarco quien señala que el mismo Julio César había sido advertido del peligro por un vidente, el cual se le había acercado y le había dicho “¡cuídate de los idus de marzo!”. No le faltaba razón.

¿Qué son los idus de marzo?
4.8 (95%) 4

2 COMENTARIOS

  1. Y como los romanos, para calcular los días que median entre dos fechas, contabilizaban tanto el primero como el último (nosotros no contamos en el que estamos. Por ejemplo, si hoy es sábado y queremos saber cuántos días faltan para el martes, decimos que tres, no cuatro), pues entonces yo nací “ante diem quintum kalendas iulias”. Me libré de los idus.
    Un saludo, Félix.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.