Inicio En HDNH La leyenda del Silbón de Venezuela

La leyenda del Silbón de Venezuela

Compartir
Silbón, es un personaje conocido en las sabanas de , quien, según la Leyenda mató a su padre para comerle las asaduras (hígado, corazón e intestinos). Según versiones de los pueblerinos, un día quizo comer asadura de ganado y su padre salió a cazar el antojo de su hijo, pero no tuvo suerte de cazar nada, y al ver que su padre no regresaba salió a buscarlo y de camino lo vio con las manos vacías. El muchacho, al ver que este no traía lo que le pidió, lo mató y le llevo las asaduras a su madre para que las cocinara. Como no se ablandaban, la madre sospechó que eran las de su marido, y, preguntándole al muchacho, este confesó la verdad.
Fue maldito por su madre y su abuelo, quien le azuzaron un perro para que le mordiera y le frotaron las heridas con ají picante. Hasta el fin de los tiempos le persigue mordiéndole los talones; por eso se dice que el Silbón le teme a los perros y al ají picante, y va por las sabanas penando con una bolsa que contiene los huesos de su padre. Otras versiones dicen que castiga a los hombres borrachos que van de fiesta en fiesta y en su bolsa lleva los huesos de sus victimas.
Lo cierto es que este personaje aterroriza todo el estado Portuguesa y parte de los estados Cojedes y Barinas; es fácil de percibir por su famoso silbido que va de un tono grueso a uno mas agudo, y mientras más lejos se oye más cerca esta y viceversa. Es una de las leyendas más famosas de los llanos venezolanos y muchos alegan haber escuchado o visto pasar a este ser tan espeluznante.
El recuerdo y mención de lo sucedido libra a las personas de ser atacadas por este espíritu errante. El Silbón se presenta a los borrachos en forma sombría. Otros llaneros le dan forma de hombre alto y flaco de unos 3 metros de altura, usa sombrero y cuando ataca a los hombres parranderos les chupa el ombligo para beberse el aguardiente. La tradición explica que al llegar el Silbón a una casa en las horas nocturnas, descarga el saco y cuenta uno a uno los huesos; si no hay quien pueda escucharlo, un miembro de la familia muere al amanecer…
Fuente: Leyendas de Venezuela

57 COMENTARIOS

  1. laMar…

    Jo, que miedo me daba cuando me decian “que viene el coco”, me metía debajo de las sábanas y me moría de miedo. También dicen que llevaba un saco como este personaje.

    Un abrazo enorme

  2. Menuda historia! estas cosas no se pueden leer recien levantado jeje

    Suelo ver Cuarto Milenio y muchas veces cuentan leyendas, o hechos de este tipo, pero esta ni me sonaba…

    Abrazos!

  3. DESEO…

    Querida amiga¡¡

    Yo también lo espero, por el bien de nuestros amigos venezolanos, aunque aquí en España también hay leyendas un poco macabras como en cualquier país, y es que el miedo a lo desconocido es atávico y natural.

    Un abrazo

  4. Felix, esta leyenda me recuerda a otras como la de Osiris a quien mato el hermano y lo hizo trozos y la mujer Isis va recomponiendo el cuerpo del marido y su hijo termina vengándose del asesino.
    Interesante como siempre, me encantan tus historias y me hacen aprender.
    Besos junto con mis infinitas gracias

  5. Ay que horror, monsieur! No conocia esta leyenda, pero creo que voy a pasarme el dia mirando hacia atras, por si viene el silbon!
    Menos mal que ando por otras latitudes, pero aun asi nunca se sabe!

    Feliz dia

    Bisous

  6. Uyuyuyuy, vaya personajillo, espero que no llegue por tierras españolas, porque, aunque no me he emborrachado nunca, sí me tomo una copa de vez en cuando.

    Un beso y no bebas por si acaso.

  7. Una historia que podría remasterizar el propio Stephen King porque de seguro que, contada en determinadas circunstancias, puede llegar a producir “canguelo” 😀

    Me encantan las leyendas y más del tipo tenebroso como la que nos cuentas aquí. Esperemos que el Silbón solo actúe por aquellas tierras que nos dices porque en España, también tierra de fiesta, podría ponerse aún más las botas.

