Inicio Edad Contemporánea ¿Por qué Napoleón secuestró a un papa tras otro?

¿Por qué Napoleón secuestró a un papa tras otro?

Entre las horas 2 y 3 de la mañana del 6 de julio de 1809, las tropas francesas bajo las órdenes de  escalaron las paredes de los jardines del Palacio del Quirinal en y penetraron en la parte del edificio ocupada por los sirvientes papales. Después de una hora de violentas escaramuzas con los guardias suizos, arrestaron al papa Pío VII y lo llevaron por la noche a Savona, cerca de Génova. No volvería a hasta cinco años después.

El secuestro fue el punto culminante de la tensa relación entre el líder mundial de la y el descarado emperador. Desde el comienzo del papado de Pío VII en 1800 hasta la caída de en 1815, los dos hombres estuvieron continuamente en desacuerdo, con el líder militar francés enfurecido constantemente por la negativa del Papa a cumplir con sus demandas.

Pio VII
Pio VII

Pero no fue la primera vez que había sucedido algo así: en 1796, durante la  Francesa, las tropas de Napoleón invadieron Roma y llevaron al pontífice anterior, el Papa Pío VI, como prisionero a , donde murió en 1799. Al año siguiente, después de que el asiento papal permaneciera vacante durante seis meses, el cardenal Chiaramonti fue elegido como sumo pontífice, tomando el nombre de Pío VII. Pero debido a que los franceses se apoderaron de las tiaras papales cuando arrestaron a Pío VI, el nuevo papa fue coronado el 21 de marzo de 1800 con una tiara de papel maché.

A pesar de su deseo irrefrenable de controlar Europa, Napoleón comprendió que necesitaba llegar a un acuerdo con la todopoderosa Iglesia Católica. En largas negociaciones ocho años antes de su secuestro, Pío VII finalmente firmó el Concordato de 1801, que reconocía que el catolicismo era “la religión de la gran mayoría del pueblo francés”, pero al mismo tiempo limitaba el tamaño del clero francés y maniataba a sus miembros, ligándolos al Estado francés, que en adelante pagaría sus salarios. El acuerdo restringía estrictamente la autoridad del papa en Francia y aprobaba la venta por parte del gobierno revolucionario de las vastas propiedades de la Iglesia Católica en Francia.

Leer también:  Las portadas de prensa más impactantes de la Historia

Incluso con todas las concesiones de la iglesia, Napoleón todavía buscaba formas de demostrar su dominio, y su opulenta coronación en la catedral de Notre-Dame en 1804 proporcionó un escenario perfecto para humillar a Pío VII. Los pontífices coronaban tradicionalmente al Sacro Emperador Romano, pero para mostrarle al Papa quién estaba realmente al mando ahora, Napoleón tomó la corona con sus manos y se la colocó sobre su propia cabeza.

Aunque la pintura de Jacques-Louis David titulada La coronación de Napoleón es probablemente la representación más conocida de este notorio momento, los satíricos británicos no perdieron el tiempo burlándose del ahora disminuido líder ‘católico’. Una caricatura de James Gillray muestra la procesión de la coronación, con un Pío VII descalzo dirigido por el demonio, sosteniendo su tiara en la mano y mirando furtivamente a Napoleón como si no se pudiera confiar en él.

la coronacion de napoleonDespués de la coronación, el incómodo pacto de la Iglesia con Napoleón se deterioró aún más a medida que crecieron las tendencias expansionistas del emperador. Aún así, Pío VII hizo esfuerzos para aplacar a Napoleón, participando, por ejemplo, en el Bloqueo Continental de de Francia por las objeciones de su Secretario de Estado Consalvi, quien se vio obligado a renunciar. Sin embargo, la aquiescencia del Papa no lo salvaría: el 10 de junio de 1809, Napoleón invadió nuevamente los Estados Pontificios.

Caricatura de James Gillray
Caricatura de James Gillray

Pío VII no tuvo más remedio que emitir los memorandos Quum de la bula papal, excomulgando al Emperador y a cualquiera involucrado en este asalto al papado.

Leer también:  Historia del reparto de África

El “disparo” de advertencia de la iglesia se escuchó fuerte y claro en la corte de Napoleón. El general francés Miollis, temiendo un levantamiento popular en apoyo del pontífice, ordenó a sus tropas que avanzaran por el palacio. Despertado por los soldados, Pío VII, de 66 años, se encontró cautivo.

napoleon pio viiPoco después de su llegada, Pío VII consagró la iglesia en La Voglina en Piemonte con la intención de que el área se convirtiera en su base espiritual durante el exilio. Pero en la primavera de 1812, el Papa fue secuestrado de nuevo y llevado a Fontainebleau en Francia.

Poco antes del viaje del Papa, Napoleón le había escrito al Príncipe Borghese en Turín: “Se tomarán precauciones para que Pío VII pase por Turín, Chambéry y Lyon de noche… El Papa no debe viajar con su túnica pontificia, de tal manera que en ninguna parte pueda ser reconocido”.

En este punto, Pío VII no se encontraba bien: durante el viaje a través de los Alpes, sus intestinos le jugaron una mala pasada y tuvo fuertes fiebres. Incluso le dieron la extrema unción durante el arduo viaje sobre el Paso del Mont Cenis, pero finalmente llegó al castillo de Fontainebleau, donde permanecería prisionero durante los siguientes dos años. El 25 de enero de 1813, Pío VII se vería obligado a firmar el Concordato de Fontainebleau, en el que renunciaba a su soberanía. Pero unas semanas después de su promulgación, Pío VII comenzó a revocar las concesiones que había hecho en él.

Al final, no importó: Napoleón abdicó el 11 de abril de 1814 y Pío VII regresó a Roma unas semanas más tarde, donde fue recibido calurosamente como héroe y defensor de la fe.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.