Inicio NOTICIAS Descubierta en Egipto la ‘Ciudad Dorada Perdida’

Descubierta en Egipto la ‘Ciudad Dorada Perdida’

descubierta ciudad dorada
Tiempo de lectura: 4 minutos

El descubrimiento de esta ciudad perdida es el segundo hallazgo arqueológico más importante desde la tumba de Tutankamón

Los arqueólogos han encontrado una «Ciudad Dorada Perdida» que ha estado enterrada bajo la antigua capital egipcia de Luxor durante los últimos 3.000 años, anunció el jueves (8 de abril) el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto.

La ciudad, históricamente conocida como «El ascenso de Atón», fue fundada por Amenofis III (gobernó entre 1391 y 1353 a.C.), el abuelo de Tutankamón. La gente continuó viviendo en la «Ciudad Dorada» durante la corregencia de Amenofis III con su hijo, Amenofis IV (quien más tarde cambió su nombre a Akenatón), así como durante el gobierno del famoso Tut y el faraón que lo siguió, conocido como Ay.

Los documentos históricos nos cuentan que fue el hogar de los tres palacios reales del rey Amenofis III y el asentamiento administrativo e industrial más grande de Luxor en ese momento. «Muchas misiones extranjeras buscaron esta ciudad y nunca la encontraron», dijo Zahi Hawass, el arqueólogo que dirigió la excavación de la Ciudad Dorada y ex ministro de estado para asuntos de antigüedades en un comunicado.

Su equipo comenzó la búsqueda en 2020 con la esperanza de encontrar el templo mortuorio del rey Tut. Eligieron buscar en esta región «porque los templos de Horemheb y Ay se encontraron en esta área», dijo Hawass.

ciudad dorada egipto
Muchas de las viviendas y edificios antiguos todavía tenían paredes intactas

Quedaron desconcertados cuando empezaron a descubrir ladrillos de barro en todos los lugares donde cavaron. El equipo pronto se dio cuenta de que habían desenterrado una gran ciudad que estaba relativamente en buen estado. «Las calles de la ciudad están flanqueadas por casas», algunas con paredes de hasta 3 metros de altura, dijo Hawass. Estas casas tenían habitaciones que estaban llenas de herramientas y utensilios que los antiguos egipcios usaban en la vida diaria.

«El descubrimiento de esta ciudad perdida es el segundo hallazgo arqueológico más importante desde la tumba de Tutankamón», que ocurrió en 1922, ha dicho Betsy Brian, profesora de Egiptología en la Universidad John Hopkins. «El descubrimiento de la Ciudad Perdida no solo nos dará un vistazo poco común a la vida de los antiguos egipcios en el momento en que el imperio era más rico, sino que nos ayudará a arrojar luz sobre uno de los mayores [misterios] de la historia: ¿Por qué Akenatón y [la reina] Nefertiti decidieron mudarse a Amarna?»

(Unos años después de que Akenatón comenzara su reinado a principios de la década de 1350 a.C., la Ciudad Dorada fue abandonada y la capital de Egipto se trasladó a Amarna)

Una vez que el equipo se dio cuenta de que habían descubierto la Ciudad Perdida, se dispusieron a fecharla. Para ello, buscaron objetos antiguos que llevaran el sello del cartucho de Amenofis III, un óvalo lleno de jeroglíficos con su nombre real. El equipo encontró este cartucho por todo el lugar, incluso en vasijas de vino, anillos, escarabajos, cerámicas de colores y ladrillos de barro, lo que confirmó que la ciudad estuvo activa durante el reinado de Amenofis III, quien fue el noveno rey de la XVIII dinastía.

descubrimiento ciudad dorada
No está claro por qué los restos de una vaca o un toro fueron enterrados en la Ciudad Dorada Perdida

Después de siete meses de excavación, los arqueólogos habían descubierto varios barrios. En la parte sur de la ciudad, el equipo también descubrió los restos de una panadería que tenía un área de preparación y cocción de alimentos llena de hornos y recipientes de almacenamiento de cerámica. La cocina es grande, por lo que probablemente atendía a una gran clientela, según el comunicado.

En otra área de la excavación, todavía parcialmente cubierta, los arqueólogos encontraron un distrito administrativo y residencial que tenía unidades más grandes y ordenadas. Una valla en zigzag, un diseño arquitectónico utilizado hacia el final de la XVIII Dinastía, amurallaba el área, permitiendo solo un punto de acceso que conducía a las áreas residenciales y pasillos internos. Esta entrada única probablemente sirvió como una medida de seguridad, dando a los antiguos egipcios control sobre quién entraba y salía de esta área.

En otra zona, los arqueólogos encontraron un área de producción de ladrillos de barro, que se utilizaron para construir templos y anexos. Estos ladrillos, señaló el equipo, tenían sellos con el cartucho del rey Amenofis III. El equipo también encontró docenas de moldes de fundición que se usaron para hacer amuletos y artículos decorativos, evidencia de que la ciudad tenía una línea de producción bulliciosa que hacía decoraciones para templos y tumbas.

En toda la ciudad, los arqueólogos encontraron herramientas relacionadas con el trabajo industrial, incluido el hilado y el tejido. También desenterraron escoria de fabricación de vidrio y metal, pero aún no han encontrado el taller que fabricaba estos materiales.

Los arqueólogos también encontraron varios entierros: dos de ellos inusuales de una vaca o un toro, y un entierro notable de una persona cuyos brazos estaban extendidos hacia un lado y tenía una cuerda enrollada alrededor de las rodillas. Los investigadores todavía están analizando estos entierros y esperan determinar las circunstancias y el significado detrás de ellos.

Más recientemente, el equipo encontró un recipiente que contenía alrededor de 10 kilogramos de carne seca o hervida. Esta vasija está inscrita con una inscripción que dice: «Año 37, carne aliñada para la tercera fiesta de Heb Sed del matadero del corral de Kha hecha por el carnicero luwy».

Según documentos históricos, un año después de la elaboración de esta vasija, la capital se trasladó a Amarna. Akenaton, quien es conocido por ordenar que su pueblo adorara solo a una deidad, el dios sol Atón, ordeno este traslado. Pero los egiptólogos todavía se preguntan por qué trasladó la capital y si la Ciudad Dorada estaba realmente abandonada en ese momento. También es un misterio si la ciudad se repobló cuando el rey Tut regresó a Tebas y la reabrió como centro religioso.

Y todavía queda mucho por excavar. «Podemos revelar que la ciudad se extiende hacia el oeste, hasta el famoso Deir el-Medina», una antigua aldea de trabajadores habitada por los artesanos que construyeron las tumbas reales en el Valle de los Reyes y el Valle de las Reinas», dijo Hawass.

Además, en el norte, los arqueólogos han encontrado un gran cementerio que aún no se ha excavado por completo. Hasta ahora, el equipo ha encontrado un grupo de tumbas excavadas en la roca a las que solo se puede llegar a través de escaleras talladas en la roca, una característica que también se ve en el Valle de los Reyes y el Valle de los Nobles.

En los próximos meses, los arqueólogos planean excavar estas tumbas para aprender más sobre las personas y los tesoros enterrados allí.

(*) Artículo original publicado en LiveScience 09/04/2021 (Crédito de las imágenes: Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto)

2 COMENTARIOS

  1. Siempre es una buena noticia el hallazgo de restos pues ayuda a iluminar parte de nuestro pasado.
    Lo de la vaca enterrada ya resulta enigmático. No creo que fuese una mascota familiar.
    Un saludo, Félix.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.