Inicio Edad Moderna Por qué Pedro el Grande torturó y mató a su propio hijo

Por qué Pedro el Grande torturó y mató a su propio hijo

pedro grande

Muchos monarcas a lo largo de la historia han matado a miembros de su familia. Enrique VIII de Inglaterra, por ejemplo, decapitó a dos esposas y varios primos. Cleopatra maquinó el asesinato de dos hermanos (uno de los cuales también era su esposo). Y Atahualpa, el último emperador inca, ordenó la ejecución de su hermano.

Pero el que se lleva la palma por su frialdad y maquinación fue el zar ruso Pedro el Grande, quien en 1718 torturó hasta la muerte a su hijo mayor por supuestamente conspirar contra él.

A Pedro I, más conocido como Pedro el Grande, generalmente se le atribuye el mérito de haber llevado a a la . Durante su etapa como zar, desde 1682 hasta su muerte en 1725, implementó una variedad de reformas que incluyeron la modernización del calendario y el alfabeto rusos y la reducción de la autonomía de la Iglesia Ortodoxa.

Tsarevich Alexei Petrovich de Rusia, hijo de Pedro el Grande

Pedro incluso instituyó un impuesto sobre las barbas como parte de sus esfuerzos para hacer que los rusos se vieran y actúaran más como los europeos occidentales. Al mismo tiempo, construyó la primera armada real de Rusia, actualizó el ejército y consiguió un buen número de victorias militares. Estableció la ciudad de San Petersburgo y luego trasladó allí la capital desde Moscú. El zar terminó rompiendo por completo la cultura política moscovita [tradicionalista].

Para disgusto de Pedro, sin embargo, su hijo mayor y heredero, el tsarevich Alexei, creció pensando de manera diferente. La madre de Alexei, Eudoxia, era piadosa y conservadora, y su matrimonio con el zar resultó ser difícil. En 1698, cuando Alexei tenía ocho años, Pedro la dejó y la obligó a entrar en un convento. A partir de entonces, Alexei fue criado en gran parte por sus tías, aunque también recibió tutoría de la época de la Ilustración en lenguas extranjeras y matemáticas y estudió en el extranjero en la Alemania actual.

Como muchos hijos de monarcas europeos, Alexei no veía a menudo a su padre, que pasó gran parte de su reinado luchando contra los otomanos y los suecos y viajando por Europa occidental. Entonces la relación paterno-filial era buena, dentro de lo que cabe… Eso comenzó a cambiar alrededor de 1711, cuando Pedro casó al tsarevich con una princesa alemana llamada Carlota. Aunque al principio estaba relativamente complacida con su esposo, la joven pronto se encontró sola y aislada, quejándose en cartas de la falta de cariño y los abusos con el alcohol de Alexei. Murió de complicaciones postparto después del nacimiento de su segundo hijo en 1715, momento en el que Alexei había comenzado una relación extramatrimonial con una sierva, Afrosina Fedorova.

La abdicación de tsarevich Alexei de Rusia

Mientras tanto, todavía dolorido por el destierro de su madre, Alexei no asistió a la boda en 1712 de Pedro y su segunda esposa, Catalina. La relación padre-hijo se resquebrajó en octubre de 1715, cuando el zar escribió una carta a Alexei lamentando su falta de destreza militar y amenazando con privarlo de la sucesión “ya que uno puede cortar a un miembro inútil”. Pedro agregó que preferiría transmitir la corona “a un digno extranjero que a mi propio hijo”.

Al reprender a Alexei, Pedro aparentemente esperaba asustarlo. Pero el aterrorizado tsarevich se ofreció a renunciar a su derecho al trono, diciendo que se sentía incapacitado para el servicio y que el zar debería ser “un hombre más vigoroso que yo”. A pesar de las garantías de Alexei de que no quería tener nada que ver con el gobierno, Pedro temía que sus oponentes se unieran a su hijo. Después de todo, Alexei estaba aliado con muchos de los intereses y fuerzas dentro de la sociedad y la élite política que se oponía a los cambios radicales del zar. Por lo tanto, Pedro le ordenó a Alexei luchar por la sucesión o convertirse en monje.

pedro i
Pedro I

Alexei aceptó ingresar en un monasterio. Pero en lugar de hacerlo, pidió prestado dinero y huyó del país disfrazado, acompañado solo por Afrosina (que estaba vestida como un hombre) y tres sirvientes. Apareció en Viena, Austria, en noviembre de 1716, y se puso a disposición del emperador Habsburgo Carlos VI, que estaba casado con la hermana de su difunta esposa, Carlota.

Esta maniobra del tsarevich puso a los austriacos en una posición complicada. Por un lado, Carlos VI no deseaba provocar una pelea con Rusia. Pero, por otro lado, se sentía obligado a responder como el cuñado de Alexei y no era admirador de Pedro. Austria era una gran potencia en el siglo XVIII, y no les gustaba el hecho de que Pedro, al derrotar a los suecos y al aliarse con los daneses y los prusianos, hubiera amasado un poder tan grande.

Monumento a Pedro el grande

En última instancia, Carlos VI decidió trasladas a Alexei, ocultándolo primero en un castillo en los Alpes y luego en un castillo con vista a Nápoles. Por desgracia para Alexei, sin embargo, los agentes de Pedro lograron seguirle la pista, y en septiembre de 1717 se le entregó una carta en la que el zar arremetió contra su “desobediencia”, pero prometió ante Dios, no castigarlo, siempre y cuando regresara a Rusia.

Antes de su fuga, un confidente había advertido a Alexei: “Recuerda, si tu padre envía a alguien para convencerte de que regreses, no lo hagas. Él hará que seas decapitado públicamente”. Pero el tsarevich ignoró este sabio consejo. A regañadientes, volvió a Rusia a principios de 1718, cayó de rodillas frente a Pedro I y suplicó perdón como parte de un espectáculo público en el que fue desheredado.

El zar luego le exigió que nombrara a sus cómplices, lo que condujo a la tortura de docenas de amigos del tsarevich. Algunos fueron ejecutados, mientras que otros fueron desterrados o encarcelados. Pedro incluso tomó medidas contra su ex esposa,  confinándola a otro convento más remoto.

En este punto, Alexei aparentemente aún esperaba una vida tranquila con Afrosina en el campo. Pero incluso ella terminó testificando en su contra, después de lo cual Alexei fue encarcelado, llevado a juicio y torturado. La mayoría de las fuentes afirman que fue azotado 25 veces el 19 de junio de 1718 y que, cuando la tortura comenzó de nuevo cinco días después, confesó haber conspirado por la muerte de su padre.

El 26 de junio (o el 7 de julio por el Nuevo Estilo o calendario gregoriano), el tsarevich murió de sus heridas.

Referencias: Life of Peter I, 1985 – web History

Por qué Pedro el Grande torturó y mató a su propio hijo
4.9 (97.5%) 8

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.