Inicio Curiosidades Los sorprendentes orígenes de 9 supersticiones comunes

Los sorprendentes orígenes de 9 supersticiones comunes

origen supersticion
Tiempo de lectura: 5 minutos

Algunas supersticiones están tan arraigadas en las sociedades modernas que gran parte de la población sucumbe a ellas (o, al menos, nos sentimos un poco incómodos). Pero, ¿por qué no pasamos debajo de una escalera? ¿Por qué, después de expresar optimismo, tocamos madera? ¿Por qué las personas no religiosas dicen «¡Jesús!» tras un estornudo? ¿Y por qué evitamos a toda costa abrir paraguas en interiores?

Descubre los orígenes de todas estas costumbres y alguna más.

1.- Trae mala suerte abrir un paraguas dentro de una casa

supersticion paraguasHay algunos historiadores que rastrean esta creencia hasta la época del antiguo Egipto, aunque las supersticiones que rodeaban a las sombrillas de los faraones eran en realidad bastante diferentes y probablemente no guardaban relación con la actual. La mayoría de los estudiosos del asunto piensan que la «advertencia» contra la apertura de paraguas en los interiores se originó mucho más recientemente, en la Inglaterra victoriana.

En «Orígenes extraordinarios de las cosas cotidianas» (Harper, 1989), el científico y autor Charles Panati escribió: «En el Londres del siglo XVIII, cuando los paraguas impermeables con rayos metálicos comenzaron a convertirse en algo común en los días de lluvia, sus rígidos mecanismos los convertían en verdaderos peligros al abrirse en interiores. Un paraguas de radios rígidos, abriéndose repentinamente en una habitación pequeña, podría herir gravemente a un adulto o un niño, o romper un objeto frangible». Así, la superstición surgió.

2.- Trae mala suerte pasar por debajo de una escalera

supersticion escaleraEsta superstición realmente se originó hace 5.000 años en el antiguo Egipto. Una escalera apoyada contra una pared forma un triángulo, y los egipcios consideraban esta forma como sagrada (como lo muestran, por ejemplo, sus pirámides). Para ellos, los triángulos representaban la trinidad de los dioses, y pasar por un triángulo era profanarlos.

Esta creencia se abrió camino a lo largo de los años. Siglos después, los seguidores de Jesucristo «usurparon» la superstición, como algún que otro símbolo más, asemejándolo al triángulo que formaba la escalera que descansaba sobre la Cruz donde Jesús sufrió, y se convirtió en un símbolo de maldad, traición y muerte. Caminar debajo de una escalera significaba desgracia.

En la Inglaterra del siglo XVII, los criminales se veían obligados a caminar debajo de una escalera en su camino hacia la horca.

3.- Un espejo roto te da mala suerte

supersticion espejoEn la antigua Grecia, era común que la gente consultara a los videntes, quienes leían el futuro al analizar los reflejos. Como explicó el historiador Milton Goldsmith en su libro «Signs, Omens and Superstitions» (1918), «la adivinación se realizaba con agua y un espejo. A esto se le llamaba catoptromancia. El espejo se sumergía en el agua y un enfermo miraba hacia el cristal. Si su imagen aparecía distorsionada, era probable que muriera; si la imagen era clara, viviría».

En el siglo I d.C., los romanos agregaron un plus a la superstición. En ese momento, se creía que la salud de las personas cambiaba en ciclos de siete años. Por lo tanto, una imagen distorsionada resultante de un espejo roto significaba siete años de mala salud y desgracia, en lugar de la muerte total.

4.- Cuando derrames sal, tira un poco sobre tu hombro izquierdo para evitar la mala suerte

supersticion salDerramar sal se ha considerado desafortunado desde hace miles de años. Alrededor del 3500 a.C., los antiguos sumerios comenzaron a «anular» la mala suerte de la sal derramada arrojándose una pizca sobre el hombro izquierdo. Este ritual se extendió a los egipcios, a los asirios y más tarde a los griegos.

La superstición refleja en última instancia cuánto apreciaba la gente (y aún aprecia) la sal como condimento para la comida. La etimología de la palabra «salario» muestra lo mucho que la valoramos. Según Panati: «El escritor romano Petronio, en el Satiricón, originó el término ‘no vale su sal’ como oprobio para los soldados romanos, a quienes se les daban asignaciones especiales llamadas salarium, el origen de nuestra palabra ‘salario'».

