Inicio Edad Moderna Cómo el gran terremoto de Lisboa empujó a Europa a la era...

Cómo el gran terremoto de Lisboa empujó a Europa a la era de la Ilustración

consecuencias terremoto lisboa
Tiempo de lectura: 6 minutos

Las réplicas del terremoto de Lisboa de 1755 se sintieron hasta en Finlandia, y la gente quedó tan traumatizada que cuestionaron su fe y buscaron la Ciencia.

A principios del siglo XVIII, Lisboa era el corazón palpitante de un imperio global, famoso por su grandeza e intrépidos exploradores. Pero en 1755, el imperio estaba en precario. Destrozado por luchas de poder internas, el territorio del imperio menguó y se volvió menos competitivo.

Con este panorama de fondo llegó el gran terremoto de Lisboa. Fue el peor desastre natural que afectó a Portugal y uno de los peores terremotos en la historia registrados.

Para cuando el polvo se asentó, el terremoto había cambiado la naturaleza de una potencia imperial, había quitado la vida a casi 100.000 ciudadanos, a los que habría que añadir los miles de fallecidos en España y Marruecos, e incluso había alterado las respuestas a algunas de las preguntas filosóficas y científicas más profundas jamás formuladas.

Lisboa, la joya del imperio portugués

Lisboa antes del fatídico terremoto de 1755 era una capital reluciente de riqueza y cultura
Lisboa antes del fatídico terremoto de 1755 era una capital reluciente de riqueza y cultura

Según This Gulf of Fire: The Great Lisbon Earthquake, o Apocalipsis en la era de la ciencia y la razón, en 1755, Lisboa era una de las grandes ciudades de Europa con casi 250.000 habitantes y una gran riqueza conseguida a base de especias, oro y esclavitud.

La ciudad se jactaba, con razón, de albergar algunos de los edificios más grandes y bellos que existían, incluido el magnífico Palacio Ribeira, la Catedral de Lisboa y el Convento de Nuestra Señora del Monte Carmelo, un preciado ejemplo de arquitectura religiosa del alto gótico. El convento también estaba repleto de plata, oro, libros raros y pinturas de Tiziano, Caravaggio y Rubens.

Todos los días, decenas de barcos comerciales entraban y salían del puerto de Lisboa en la desembocadura del río Tajo, trayendo productos valiosos y llevando productos terminados.

El rey José I reinaba sobre esta capital, pero el verdadero poder residía en su primer ministro, Sebastião José de Carvalho e Melo, el marqués de Pombal. El rey y Pombal eran admiradores entusiastas de la Ilustración, pero eran desafiados por la antigua aristocracia de la nación que temía la pérdida de sus tradicionales privilegios.

El Palacio Real de Ribeira fue la residencia del rey José I de Portugal antes de ser diezmado por el terremoto
El Palacio Real de Ribeira fue la residencia del rey José I de Portugal antes de ser diezmado por el terremoto

Pero más aterradora que la tensa atmósfera política era la ubicación de Lisboa cerca de una de las fallas submarinas más letales del mundo. Pronto, las pequeñas disputas políticas de unos pocos nobles con melena parecerían insignificantes.

El terremoto de Lisboa, el tsunami y el incendio

Era la mañana del sábado 1 de noviembre de 1755, y los habitantes de Lisboa estaban celebrando la fiesta del Día de Todos los Santos. El cielo era de un azul precioso.

Poco después, un terremoto que se registró en algún lugar cercano entre un 8.5 y un 9 en la escala de Richter se propagó repentinamente a lo largo del suelo del Océano Atlántico y golpeó Lisboa. Durante seis minutos, la ciudad se tambaleó al borde del océano y se abrieron grietas de 5 metros en la tierra.

Muchas de las elaboradas iglesias, edificios universitarios y mansiones de la ciudad fueron derribados de inmediato, y muchos más sufrieron daños graves. Innumerables peatones y trabajadores fueron aplastados al instante con la caída de escombros. Aquellos que no murieron de inmediato se apresuraron a la costa abierta para evitar ser aplastados.

Pero menos de una hora después, vieron con horror cómo retrocedía el océano…

Un tsunami apareció casi de inmediato. Las olas de varios metros de altura destrozaron los edificios del puerto. El agua corrió tierra adentro tan rápido que los ciudadanos tuvieron que usar sus caballos a todo galope para llegar a un terreno más alto.

Ciudadanos desesperados se apresuraron a la costa abierta cuando el terremoto golpeó para evitar los escombros. Pero momentos después, un tsunami apareció
Ciudadanos desesperados se apresuraron a la costa abierta cuando el terremoto golpeó para evitar los escombros. Pero momentos después, un tsunami apareció

En otras partes de la ciudad, las velas encendidas para la festividad religiosa provocaron un fuego furioso que causó aún más daños, escupiendo llamas de 30 metros de altura.

Muerte y destrucción sin precedentes

Al final del día, habían muerto un número brutal de personas. Aturdidos y asfixiados por los humos nocivos de las fisuras aún abiertas que dejó el terremoto de Lisboa, los supervivientes de la ciudad se reunieron y comenzaron a recobrar el juicio.

La destrucción causada por el terremoto no se limitó a la capital. Pueblos y ciudades en todo el sur de Portugal fueron sacudidos por el impacto. Lugares como Marruecos fueron azotados por olas de 20 metros de altura.

