Inicio Edad Contemporánea Norilsk, la ciudad más extrema de la historia de Rusia

Norilsk, la ciudad más extrema de la historia de Rusia

Norilsk
Tiempo de lectura: 4 minutos

Norilsk es una ciudad de frío extremo y contaminación brutal, sin embargo, 177,000 personas viven aquí

Norilsk, una ciudad de extremos

A unos 400 km al norte del Círculo Polar Ártico se encuentra la ciudad rusa de Norilsk. La única ciudad del Ártico más grande que esta urbe es la también ciudad rusa de Murmansk, pero no está tan al norte.

Una escena surrealista de humo y hielo en Norilsk
Una escena surrealista de humo y hielo en Norilsk

Como podría esperarse, su clima local es extremo. En enero, la temperatura promedio es de -25 grados. El mínimo histórico es casi -53. En invierno, los trabajadores a veces no pueden esperar en una parada de autobús por temor a morir congelados.

Durante casi tres meses al año, no hay luz del día. En junio y julio, no hay noche

Pero el secreto de la existencia de la ciudad, a pesar de su clima riguroso, es la riqueza de metales enterrados bajo la nieve.

Norilsk se encuentra sobre uno de los depósitos de metales más valiosos del mundo. Las reservas de metales de las minas de Norilsk son las más grandes del mundo con casi dos mil millones de toneladas. Como tal, la ciudad se ha convertido en uno de los mayores productores de níquel y es la mayor fuente de paladio en el mundo. El paladio se usa en electrónica y es el mineral más valioso que se vende a más 49 euros el gramo.

Aquí, los niños en Norilsk reciben dosis diarias de luz ultravioleta para compensar la falta de luz solar que experimentan durante el largo invierno
Los niños en Norilsk reciben dosis diarias de luz ultravioleta para compensar la falta de luz solar que experimentan durante el largo invierno

También hay una buena cantidad de cobre enterrado debajo de la nieve. Las minas de Norilsk fueron controladas originalmente por la empresa estatal, Norilsk Nickel, bajo el control soviético. Las minas fueron privatizadas en 1993 y hoy se llaman Nornickel.

la ciudad mas friaNornickel es el motor de Norilsk, ya que emplea a aproximadamente 80,000 personas. Hoy, la compañía continúa atrayendo a los trabajadores para que se instalen en esta sombría ciudad de refinerías de fundición y arquitectura derruida de la era soviética, con un salario relativamente más alto que en empresas similares.

Una ciudad fundada por prisioneros

La ciudad de Norilsk se construyó en la década de 1920 por sus depósitos minerales, pero la ciudad fue fundada oficialmente en 1935 por el líder soviético Joseph Stalin.

Prisioneros del gulag construyen el Ferrocarril Salekhard-Igarka, llamado el Camino de la Muerte, que atraviesa Siberia hasta Norilsk. Está incompleto al día de hoy
Prisioneros del gulag construyen el Ferrocarril Salekhard-Igarka, llamado el Camino de la Muerte, que atraviesa Siberia hasta Norilsk. Está incompleto al día de hoy

Stalin estableció un sistema de campos de trabajos forzados llamados gulags, uno de los cuales fue desplegado en Norilsk para extraer los metales debajo de su permafrost. Este gulag se llamaba Norillag y albergaba en su mayoría a disidentes políticos. Entre 1935 y 1953, se estima que 650,000 prisioneros fueron enviados aquí. Las condiciones en el gulag eran tan extremas como en el Ártico. Los presos podían trabajar hasta 14 horas al día, un infierno.

Durante el breve verano, los residentes de un suburbio de Norilsk disfrutan de la luz y el calor mientras dura
Durante el breve verano, los residentes de un suburbio de Norilsk disfrutan de la luz y el calor mientras dura

Un sobreviviente de Norillag recordó que “era un trabajo duro, horrible… No teníamos ningún día libre, excepto cuando hacía – 45 ó – 50 afuera. Solo se nos permitía escribir una carta al año. Y no nos dejaban tener fotografías de nuestros parientes“.

