Inicio Curiosidades Piratas, corsarios, bucaneros, ¿cuál es la diferencia?

Piratas, corsarios, bucaneros, ¿cuál es la diferencia?

Compartir

En una conversación informal, las palabras piratabucanero y corsario tienden a usarse de manera más o menos parecida. Algunas personas, los que prestaron atención en la clase de historia, también añaden filibusteros. ¿Pero estas palabras significan lo mismo?

Pirata es el más general de los cuatro términos, y tiene su en los peiratēs” griegos, que significa “bandido”, y se puede aplicar a una amplia gama de mal comportamiento náutico, incluidos los ataques costeros y la interceptación de buques en alta mar. El robo, el secuestro y el asesinato se califican como actividades de piratería, siempre que haya agua y un barco involucrados. Si no hay agua ni barco, solo eres un bandido regular, un “malote” con menos glamour.

Para muchas personas, el término pirata evoca imágenes de la llamada “edad de oro” de la piratería, en los siglos XVII y XVIII, junto con legendarios como o el o sus equivalentes ficticios como o el capitán . Pero la piratería es un fenómeno mucho más universal y mucho más antiguo.

Un corsario era un pirata “con papeles”. Los eran individuos encargados por los gobiernos para llevar a cabo actividades cuasimilitares. Navegaban en barcos armados de propiedad privada, robaban buques mercantes y saqueaban asentamientos pertenecientes a un país rival. El más famoso de todos los es probablemente el almirante inglés Francis Drake , que hizo una fortuna saqueando asentamientos españoles en las Américas después de que Elizabeth I le concediera una comisión de corsario en 1572.

El uso de corsarios permitió a los estados proyectar el poder marítimo más allá de las capacidades de sus marinas regulares, pero tenía sus contras. Debido a que ser corsario era generalmente una ocupación más lucrativa que el servicio militar regular, tendía a desviar mano de obra y recursos.

Los corsarios a veces iban más allá de sus mandatos y atacaban barcos que no pertenecían al país indicado. Este asalto extracurricular y el saqueo no se distinguían de la piratería. En otras ocasiones, los piratas fuera de la ley operaban con el consentimiento tácito de un gobierno pero sin la autorización legal por escrito otorgada a los corsarios. En entornos históricos donde estas prácticas eran comunes, la línea entre corsario y pirata se torna borrosa.

El término corsario está vinculado al mar Mediterráneo, donde, desde finales del siglo XIV hasta principios del siglo XIX, el Imperio Otomano se batía en duelo con los estados cristianos de Europa por la supremacía marítima. En ambos lados, la lucha se libró tanto con las armadas convencionales como con los bandidos marinos sancionados por el estado llamados corsarios. Aunque en este caso el término corsario tenía una connotación religiosa añadida porque el conflicto era entre los poderes musulmanes y cristianos.

Algunos de los corsarios más notorios fueron los berberiscos de África del Norte, quienes estaban alineados con el Imperio Otomano pero a menudo iban más allá de la capacidad del imperio de controlarlos. En el lado cristiano, los Caballeros de San Juan, con base en Malta, hostigaron el transporte comercial musulmán.

El término bucanero es específico del Caribe y la costa del Pacífico de América Central. El nombre se deriva del francés boucan, una parrilla para ahumar carne, y se aplicó por primera vez a los cazadores de animales salvajes franceses que vivían en el oeste de La Española a principios del siglo XVII. En su mayoría se sustentaban cazando animales salvajes, pero también cometían piratería cuando surgía la oportunidad.

Con el tiempo, los atrajeron a una mezcla multinacional de aventureros y sinvergüenzas, y emigraron a Tortuga, una isla frente a la costa de La Española, en 1630. El principal enemigo de los bucaneros fue España, que controlaba formalmente La Española y Tortuga y trató de expulsarlos de sus posesiones. Hubo un intento español de ahuyentar a los bucaneros mediante el exterminio de los animales de caza en las islas, pero resultó contraproducente, porque dejó a los bucaneros más dependientes que nunca de sus incursiones en la navegación. Estas incursiones, a su vez, eran aplaudidas por los rivales coloniales de España, Inglaterra y Francia, que ofrecieron varias formas de apoyo.

Cuando Inglaterra se apoderó de Jamaica en 1655, los bucaneros se reubicaron allí. Bucaneros como William Dampier y Lionel Wafer influyeron en las representaciones de piratas de los escritores y  y, por lo tanto, fueron fuentes importantes para la imagen moderna de la cultura pop de la era dorada de la piratería.

2 COMENTARIOS

  1. Conviene distinguir bien entre pirata, corsario, filibustero y banquero. Cada uno tiene su especialidad y su estatus.
    Un saludo, Félix.

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)