Inicio Edad Media 30 años, 44 países, 120.000km: las aventuras del mayor explorador de la...

30 años, 44 países, 120.000km: las aventuras del mayor explorador de la historia, Ibn Battuta

ibn battuta

Ibn Battuta viajó por el territorio de lo que ahora son 44 países, se casó al menos diez veces y escribió el relato más completo de como era la vida en el siglo XIV

En 1325, cuando tenía 21 años, Ibn Battuta emprendió un viaje que debería haber durado poco más de un año. Terminó durando 30.

En este viaje, Battuta se convirtió en una especie de Marco Polo de . Se aventuró por 120.000m de territorio que ahora forman aproximadamente 44 países. A lo largo de su viaje, se topó con piratas y asaltadores, y se unió a caravanas de misteriosos extranjeros, lo cual le valió para compilar uno de los escritos más completos del siglo XIV conocido como Rihla .

La aventura de Ibn Battuta comienza

Ibn Battuta nació en febrero de 1304 en una familia de eruditos legales en Tánger, Marruecos. Como era habitual en el norte de África en ese momento, probablemente habría estudiado en su juventud en un centro de jurisprudencia islámica, donde se le habría alentado a hacer la peregrinación a La Meca.

Fue este hajj (peregrinación a la Meca) lo que finalmente le llevaría a casi 30 años de exploración, a pesar de que había proyectado un viaje de 16 meses.

historia ibn battuta
Una pintura de Ibn Battuta, autor de la exhaustiva serie de viajes Rihla , realizada después de su muerte.

Aunque lo menciona poco en la Rihla, de la descripción de Battuta de irse a su hajj particular se desprende claramente que estaba muy unido a su familia ya que lamentó profundamente haber dejado atrás a sus padres y su tierra natal. También tenía otra gran preocupación, el hecho de tener que viajar en solitario.

“Comencé sólo, no teniendo ningún compañero de viaje con cuya compañía pudiera encontrar alegría, ni caravana a la que pudiera unirme, sino que me dejé arrastrar por un impulso dominante dentro de mí y un deseo largamente querido en mi seno de visitar estos santuarios ilustres”, escribió en el extenso relato de sus viajes.

“Así que me preparé con firme decisión para abandonar a mis seres queridos, mujeres y hombres, y abandoné mi hogar cuando los pájaros abandonaron sus nidos. Me pesó profundamente separarme de ellos, y ambos, nosotros y yo, estábamos afligidos de tristeza por esta separación”.

Itinerario de Battuta

El viaje de Ibn Battuta comenzó en solitario montado en un burro. Sin embargo, pronto se vio obligado a unirse a una caravana por seguridad, ya que un hombre joven que viajara solo era un objetivo fácil para los atracadores y las bandas de ladrones. Sin embargo, la vida en la caravana no fue mucho más fácil, ya que Battuta era vulnerable a las enfermedades. De hecho, en poco tiempo se vio afectado por una fiebre tan severa que tuvo que atarse a la silla de su burro para evitar caerse y quedarse atrás.

Sin embargo, continuó e incluso encontró tiempo para casarse con una joven por el camino. Ella fue la primera de las 10 mujeres con las que se casaría a lo largo de sus aventuras.

La primera etapa del viaje llevó a Battuta a Egipto a lo largo de la costa norte de África. Allí recorrió El Cairo, Alejandría y otros lugares históricos de relevancia religiosa, dejando patente su asombro. Desde allí continuó a La Meca, su destino previsto, donde completó su hajj.

ibn battuta historia
Una ilustración de un libro del siglo XIII que representa a un grupo de peregrinos en un hajj

Al término de la peregrinación, la mayoría de los viajeros volvían a casa. Pero Battuta se sintió llamado a un nivel más profundo para continuar viajando y aprendiendo, así que partió hacia Oriente, concretamente a Persia e Irak.

En su viaje con una caravana a Persia, Battuta soñaba repetidamente con montar un ave gigante que lo llevaba al este. Un hombre santo con el que se encontró le interpretó el sueño e insistió en que significaba que se convertiría en un viajero del mundo.

