Inicio Edad Antigua No te emborraches frente a tus suegros y sé práctico en el...

No te emborraches frente a tus suegros y sé práctico en el matrimonio

curiosidades historia

Impresionar a los padres de tu amada solía (y suele) ser vital, ya que históricamente la novia necesitaba el permiso de su padre para casarse. Dicho esto, una buena sugerencia podría ser no emborracharte delante de tus suegros a las primeras de cambio…

En el siglo VI aC, Clístenes, el tirano de Sición, quería casar a su hija, Agarista. En lugar de simplemente aceptar un precio por ella, una buena dote, organizó una competición para encontrar al mejor pretendiente. Su llamada fue respondida por 12 de los solteros más elegibles en el mundo griego.

Los pretendientes pasaron por desafíos como carreras de carros y lucha durante todo un año para demostrar su valía, y no dejó de deslumbrarlos con su riqueza y generosidad. Entre los candidatos destacaban dos: Megacles II, hijo de Alcmeón, e Hipoclides, hijo de Tisandro.

Para elegir a uno de ellos Clistenes representó una gran borrachera, portándose Megacles de forma correcta mientras que Hipoclides bebió lo indecible, bailó libidinosamente y enseñó sus partes.

Finalmente se decidió por Megacles II de Atenas, jefe de los alcmeónidas e hijo de Alcmeón, que a su vez era hijo de Megacles I. Le concedió a su hija “según las leyes atenienses”, con la cual engendró a Hipócrates y a Clístenes II, (el introductor de la democracia ateniense), que llevó el nombre de su abuelo, como era costumbre.

Leer también:  ¿Quién fue el primer faraón de Egipto?

Los egipcios eran prácticos en el matrimonio

A veces, obtienes mejores resultados al mostrar tu lado práctico. Esa es una lección que podemos aprender de los antiguos egipcios, quienes, por lo que sabemos, eliminaron en gran medida los rituales de cortejo y las ceremonias complicadas. Si una mujer trasladaba sus cosas de la casa de sus padres a la casa de un hombre, eso significaba que estaban casados. Por lo general, había un acuerdo prenupcial entre el esposo y el padre de la esposa, para los casos de ruptura.

matrimonio antiguo egiptoLos divorcios también parecían ser un asunto directo, particularmente para ese período de nuestra . Se esperaba que las parejas permanecieran juntas toda la vida (y más allá), pero en caso de problemillas, dividían sus posesiones y los niños se iban con la madre. Esto no se aplicaba en el caso del adulterio, que era muy mal visto y llevaba consigo castigos severos (incluso la muerte).

Nada de esto significa que en un matrimonio práctico no hubiera espacio para el amor o el romance. El visir Ptahhotep escribió Las máximas de Ptahhotep”, una colección de sabiduría que se transmitía entre generaciones. Aconsejaba a los esposos que “amaran a su esposa; la alimentaran y vistieran bien y ella sería feliz”. Algunos de los primeros ejemplos de literatura romántica provienen de inscripciones egipcias en las que los hombres elogiaron la belleza de sus esposas.

Leer también:  Historia de las pirámides

(*) Referencias: Una Historia de (Jason Thompson), Listverse, Wikipedia

3 COMENTARIOS

  1. En algunas cosas eran más avanzados y, sobre todo, más prácticos que la sociedad actual. Lo de no pasarse con el bebercio delante de los suegros es buena cosa. Hoy tampoco se aconseja y mucho menes pillarse un moco delante de tu jefe. Y empezar a decir tonterías. Delante de los amigos, sin embargo, está bien visto, siempre que no se trate de un entierro o algo así.
    Un saludo, ¡hips!

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.