5.- Toca madera para evitar decepciones

supersticion maderaAunque los historiadores dicen que esta puede ser una de las costumbres supersticiosas más frecuentes, su origen está muy en duda. «Algunos lo atribuyen al antiguo rito religioso de tocar un crucifijo cuando se hace un juramento», escribió Goldsmith. Otra opción que se baraja es que los campesinos de Europa golpeaban fuerte cualquier madero para mantener alejados a los espíritus malignos.

6.- Di siempre «Dios te bendiga» o «Jesús» tras un estornudo

supersticion estornudoEn la mayoría de los países del orbe católico, es de buena educación responder al estornudo de otra persona diciendo «Dios te bendiga». Aunque los encantamientos de la buena suerte han acompañado a los estornudos en culturas dispares durante miles de años (todos en gran parte ligados a la creencia de que los estornudos expulsaban a los espíritus malignos), nuestra costumbre particular comenzó en el siglo VI d.C. por orden explícita del Papa Gregorio el Grande.

Una terrible pestilencia se estaba extendiendo por Italia en ese momento. El primer síntoma era un estornudo crónico y severo, y esto era seguido rápidamente por la muerte.

El Papa Gregorio instó a los sanos a rezar por los enfermos y ordenó que las respuestas alegres a los estornudos como «Que disfrutes de buena salud» fuesen reemplazadas por el más urgente «¡Dios te bendiga!» Si una persona estornuda cuando estaba sola, el Papa recomendaba que rezara una oración por sí misma.

7.- Cuelga una herradura en tu puerta para tener buena suerte

supersticion herraduraLa herradura se considera un amuleto de la buena suerte en una amplia gama de culturas. La creencia en sus poderes mágicos se remonta a los griegos, quienes pensaban que el elemento hierro tenía la capacidad de proteger del mal.

La creencia en los poderes talismánicos de las herraduras pasó de los griegos a los romanos y de ellos a los cristianos. En la Europa de la Edad Media, cuando el miedo a la brujería era palpable, la gente colocaba herraduras en los lados de sus casas y puertas. La gente pensaba que las brujas temían a los caballos y evitarían cualquier recordatorio de ellos.

8.- Un gato negro que se cruza en tu camino trae muy mala suerte

supersticion gato negroMuchas culturas están de acuerdo en que los gatos negros son presagios poderosos, pero ¿significan bien o mal?

Los antiguos egipcios veneraban a todos los gatos, negros o no, y fue allí donde comenzó la creencia de que un gato negro que se cruza en tu camino trae buena suerte. Su reputación positiva se registra de nuevo mucho más tarde, a principios del siglo XVII en Inglaterra: el rey Carlos I tenía (cual tesoro) un gato negro como mascota. A su muerte, se dice que lamentó profundamente que su suerte se hubiera ido. La supuesta verdad de la superstición se reforzó cuando fue arrestado al día siguiente y acusado de alta traición.

Durante la Edad Media, la gente en muchas otras partes de Europa tenía una creencia completamente opuesta. Pensaban que los gatos negros eran los «familiares» o compañeros de las brujas, o incluso las propias brujas disfrazadas, y que un gato negro que se cruzaba en tu camino era una señal de mala suerte, una señal de que el diablo te estaba mirando.

9.- El número 13 trae mala suerte

supersticion 13El miedo al número 13, conocido como «triskaidekaphobia», tiene su origen en la mitología nórdica. En un cuento bien conocido, se invitó a 12 dioses a cenar en el Valhalla, en un magnífico salón de banquetes en Asgard, la ciudad de los dioses. Loki, el dios del fuego, interrumpió la fiesta, elevando el número de asistentes a 13. Los otros dioses trataron de echar a Loki y en la lucha que siguió, Balder, el favorito entre ellos, murió.

La evitación escandinava de las cenas de 13 miembros, y la aversión al número 13 en sí, se extendió hacia el sur, al resto de Europa. Fue reforzado en la era cristiana por la historia de la Última Cena, en la que Judas, el discípulo que traicionó a Jesús, fue el decimotercer invitado a la mesa. Mucha gente todavía se asusta con el número, pero no hay evidencia estadística de que el 13 sea desafortunado.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.