Los meses más cálidos no tienden a superar los 15 grados
Los meses más cálidos no tienden a superar los 15 grados

Algunos prisioneros en el gulag estaban tan desesperados que se cortaron las manos para no poder seguir trabajando. Después de la muerte de Stalin en 1953, los levantamientos de gulag comenzaron de inmediato. En 1956, el gulag de Norillag fue cerrado, pero para entonces se estima que 250,000 prisioneros habían muerto.

Incluso hoy, los restos de prisioneros se descubren durante el deshielo de verano de la ciudad. En su honor, Norilsk ha establecido un museo dedicado a los prisioneros del gulag.

Vida civil en una ciudad de extremos

Como podría esperarse, entre el tremendo frío y los prolongados períodos de oscuridad, la mayor parte de la actividad en la ciudad ocurre en interiores. Aún así, algunas almas valientes se unen al club de natación local Walrus y se sumergen en los ríos aledaños.

ciudad polo articoLas gentes de Norilsk a menudo se refieren a su ciudad como una “isla” y al resto de Rusia como el “continente”. Hasta 2017 no han tenido un internet medianamente aceptable.

Durante el verano, la gente del pueblo puede aventurarse en la tundra cuando es más habitable. Pero incluso en su momento más cálido, en Norilsk sigue haciendo frío.

Edificios de apartamentos de la era soviética en Norlisk. Algunos están habitados, otros están abandonados
Edificios de apartamentos de la era soviética en Norlisk. Algunos están habitados, otros están abandonados

Los habitantes que tienen la oportunidad de abandonar la ciudad suelen ser reacios a volver. Por otro lado, están aquellos residentes permanentes que se enorgullecen de su capacidad de prosperar en un lugar tan extremo.

El río de sangre de Norilsk

Desafortunadamente, toda la minería en Norilsk ha creado una pesadilla ambiental que Rusia ha tardado en limpiar. Norilsk ha sido nombrada como una de las ciudades más contaminadas del mundo, particularmente debido al alto contenido de dióxido de azufre creado a partir del proceso de fundición. De hecho, en algunos años, se produjo más gas nocivo en esta pequeña ciudad que en todo un país como Francia.

En 2016, el derrame de una planta de níquel en Norilsk convirtió un río local en un rojo brillante, debido a la oxidación líquida
En 2016, el derrame de una planta de níquel en Norilsk convirtió un río local en un rojo brillante, debido a la oxidación líquida

Las emisiones mineras han destruido un área de árboles más grande que que media Comunidad de Madrid. En 2016, el derrame de las plantas de níquel convirtió el cercano río Daldykan en rojo, así que en consecuencia se le denominó el “río Sangre”. La muerte provocada por enfermedades respiratorias también es mayor aquí que en el resto de Rusia.

Sin embargo, Nornickel ha tomado medidas para intentar limpiar la zona. En 2016 cerró su antigua fundición de 1942, que era el peor emisor de dióxido de azufre. Esto ha tenido algún efecto, por lo que en 2019 las emisiones de dióxido de azufre se redujeron en 200,000 toneladas.

Nornickel planea gastar alrededor de tres mil millones para ayudar a modernizar la mina y reducir las emisiones. De hecho, la ciudad no tiene otra opción, ya que se está convirtiendo en una víctima del cambio climático provocado por su propia contaminación.

A medida que aumentan las temperaturas globales, el permafrost sobre el que se asienta Norilsk se descongela, otro motivo de alarma en la ciudad más extrema de Rusia.

(*) Referencias: allthatsinteresting, Wikipedia Imágenes: WikimediaCommons

2 COMENTARIOS

  1. ¿Y de verdad nos creemos que sólo con transformar los coches en eléctricos y cuatro medidas más acabamos con el cambio climático y la contaminación?. Hay muchas más ciudades como esta repartidas por el mundo y mientras no haya un consenso global de todo el mundo y todas las naciones, todas apoyando a todas, no haremos más que seguir con la carrera de destrucción que hemos emprendido hace años. Y eso que yo soy lo menos alarmista que se pueda imaginar

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.