Poco sabía Ibn Battuta que aquella profecía se cumpliría…

Más allá de la peregrinación

Desde Persia e Irak, Battuta viajó a la actual Azerbaiyán y Yemen, luego regresó a África para visitar el Cuerno del continente, la costa de Somalia y Mogadishu, Tanzania y Kenia. Después de su viaje a África, se trasladó a la India en un barco con destino a Turquía. Viajó de Turquía a Afganistán y entró en la India a través de las montañas de Hindu Kush.

mapa battuta
Itinerario de Ibn Battuta

En la India, como lo había hecho muchas veces antes, Battuta confió en su experiencia como erudito religioso para ganarse su sustento. Encontró trabajo con un sultán islámico como juez e incluso se estableció brevemente para casarse (de nuevo) y tener hijos. Sin embargo, su estilo de vida inquieto provocó que después de unos pocos años, en 1341, el el Sultán lo enviara en una caravana al este. Pero el viaje no fue como estaba previsto…

Piratas hindúes atacaron los barcos de Battuta mientras viajaban por la costa india. Battuta fue secuestrado y robado. Incluso después de escapar, se encontró atrapado en una tormenta que hundió varios de sus barcos y acabó con la vida de muchos de sus compañeros, según sus relatos en la Rihla

Decidido a no viajar directamente a Oriente, Battuta pasó un tiempo en las Maldivas, donde se estableció nuevamente por un período de tiempo, se casó y tuvo hijos y fue juez. Sin embargo, más o menos un año después, decidió reanudar su viaje a Oriente y ver qué podían ofrecer las tierras asiáticas.

A través de Sri Lanka, donde descubrió algunas de las perlas más puras que jamás había visto, Battuta llegó al puerto de embarque de Quanzhou, China. Se maravilló ante el tamaño de las ciudades chinas y las proclamó las más grandes y hermosas que cualquier otra cosa que hubiera visto. También elogió su actitud hacia los viajeros.

El final de un viaje, el comienzo de un legado

Este viaje a Oriente resultaría ser el último de Ibn Battuta.

Como había llegado al fin del mundo conocido en ese momento, no tenía a dónde ir sino a casa. Y así, casi tres décadas después de salir de Marruecos por un hajj a La Meca, regresó.

Aunque ya no viajaba físicamente, Ibn Battuta se aseguró de que sus viajes continuaran. Al regresar a casa en 1354, contó con la ayuda de un escritor llamado Ibn Juzayy para compilar sus memorias.

Durante varios años dictó todos los detalles de sus increíbles aventuras a Juzayy. Le habló de los piratas con los que se había encontrado, los monzones que había evitado, las esposas e hijos que había llegado a amar, y las cosas hermosas que había visto.

El resultado fue una historia oral conocida como Un regalo para aquellos que contemplan las maravillas de las ciudades y de viajar, más comúnmente conocida como Rihla , que en árabe significa “viaje”.

Hoy, Rihla se considera uno de los escritos más completos de la vida en el siglo XIV y una de las perspectivas más convincentes de las costumbres dentro de los diferentes imperios.

tumba ibn battuta
El posible sitio de la tumba de Ibn Battuta ubicada en una casa en la Medina de Tánger

Misteriosamente después de publicar Rihla, Ibn Battuta desapareció. Surgieron rumores de que se había establecido nuevamente y se convirtió en juez y murió alrededor de 1368, sin embargo, la historia demuestra que no pudo haber durado mucho más. Quizás se quedó quieto, pero es más probable que siguiera adelante, con la intención de encontrar lugares nuevos e inexplorados. Tal vez simplemente encontró algo tan impresionante que nunca regresó.

(*) Referencias: allthatsinteresting.com, Las aventuras de Ibn Battuta (1978, Robert Taylor) Imágenes: WikimediaCommons

30 años, 44 países, 120.000km: las aventuras del mayor explorador de la historia, Ibn Battuta
4.9 (98.57%) 14

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.