Inicio Edad Contemporánea ¿Quién limpió la carnicería después de las batallas de Napoleón?

¿Quién limpió la carnicería después de las batallas de Napoleón?

batallas de napoleon
Tiempo de lectura: 2 minutos

Imagina esto: estás en casa, ocupándote de tus propios asuntos, cuando dos enormes ejércitos enormes entran en la ciudad y comienzan a dispararse y destrozarse en pedazos. Cuando el humo se despeja, el campo de batalla junto a tu casa está sembrado de los cuerpos de personas que nunca has conocido. Para ti, esto probablemente suene como una pesadilla. Pero para las personas que vivían cerca de los campos de batalla de las Guerras Napoleónicas, era una oportunidad.

Un breve repaso de la historia: a principios del siglo XIX, Napoleón Bonaparte prácticamente declaró la guerra a todos. Durante 12 años, el autoproclamado emperador y su ejército se abrieron camino a través de Europa, luchando contra las fuerzas de más de 20 países diferentes. En el momento de la derrota de Napoleón en 1815 en Waterloo, sus invasiones y las batallas resultantes se habían cobrado entre 3.5 y 6 millones de vidas. De esas víctimas, al menos 2.5 millones eran soldados. Eso son muchos cuerpos.

También son muchas botas, y muchas armas, y muchas chaquetas. Analizando la escasez que había en tiempos de guerra, tanto soldados como civiles no perdieron el tiempo en desnudar los cuerpos del campo de batalla. De qué lado habían tomado los difuntos soldados ya no era motivo de preocupación; los zapatos eran resistentes y hubiera sido un desperdicio dejarlos tirados. Muchos de estos artículos fueron luego vendidos o guardados como recuerdos, pero es probable que muchos terminaran en los pies de los granjeros locales y como vestimentas para sus hijos.

El saqueo no terminó allí. Aquella era la época anterior a la pasta de dientes de menta y al agua fluorada, lo que significaba que faltaban muchos dientes, lo que significaba que muchas personas usaban dentaduras postizas. Los dentistas de entonces podían fabricar dientes falsos con porcelana, marfil y otros productos animales, pero los dientes humanos eran, con mucho, los más populares por su aparente comodidad y apariencia realista. En consecuencia, los dientes humanos sanos tenían una gran demanda y poca oferta en la mayoría de los lugares. En el campo de batalla, sin embargo, alguien con pocos escrúpulos podría recogerlos de la boca del difunto como fruta de un árbol.

Una pieza de Dientes Waterloo
Una pieza de «Dientes Waterloo»

A favor de los supervivientes esta el hecho de que estos intentaron enterrar o quemar a los muertos, pero los números eran abrumadores. Muchos cuerpos quedaron a merced de los elementos y carroñeros no humanos como buitres y lobos.

Pero incluso años después, los caídos todavía tenían más que dar a aquellos dispuestos a tomar. Mucho después de que terminara la violencia, las empresas emprendedoras enviaron trabajadores a los campos de batalla para recoger los huesos restantes. Esos huesos fueron molidos y vendidos como fertilizantes.

Napoleón tuvo ideas grandiosas y románticas sobre su conquista, pero las consecuencias para la gente común fueron todo lo contrario.

Imágenes: Adam Jones (Wikimedia Commons)

1 COMENTARIO

  1. Carroñeros hubo de muchos tipos.
    El problema de los cadáveres en el campo de batalla siempre fue una constante en la historia. Y el olor, sobre todo el olor.
    Saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.