Inicio Edad Moderna Las maravillosas villas pontificias en Castel Gandolfo

Las maravillosas villas pontificias en Castel Gandolfo

castel gandolfo

La ciudad de Roma, un cofre del tesoro de la historia y el arte, ofrece emociones a todos los turistas en todos los rincones, pero también vale la pena visitar Castel Gandolfo. Si te encuentras en la capital, no puedes evitar ir a la cercana localidad (a unos 24 km), conocida por albergar al Santo Padre durante el verano.

También puede ser la ocasión adecuada para sumergirse en el pasado al abordar el evocador tren de época de las Villas Pontificias: el ferrocarril, que comienza su trayecto en la antigua estación del Vaticano, te lleva a Castel Gandolfo. Sin embargo, recuerda que el servicio solo está disponible los sábados y es necesario hacer una reserva online: salida a las 10.45 am y regreso programado a las 5.24 pm.

tren castel gandolfoPasea por el espléndido pueblo, pero no olvides que el orgullo de estos es el Palacio ApostólicoVilla Cybo y Villa Barberini, accesibles al público de lunes a sábado. Además, hay aperturas especiales programadas los domingos de mayo, junio, septiembre y octubre. Ahora vamos a descubrir las residencias más importantes.

1. El palacio papal (o palacio apostólico)

El palacio apostólico fue construido entre 1624 y 1626 a instancias del papa Urbano VIII  (‎Maffeo Barberini), pero el primer pontífice que se estableció en la residencia fue Alejandro VII, quien fue elegido en 1655. El proyecto del edificio, en el área anteriormente ocupada por el castillo feudal de las familias Gandolfi y Savelli, se confió a Carlo Maderno, pero Gian Lorenzo Bernini también se unió a la obra, construyendo un portal, que ya no existe en la actualidad, en los jardines y un ala del edificio. La residencia, abandonada en 1870, volvió a recibir a los religiosos en 1929 cuando se firmaron los pactos de Letrán.

Palacio de Castel Gandolfo
Palacio de Castel Gandolfo

En la Piazza della Libertà, echa un vistazo a la fachada del edificio en la que el escudo de armas papal y algunas inscripciones en latín son fácilmente reconocibles. Luego entra al Tribunal de Audiencias, que conduce a través de la Gran Escalera hasta el piso noble que alberga varias salas notables en una sucesión rectilínea, como en las Galerías de los Museos Vaticanos. Visita el Salone degli Svizzeri (en su interior alberga el alto relieve que reproduce el Descendimiento de la Cruz), la Sala dei Palafrenieri y la Sala dei Guardie Nobili. Seguido por la Sala dei Camerieri de Cappa y Spada y la Sala dei Bussolanti. Estas salas cuentan con un gran patrimonio pictórico perteneciente a distintas épocas.

Luego continúa tu visita en la Sala del Trono, la Sala del Concistoro y la Galería de Benedetto XIV que te guía a la encantadora Capilla Papal de Urbano VIII, finamente decorada con frescos y estucos. Lo más curioso, sin embargo, es el Apartamento Pontificio, que consta de un estudio, un comedor, un dormitorio y una capilla privada.

De vuelta a la plaza, levanta los ojos al cielo para ver las dos cúpulas blancas que se encuentran en el techo del ala más septentrional: estás mirando el llamado Observatorio Vaticano, un observatorio astronómico que alberga, entre sus muros, varios instrumentos para contemplar la bóveda celeste y realizar investigaciones científicas (conferencias y eventos abiertos al público se realizan periódicamente en este lugar).

2. Villa Cybo

El edificio fue diseñado por el arquitecto Francesco Fontana, quien, después de ser elegido como asesor del Palacio Papal, decidió construir su propia casa en esa misma zona. A lo largo de los años, la casa fue ocupada diferentes propietarios: en 1717, la residencia fue comprada por el Cardenal Camillo Cybo-Malaspina; luego le siguieron Livio Odescalchi (Duca di Bracciano) y el Papa Clemente XIV, quien, en 1773, decidió anexar el complejo al Palacio Papal.

jardines barberiniDespués se convirtió, a instancias de Gregorio XVI, en un instituto escolar reservado solo para los hombres. Finalmente, en 1957, se llevaron a cabo algunas obras de modernización a petición específica de Pío XII, de la sala de audiencias (diseñada por el arquitecto Galeazzi). Antes de continuar el recorrido echa un vistazo a la fuente de las lavanderas.

3. Villa Barberini y sus jardines

Villa Barberini fue construida en la primera mitad del siglo XVII por Taddeo Barberini, nieto del Papa Urbano VIII. La vivienda, sobre las ruinas de la antigua Villa di Domiziano, se remonta al siglo I dC, y algunos de sus restos aún son visibles (teatro, cryptoporticus e hipódromo).

Los trabajos de construcción y el reordenamiento de los jardines, que terminaron en 1635, llevan la firma de Gian Lorenzo Bernini, quien también amplió la residencia de caza de Monseñor Scipione Visconti. Villa Barberini y su maravilloso parque vivió entonces, en 1870, un largo y triste período de abandono (el año marcado por la captura de Roma por el Reino de Italia), pero todo cambió en 1929, cuando se firmaron los Pactos de Letrán. Antes de abandonar la residencia papal, te sugerimos que des un paseo por el jardín y visites el Antiquarium.

jardines barberini castel gandolfoEl exuberante parque es un verdadero ramo de flores y plantas coloridas, mientras que el Antiquarium conserva, en siete habitaciones, un patrimonio valioso y digno de mención. Al recorrer las diferentes habitaciones, se pueden admirar restos del período Domiciano, piezas que pertenecían al ajuar privado del emperador, varias estatuas y esculturas.

4. Conclusiones

Castel Gandolfo, uno de los pueblos más hermosos de toda la bota italiana, tiene un patrimonio histórico, arquitectónico y naturalista excepcional. Por lo tanto, una visita es un buen consejo para desconectar del caos y el tráfico de la ciudad y disfrutar de todo lo que este sitio de “buen retiro papal” tiene para ofrecer. La oferta se completa con la Iglesia Nostra Signora del Lago y la de Santa Maria Assunta.

(*) Referencias: romehints.com Imágenes:WikimediaCommons, Zaharenia Atzitzikaki _ Flickr

Las maravillosas villas pontificias en Castel Gandolfo
4.9 (97.33%) 15

2 COMENTARIOS

  1. Ya es casualidad. Mi hijo menor anda por razones de trabajo entre España e Italia, y el último lugar donde recaló fue precisamente en esa localidad en las afueras de Roma.
    Un abrazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.