Inicio Edad Media Cómo los siete pecados capitales comenzaron como ‘ocho pensamientos malvados’

Cómo los siete pecados capitales comenzaron como ‘ocho pensamientos malvados’

origen siete pecados capitales
Tiempo de lectura: 4 minutos

La idea de enumerar los vicios comenzó en el siglo IV

En el siglo IV, un monje cristiano llamado Evagrio Póntico escribió lo que se conoce como los «ocho pensamientos malvados»: glotonería, lujuria, avaricia, ira, pereza, tristeza, vanagloria y orgullo.

Evagrio no estaba escribiendo para una audiencia general. Como monje ascético de la iglesia cristiana oriental, sus textos se dirigían a otros monjes sobre cómo estos ocho pensamientos podían interferir con su práctica espiritual. El alumno de Evagrio, Juan Casiano, llevó estas ideas a la iglesia occidental, donde fueron traducidas del griego al latín. En el siglo VI, San Gregorio Magno, que se convertiría en el Papa Gregorio I, las reorganizó en su comentario sobre el Libro de Job , quitando la «pereza» y agregando «envidia». En lugar de darle al «orgullo» su propio lugar en la lista, lo describió como el gobernante de los otros siete vicios, que se conocieron como los siete pecados capitales.

Tomás de Aquino retoma la lista

Santo Tomás de Aquino (1225-1274)
Santo Tomás de Aquino (1225-1274)

Avancemos rápido hasta el siglo XIII, cuando el teólogo Tomás de Aquino volvió a revisar la lista en Summa Theologiae («Resumen de la teología»). En su lista, trajo de vuelta la «pereza» y eliminó la «tristeza». Como Gregorio, Aquino describió el «orgullo» como el gobernante supremo de los siete pecados. Los pecados capitales actuales del Catecismo de la Iglesia Católica son básicamente los mismos que los de Santo Tomás de Aquino, excepto que el «orgullo» reemplaza a la «vanagloria».

Los siete pecados capitales fueron un motivo popular en el arte y la literatura medievales, y esto probablemente los ayudó a persistir como concepto a lo largo de los siglos, llegando finalmente al cine y la televisión. Las películas Seven (1995) y Shazam (2019) tratan sobre los siete pecados capitales. Incluso en Gilligan’s Island, la comedia de situación estadounidense que se emitió entre 1964 y 1967, se suponía que cada personaje representaba un pecado mortal diferente, según el creador del programa (Gilligan era un «perezoso»). Aquí, echamos un vistazo a la lista que ha fascinado a la gente durante tanto tiempo.

Grabado de los 7 pecados capitales
Grabado de los 7 pecados capitales

1. Vanagloria / Orgullo

Las listas de los siete pecados a menudo usan vanagloria y orgullo de manera indistinta. Pero técnicamente, no son lo mismo. La vanagloria es algo así como ese vicio que nos hace revisar nuestro recuento de ‘me gusta’ en las redes sociales. La vanagloria es la búsqueda de la aclamación popular. En contraste, el orgullo es un pecado en el que esencialmente nos atribuimos el crédito espiritual por lo que hemos hecho, en lugar de «atribuir las buenas obras a Dios».

2. Avaricia

Gregorio el Grande escribió que la avaricia no es solo un deseo de riqueza, sino de honores [y] altos cargos. Él era consciente de que las cosas que consideraríamos inmateriales también podrían ser objeto de avaricia. Si bien algunos de los pecados pueden variar entre listas, la avaricia o la codicia aparecen en todos ellos.

3. Envidia

Evagrio no añadió envidia a su lista, pero sí incluyó tristeza. La tristeza está estrechamente relacionada con la envidia porque la envidia se refiere en realidad a dos cosas: una es alegría por la desgracia de otro y [la otra es] dolor por la fortuna de otra persona. Gregorio articuló esto cuando agregó la envidia a su lista de vicios, escribiendo que la envidia engendraba «júbilo por las desgracias de un vecino y aflicción por su prosperidad».

4. Ira

La ira puede ser una reacción normal a la injusticia, pero la ira es algo más. El Catecismo dice que “Si la ira llega al punto de un deseo deliberado de matar o herir gravemente a un vecino, está gravemente en contra de la caridad; es un pecado mortal». Los artistas medievales representaron la ira con escenas de personas peleando y escenas de suicidio.

5. Lujuria

La lujuria es tan amplia que abarca el sexo fuera del matrimonio heterosexual, así como el sexo dentro del matrimonio heterosexual. El Catecismo define la lujuria como un “deseo desordenado o un disfrute excesivo del placer sexual. El placer sexual es moralmente desordenado cuando se busca para sí mismo, aislado de sus propósitos procreadores y unitivos”.

De todos los pecados, este es probablemente en el que más ha cambiado en la opinión pública. Aunque la iglesia católica se opone oficialmente al control de la natalidad y al matrimonio entre personas del mismo sexo, las encuestas muestran que la mayoría de los católicos creen que la iglesia debería permitir el control de la natalidad y que el matrimonio entre personas del mismo sexo debería seguir siendo legal.

6. Gula

Los primeros teólogos cristianos entendieron que la glotonería incluía beber demasiado alcohol y comer en exceso. “Si simplemente tengo que comer la comida más delicada, la comida más cara, eso puede ser una forma de glotonería”.

7. Pereza

La pereza ha llegado a significar «vagancia» hoy en día, pero para los primeros teólogos cristianos, significaba «una falta de cuidado para realizar deberes espirituales». Aunque Gregorio no incluyó la pereza en su lista de los siete pecados, sí la mencionó cuando hablaba del pecado de la tristeza o la melancolía, escribiendo que la melancolía causa «la pereza en el cumplimiento de los mandamientos».

Cuando Aquino reemplazó la tristeza por la pereza en su lista de pecados capitales, mantuvo una conexión entre las dos. «La pereza es una especie de tristeza», escribió, «por la cual un hombre se vuelve apático para los ejercicios espirituales porque fatigan el cuerpo».

4 COMENTARIOS

  1. En mis tiempos mozos, la vanagloria y el orgullo eran reemplazados por la soberbia.
    En la Antología del disparate, célebre manual de barbaridades escolares, un alumno la definía así: «la soberbia es el apetito desordenado de comer y beber, y se corrige practicando la lujuria.» Toma ya.
    Saludos.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.