    ¡Saludos desde la Luna!

  8. Meg…

    Has citado con mucho acierto el bute que asoló a nuestras tierras durante tiempo, que raptaba a los niños para sacarle la “manteca” ¿pudo haber visos de realidad? algo parecido creo que sí. Y de los fantasmas y las fantasmas ni hablamos porque hay muchos por todos lados 😉

    Un beso

  9. La Dame Masquée…

    Recuerde madame, si el silbido se escucha cerca es que todavia se encuentra lejos, pero sin embargo, si se oye a lo lejos, lo tienes a la puerta de tu casa contando los huesos de sus víctimas. Nunca se sabe, no.

    A sus pies

    Bisous

  10. mmm… lo importante al escuchar estas historias es poder dormir acompañado de noche!!!…

    De ahora en adelante los silbidos adquieren otro connotación!

    Abrazos fuertes!
    Interesante Entrada la de hoy, me gustan mucho estas historias cargadas de tradición y leyenda!

  11. Colega, no había oído hablar nunca del silbon. Había oido hablar, incluso cantar, del negro zumbón!

    Tengo pendiente darte información sobre el Cristóbal Colón Gallego, pero me ha llamado Zapatero para resolver la crisis y sabes que eso va para largo…

    Saludos…

  12. Silvia…

    Es lo más importante, estar acompañado de noche escuchando leyendas e historias de miedo ;). De aqui en adelante si escuchas un silbido por la noche “agarrate que vienen curvas” jiji. Me alegro te haya gustado.

    Abrazos fuertes¡

  13. Amigo Félix, me vas a quitar el sueño con estas historias portuguesiñas. Acuérdate que vivo cerca del país.

    Mis vecinos, a los que visito cada año, por sus magnificas playas y arroces. Tienen muy arraigado eso de lo oculto y lo supersticioso
    .
    Cuando visites ese maravilloso lugar, observa que algunas casas, incluso nuevas, en los extremos de los tejados, tienen una especie de flecha de barro, apuntando al cielo.

    Sencillamente, es la forma de espantar los malos espíritus.

    Yo ya he colocado dos en la mía y me quedan cuatro mas, por si las moscas.

    Saludos cordiales

  14. Hola Felix estoy fuera desde día el 7, He visto tu comentario. No tengo ordenador a mano este me lo han dejdo un momento. Mira con lo que me sorprendes 🙁
    Vaya leyenda de terror. Me hubiera gustado más que narraras la Leyenda del indiecito Guaraní.
    Vuelvo el sabado solo quería dejarte un gran abrazo. Cúidate

  15. Como el Hombre del Saco, pero con más mala leche…

    Estas historias con derivaciones polulan por todos los países y se basan en las supersticiones colectivas, en los terrores nocturnos y en las pesadillas. Quién sabe, a lo mejor se utilizaban estas leyendas en boca de esposas para que sus maridos no salieran de tabernas a altas horas de la noche…

    Un saludo

  16. Carmen…

    Con más mala leche, jaja, que ocurrencias tienes Carmen, pero es la purita verdad. Ciertamente en todos los países y culturas existen leyendas arraigadas. Normalmente siempre suelen tener una base sólida pero con el tiempo se van desvirtuando y convirtiéndose en historias como esta o ¿quien sabe? igual son las mujeres las que las difunden paraa que sus maridos no se vayan de parranda…

    Un besito

  17. Jo…Me has dejado que no paso agua. Esto me lo cuentas en otro momento y me muero de miedo de verdad.

    Que leyendas tan negras…Quizá tuvieran una base de verdad, lo que pasa es que las cosas de boca en boca van exajerándose…

    Yo de pequeña le tenía mucho miedo al sacamantecas, que decían que eran los afiladores. Cuando lo oía me aterrorizaba, y entonces me portaba bien.

    Muchos besos.

