Inicio NOTICIAS Estudiados los cráneos de 8.000 años encontrados en Suecia

Estudiados los cráneos de 8.000 años encontrados en Suecia

cráneo descubrimiento suecia

El hallazgo fue muy difícil: durante la Edad de Piedra, la tumba se habría asentado en el fondo de un pequeño lago, lo que significa que los cráneos estaban colocados bajo el agua. Además, de los restos de al menos 11 adultos, sólo uno tenía una mandíbula, según los investigadores.

El entierro sí contenía otras mandíbulas, aunque ninguna de ellas, a excepción de la de un bebé, era humana. Mientras excavaban el sitio, los arqueólogos encontraron varios huesos de animales. “Aquí tenemos un ejemplo de un ritual muy complejo”, dijo Hallgren, uno de los arqueólogos. “Aunque no podemos descifrar el significado del ritual, aún podemos apreciar la complejidad del mismo, de estos cazadores-recolectores prehistóricos”.

Este antiguo cementerio antiguo contenía 11 adultos (en su mayoría cráneos y algunos huesos) y casi todo el esqueleto de un bebé, que probablemente nació muerto o murió poco después del nacimiento. Era difícil identificar el sexo de algunos, pero al menos tres de los adultos eran mujeres y seis o siete eran hombres, dijeron los investigadores.

Siete de los adultos, incluidas dos de las mujeres, mostraron signos de traumas producidos con gran fuerza en sus cráneos. Pero el golpe o los golpes no los mataron, al menos no de inmediato, porque todos los cráneos mostraban signos de curación, dijo Hallgren. “Alguien les proporcionó cuidados después de este [trauma]y consiguió que no murieran”, afirmó.

craneo estaca
Uno de los dos cráneos encontrados en el sitio del entierro que tenía una estaca puntiaguda de madera que sobresalía.

Un análisis arrojó algo de luz e indica claramente que los golpes son el resultado de violencia entre humanos. Aún más sorprendente fueron las estacas de madera encontradas en dos de los cráneos. Una estaca se había roto, pero la otra era larga, de aproximadamente 47 centímetros de longitud, y ambas probablemente sirvieron como soportes para las calaveras, dijo Hallgren. Encontraron un pedazo de tejido cerebral dentro del cráneo.

El hecho de que no se descompusiera sugiere que el individuo fue colocado en el agua poco después de la muerte, dijo Hallgren. Sin embargo, algunos de los otros cráneos pueden haber sido colocados allí mucho después de la muerte, así que es posible que el sitio haya servido como segundo lugar de entierro para ellos.

Este extraño lugar de entierro se habría ocultado a la vista durante la Edad de Piedra, a excepción de algunas estacas de madera que podrían haber sobresalido por encima del borde del agua. Quien hizo la tumba comenzó colocando piedras grandes y estacas de madera juntas en el fondo del lago, formando una estructura plana que medía aproximadamente 12 por 14 metros, lo que significa que cada lado tenía aproximadamente la longitud de un autobús escolar.

Los huesos fueron colocados encima de estas piedras en un orden particular; los arqueólogos encontraron los restos humanos en el centro de la estructura, huesos de oso pardo en la parte sur y, finalmente, animales de caza mayor, incluyendo jabalíes, ciervos, alces y corzos, en la parte sureste del relleno de piedra. Es una estructura muy enigmática y los investigadores no dan con la clave de porque la hicieron así.

Aunque misterioso, el entierro subacuático tuvo un lado positivo: conservó los restos para la posteridad. El fondo del lago era un ambiente con poco oxígeno, lo que significa que no había mucho oxígeno disponible para los microorganismos que descomponen los huesos. Además, la piedra caliza en el lecho rocoso de la región hizo que el suelo fuera más alcalino, por lo que los huesos no se lixiviaron.

hallazgo entierro sueciaCon el tiempo, el lago se llenó de juncos y se convirtió en un pantano. Finalmente, un bosque creció sobre el pantano, pero el área todavía está húmeda. Inicialmente, los arqueólogos fueron al área, ubicada en el sitio arqueológico de Kanaljorden, en el centro-este de Suecia, para estudiar la zona antes de la construcción de un nuevo ferrocarril y puente. Una vez que encontraron el extraño entierro, que aún se encontraba bajo el agua, inmediatamente se pusieron a trabajar, excavando desde el 2009 al 2013.

Nadie sabe qué causó tanta violencia y qué provocó el inusual entierro. Es posible que la gente formara parte de un grupo estigmatizado; quizás, por ejemplo, eran esclavos. Pero no era común que las culturas de cazadores recolectores, que a menudo se desplazaban, tuvieran esclavos. O tal vez las personas fueron víctimas de una incursión de otro grupo de cazadores y recolectores, y el entierro fue una forma de honrarlos por su coraje, dijeron los investigadores.

El descubrimiento es “muy interesante, pero también muy desconcertante”, dijo Mark Golitko, profesor asistente de antropología en la Universidad de Notre Dame, que no participó en el estudio. Golitko estudia sitios arqueológicos en Europa que tienen signos de violencia. “La mayoría de los lugares se pueden ver y tener una idea aproximada de lo que allí sucedió, pero este es uno de esos en los que no somos capaces de saberlo”Entre el trauma de los cráneos y el extraño entierro, “Claramente hubo algún ritual aquí”, dijo Golitko. “Lo que significa, no creo que lo sepamos nunca”.

(*) El estudio ha sido publicado hoy -13 de febrero- en la revista Antiquity. Referencias: LiveScience. Imágenes: Gummesson, S. et al./Antiquity 2018, Fredrik Hallgren, Sara Gummesson

Compartir

1 COMENTARIO

Comentarios