Inicio Edad Contemporánea La globalización, como ha cambiado la Historia…

La globalización, como ha cambiado la Historia…

Compartir

Todo ha cambiado mucho en tan sólo décadas. Antiguamente la gente no se movía del lugar donde nacía. Sin radio, sin tv, sin ordenadores, el personal vivía ajeno a lo que pasaba en el pueblo de al lado, y no es una exageración. Hoy descarrila un mercancias en Katmandú o un chinito cantonés queda atrapado en una tuberia, y antes de que lleguen los bomberos ya estamos contemplando las imágenes del suceso al otro lado del mundo…
La ha convertido al mundo en un enorme tablero de ajedrez con infinitas piezas. Se mueve una y, como en la teoría del vuelo de la mariposa, eso puede provocar un tornado que arrase una región al otro lado del mundo.
Esa globalización de la economía permite hoy la explotación a distancia y consiente, también, que en Occidente se haya llegado a un pacto social entre capitalismo y socialismo, dos concepciones que después de siglo y medio de feroz enemistad han llegado a un entendimiento en el que cada uno acata los principios del otro: se respeta la propiedad privada y, a cambio, el Estado ampara al trabajador ¿? (el estado de bienestar).

, en su divertido ensayo “Historia del mundo contada para escépticos” nos da dos ejemplos que nos vienen como anillo al dedo:

 Los primeros gitanos llegan a Europa en el siglo XV y durante muchos años viven tan ricamente de la estafa consistente en ir contando por cada ciudad que son peregrinos cristianos a los que el Papa ha impuesto esa penitencia errante porque años atrás apostataron y se hicieron moros en Egipto.

Otro ejemplo más reciente: el del famoso crimen de Cuenca de 1910. El presunto asesinado, el pastor Jose María Grimaldos, el Cepa, vivió muchos años en su pueblo cercano sin ser notado cuando en su pueblo todo el mundo lo daba por muerto y los dos sospechosos de su asesinato habían cumplido condena…

Y ahora, la otra cara:

Un trabajador turco que añora la simplicidad de sus rústicos orígenes, cuando pastoreaba cabras en Capadocia, caga en el invernadero alemán donde trabaja (le parece que eso de hacerlo en el retrete es una mojigatería occidental). Su deposición, que hemos de imaginar fluida y de una textura semejante a la de las natillas, resulta ser portadora de bacterias Escherichia coli (el O104:H14) perteneciente a los filos Escherichia coli entero hemorrágica o EHEC), que contaminan los pepinos de la mata más cercana -si es que no se limpió  con ellos el truhán-, lo que provoca un brote epidémico que se salda con 32 muertos y miles de afectados.  La alarma sanitaria consiguiente, aventada por las precipitadas declaraciones de una vacaburra de la administración alemana, desencadenan la crisis del pepino que arruina a los agricultores bajo plástico de Almería, lo que a su vez acarrea el quebranto de las industrias de la zona, singularmente de la wiskeria  “El Erizo Hendido”, atendida por pupilas ucranianas, cuya caja desciende casi un 40% debido a la inapetencia de los parroquianos habituales…

Y es que de todos nos enteramos, pero ¡ojo¡ también todo nos salpica, y la Historia sigue su curso…

10 COMENTARIOS

  1. Katy,
    Sí, difícil asunto volver atrás. Todos nos afecta de una forma u otra, normalmente para mal, al igual que nuestros actos afectan a un señor de Nueva Zelanda. Y de fondo, la desigualdad e insolidaridad.
    Bss y se feliz

  2. Lo primero gracias por el guiño amigo, ha sido un jaque en toda regla, ja,ja,ja. Qué grande eres.

    Estos artículos me recuerdan aquello de “los tiempos avanzan que es una barbaridad” y más que la globalización en sí ha sido la velocidad en las comunicaciones la que nos ha unido y a la vez destruido.

    Como siempre genial querido amigo y esos dos ejemplos para “conservar”.

    Un abrazo

  3. Si que es verdad Felix. Antes una noticia se convertirla en historia o leyenda. hoy con cuatro teclas todo el mundo sabe lo que ocurre al otro lado del mundo. Impasibles vivimos las penurias de otros y solo comentas por la dureza de lo que esta sucediendo.
    Buena semana.
    Abrazo!

  4. Pablo,
    Ciertamente asi es. Hoy las layendas tienen menos recorrido por mucho fake que nos suelten. Las dos caras de la moneda las tenemos en los medios de comunicación. Todo ha avanzado, para bien… y para mal…
    Un abrazo y buena semana

  5. El “pacto social” entre el capitalismo y el socialismo parece roto… o camino de romperse. La última crisis, la nuestra, ha sido culpa de la especulación pura del capitalismo más salvaje, ese al que ni siquiera le interesa la economía productiva. Y las consecuencias pasan por el “adelgazamiento” del estado del bienestar para ganar en competitividad. La jugada redonda.
    Me he ido un poco del tema ¿no? jejeje
    Abrazos, Felix

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)