La devastación del terremoto provocó conmociones en los círculos intelectuales europeos y muchos cuestionaron sus creencias arraigadas
La devastación del terremoto provocó conmociones en los círculos intelectuales europeos y muchos cuestionaron sus creencias arraigadas

Al otro lado del Atlántico, la preciada colonia de Portugal, Brasil, fue golpeada por pequeños terremotos y olas en una pálida imitación de la ruina que se sentía en la madre patria.

Es posible que nunca se conozca el verdadero alcance de la catástrofe. A lo largo de los siglos, muchos de los documentos relacionados con el impacto del suceso se han perdido, si es que alguna vez existieron. Lo que es seguro es que, si el destino de Lisboa es una referencia, entonces parece seguro que el Día de Todos los Santos de 1755 fue una terrible tragedia para muchos millones que vivían en el borde del Atlántico.

Una reconstrucción iluminada

Entre las ruinas humeantes y empapadas de Lisboa, los sobrevivientes no sabían cómo recuperarse. Un texto apócrifo sostiene que cuando se le preguntó al Marqués de Pombal qué hacer, dijo simplemente “Enterrar a los muertos y sanar a los vivos”. El rey había logrado escapar del desastre simplemente por suerte. La familia real había pasado el día en el campo después de la misa de la mañana.

De vuelta a la ciudad, Pombal desplegó tropas para mantener el orden, organizó grupos de bomberos voluntarios y usó barcos cargadas con cuerpos para “enterrarlos” en el mar. Aunque las autoridades católicas estaban disgustadas por esta violación de las costumbres funerarias, probablemente evitó a la ciudad una destrucción aún mayor por un brote de peste o alguna otra enfermedad infecciosa.

El marqués de Pombal, primer ministro de Portugal, cuya resolución después del terremoto bien pudo haber salvado a la ciudad de una destrucción aún mayor
El marqués de Pombal, primer ministro de Portugal, cuya resolución después del terremoto bien pudo haber salvado a la ciudad de una destrucción aún mayor

El rey y su ministro favorito ordenaron que la ciudad vieja fuera destruida y reemplazada por edificios nuevos y reforzados que pudieran absorber el impacto de nuevos temblores. Esta sección de la moderna Lisboa se conoce hoy como Baixa. Los turistas pasean felices por estas calles observando los edificios de antaño en el suelo que una vez fue destrozado por el gran terremoto de Lisboa.

Implicaciones sociales y filosóficas

El terremoto de Lisboa de 1755 no solo se sintió bajo los pies, sino que también sacudió los sistemas de creencias de aquellos a los que había afectado.

Los católicos devotos ya no podían aceptar el destino divino como la razón por la que tantas personas inocentes habían muerto tan repentinamente. Para el escritor y filósofo Voltaire, por ejemplo, el terremoto de Lisboa fue una prueba de que la Iglesia Católica no tenía ningún interés en comprender el Universo y para el filósofo Immanuel Kant, el terremoto fue una demostración de que el planeta era indiferente a los humanos. Estas ideas fueron significativas en una época que todavía se aferraba a lo divino y luchaba contra las nociones de la ciencia.

José I de Portugal con su familia. La supervivencia del rey evitó una crisis de sucesión y aseguró que el marqués de Pombal recibiría apoyo para sus reformas
José I de Portugal con su familia. La supervivencia del rey evitó una crisis de sucesión y aseguró que el marqués de Pombal recibiría apoyo para sus reformas

Además de ser un desastre humano, el terremoto fue económico. Según algunas estimaciones, le costó al reino tanto como el 178 por ciento de su PIB en ese momento. Pero para Pombal y el rey José I, el terremoto también fue una oportunidad de oro para la reforma.

Después de someter brutalmente a los aristócratas con la ejecución pública de algún miembro de cada familia noble más prominente, el primer ministro comenzó a introducir reformas en casi todos los aspectos de la vida portuguesa, desencadenando una segunda edad de oro y preparando el imperio para una expansión renovada en el siglo XIX.

Pero quizás el legado más duradero del terremoto de 1755 fue el desarrollo de la sismología. De hecho, muchos geólogos creen que el estudio de los terremotos comenzó en Lisboa después del desastre cuando Pombal envió un cuestionario a todo el reino para evaluar el daño en cada región.

La catedral medieval de Lisboa se hizo añicos en el desastre
La catedral medieval de Lisboa se hizo añicos en el desastre

Al recopilar cuidadosamente datos y compilar informes de testigos presenciales, los científicos europeos comenzaron a crear un estudio de terremotos con la esperanza de que entender estas catástrofes como fenómenos científicos, en lugar de sucesos misteriosos, algún día podría ayudar a las ciudades a evitar el terrible destino de Lisboa.

Lo que Pombal había hecho, en efecto, era lo que propugnaba la Ilustración: usar la ciencia y la razón para comprender mejor el mundo para sobrevivir a lo horrible e inexplicable.

(*) Referencias: Apocalipsis en la era de la Ciencia y la Razón, allthatsinteresting.com-Morgan Dunn, Wikipedia

2 COMENTARIOS

  1. Nada mejor que la ciencia en épocas de crisis.
    Lo malo es que el “terremoto” de ahora nos va a empujar a todos hacia la Edad Media, a menos que ocurra un milagro. Ya hay cavernícolas por toda Europa pidiendo volver a tiempos oscuros anteriores.
    Un saludo, Félix.

    • Por una vez y sin que sirva de precedente no comparto su opinión, Cayetanus. Después de estos “terremotos globales” siempre surgen nuevas oportunidades y horizontes. Aunque es cierto que por el camino se pasa mal. Cavernícolas, por desgracia, los hubo siempre.
      Un abrazo

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.