Inicio Edad Antigua Las maravillas y los terrores de la dinastía Qin

Las maravillas y los terrores de la dinastía Qin

dinastia qin

La dinastía Qin fue la primera dinastía imperial en la historia de China. También fue la de vida más corta, con una duración de solo 15 años entre el 221 aC y el 206 aC. Sin embargo, fue muy importante, gracias a su legendario líder que dirigió la unificación de la nación china, relanzó la construcción de la Gran Muralla y ordenó la creación de la maravilla que es el Ejército de terracota.

El fundador de esta dinastía fue Qin Shi Huang, que era el rey de Qin, uno de los estados que existía durante el tumultuoso período de los reinos Combatientes. En aquel momento, China estaba dividida en varios estados,  y el reino de Qin, bajo el liderazgo de Qin Shi Huang, logró conquistar a todos los demás, lo que condujo a la fundación de la dinastía Qin.

Aunque Qin Shi Huang pretendió que su dinastía gobernara China durante diez mil generaciones, la dinastía Qin duró menos de dos décadas. Sin embargo, el impacto que tuvo fue tal que aún perdura su huella.

Qin Shi Huang, el primer emperador de China
Qin Shi Huang, el primer emperador de China

Poder unificador de Qin

La era anterior a la Dinastía Qin se conoce como el período de los reinos Combatientes, que surgió como resultado del desmoronamiento de la dinastía Zhou. Como la corte de Zhou ya no podía ejercer control sobre el país, pronto surgieron las potencias regionales. En el momento del período de los reinos Combatientes, China se dividió en siete estados principales: Chu, Han, Qi, Qin, Wei, Yan y Zhao. Este momento de la historia llegó a su fin en 221 aC, cuando el estado de Qin logro derrotar a todos los demás, reunificando así China bajo una dinastía.

¿Por qué ganó Qin?

Hubo factores que contribuyeron al éxito de Qin. Una de ellos fue su posición geográfica estratégica. Situado en la provincia de Shaanxi, el estado de Qin estaba protegido de sus vecinos en el este por montañas, y podía acceder fácilmente a la llanura del norte de China a través del río amarillo. El área ocupada por los Qin era rica en recursos naturales.

Guerreros de terracota
Guerreros de terracota

Además, los gobernantes del estado de Qin lograron centralizar el poder estatal, lo que permitió la aplicación de un rígido sistema de leyes en todo su territorio, y dividieron el reino en comandancias y prefecturas gobernadas por oficiales designados por el rey. Esto le dio al estado de Qin una ventaja administrativa sobre sus rivales. Además, su formidable ejército y su gran manjeo de los carros contribuyeron a su éxito en la batalla. Hay que mencionar que los Qin fueron extremadamente despiadados, un rasgo encarnado por Qin Shi Huang, su gobernante.

El imparable Qin Shi Huang

Antes de convertirse en el primer emperador de la dinastía Qin y de China, Qin Shi Huang era conocido como Ying Zheng. Ascendió al trono en 246 aC, a la edad de 13 años, después de la muerte de su padre. Como menor de edad, los asuntos de estado fueron manejados por Lü Buwei, regente y canciller del estado de Qin. Lü Buwei cayó en desgracia y fue exiliado en 235 aC, después de lo cual se suicidó. Esto permitió a Ying Zheng asumir el control total del estado de Qin. La campaña final para unificar China comenzó alrededor del 230 aC, y concluyó en 221 aC.

Qin Shi Huang murió en el año 210 aC y para esta época no solo había formado un ejército capaz de dominar a todos, sino que también había creado uno formidable para acompañarlo en la otra vida: su ejército de terracota. Se estima que 700.000 trabajadores fueron reclutados para construir su mausoleo. Su reputación era de tirano, y tenía estrictas leyes y castigos que sufrieron cientos de miles, si no millones de personas.

Gran Muralla China, cerca de Simatai
Gran Muralla China, cerca de Simatai

El emperador Qin fue sucedido por su hijo Qin Er Shi, que gobernó solo durante tres años, antes de ser obligado a suicidarse por Zhao Gao, el funcionario más poderoso del Imperio Qin. El último gobernante de la dinastía Qin fue Ziying, que gobernó como rey de Qin, en lugar de como el emperador de China. Su reinado duró aproximadamente un mes y medio, antes de que se rindiera a Liu Bang, el fundador de la dinastía Han.

Legado de la dinastía Qin

Aunque la dinastía Qin duró solo 15 años, tuvo un efecto duradero en la historia de China. Por ejemplo, fue cuando se logró la estandarización del alfabeto chino. Esta secuencia de caracteres reemplazó los diversos caracteres regionales, y todavía está en uso en la actualidad. Además del alfabeto, las pesas y medidas, así como las monedas de bronce, se estandarizaron en toda China, lo que facilitó el comercio en todo el país.

Otro legado notable de la dinastía Qin es su promoción del legalismo, una importante escuela de pensamiento en la filosofía china. Si bien la filosofía más humana del confucianismo fue favorecida por las dinastías posteriores, la influencia del legalismo continuó penetrando en la sociedad china. Por último, pero no menos importante, fue durante la dinastía Qin cuando se inició la construcción de la Gran Muralla de China.

Las maravillas y los terrores de la dinastía Qin
4.7 (93.33%) 9
Compartir

2 COMENTARIOS

  1. Con el paso del tiempo y cuando las cicatrices hace mucho que se cerraron, se tiende a valorar los logros por encima de los excesos.
    Un saludo.

Comentarios