  18. Me has sorprendido con este post 🙂
    Como venezolana, conozco la leyenda y así como esa hay muchas más que te ponen los pelos de punta, pero que terminan siendo leyendas urbanas del folklore del país, por ejemplo la leyenda de La Llorona, aunque es originaria de México, se ha difundido por varios países de Hispanoamérica, diferentes versiones, pero los hechos principales son los mismos.
    La Sayona, leyenda originaria del folklore venezolano según, castiga a los hombres infieles.
    La mayoría de estas leyendas pertenecen a los llanos del país, zona netamente agropecuaria, la mayoría de las familias radicadas allí han crecido con estas leyendas, y me encanta escucharlas, aún sabiendo que son personajes ficticios, pero demuestran de cierta manera la esencia y lo autóctono de un pueblo con esas creencias y costumbres 🙂 lo máximo con lo que me llegaron a asustar cuando niña fue con el Coco jejeje cuando has crecido y vivido en las grandes ciudades, ni Silbón, ni Llorona, ni ninguno llegaban por esas zonas tan congestionadas para ellos 😛
    Un placer haberte leído Felix, y un abrazo!

  19. Sakkarah…

    Pues entonces es que te he pillado en buen momento ;). Todo tipo de Leyendas tanto las urbanas como las rurales tienen una base verídica pero se van deformando hasta darnos ejemplos como este. Yo también me acuerdo del sacamantecas y el coco, y me tapaba debajo de la sábina por si venían…

    Muchos besos

  20. Azmy…

    Gracias por tus palabras, y a buen seguro que tu sabes más que yo de las leyendas de tu país. Conozco también la leyenda de la Llorona que como bien dices es originaria de México pero se ha extendido más allá de su territorio.
    Bah¡ en las grandes ciudades lo máximo que te pueden contar es que hay cocodrilos en la alcantarilla, lo que realmente da miedo son algunos viandantes.

    El placer es mio y gracias a ti.

  21. Jo, con el silbón.

    Acabo de aborrecer el aguardiente.

    Me gusta mucho este tipo de leyendas terrorificas. Nunca había oído hablar de ésta. Es especialmente espeluznante.

    Un abrazo, Félix.

  22. Perikiyo…

    Ya sabes que a este engendro le gusta el Anis el Mono una cosa mala, asi que cuidate de beberlo.
    Me alegro de que te haya parecido espeluznante, a mi también me gustan, pero en ocasiones la realidad supera la ficción ¿será realidad?

    Un abrazo amigo

  23. Hola Felix!!

    Creo que la palabra que más se ajusta a esta leyenda es la de “espelugnante”. Qué horror!
    En Bélgica en vez de decir que viene el coco, decían “que viene el duque de Alba” je je.

    Un beso.

  24. que leyenda más terrible, espero nunca emborracharme por esos lugares, que miedo encontrarme con un ser tan tenebroso como ese.
    Pero me asalta una duda, como supo la madre que cocinaba los interiores de su marido?? llevaban sus iniciales??
    jajjaja

    un abrazo cariñoso felix

  25. Félix:
    En mi pais tenemos una región llamada Chiloé, es una isla que tiene magia y un extenso lenguaje en mitos y leyendas. Uno de sus personajes más lóbregos es el Trauco, cuando leí la leyenda venezolana me acordé de él.
    Un abrazo.

  26. Lorena…

    jaja, no, si hay que emborracharse mejor que sea en plena ciudad y con mucha luz ;)Supongo que la madre sabía que su marido era “duro de pelar” y por eso no se ablandaban sus visceras. Es un suponer, claro.

    Un beso cariñoso Lorena

  27. Oscar…

    ¡Que bueno¡ ya me gustaría saber algo más de esa región que no conocía, y tampoco conocía al Trauco. Si quieres me puede mandar algo de información a mi correo y hacemos un post ¿te parece?

    Un fuerte abrazo

  28. Tremendo como explicas la Leyenda del Silbon, tambien deberias investigar otra tipica del llano venezolano, la Leyenda de la Sayona, que incluso puede llegar a ser mas terrible que la del silbón….

    Tremendo blog =)

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)