Inicio Edad Moderna Los monstruos de Bomarzo

Los monstruos de Bomarzo

jardin bomarzo

Un espectáculo surrealista del construido en un hermoso jardín italiano

El Parque de los Monstruos, o “Parco dei Mostri”, en el Jardín de Bomarzo no estaba destinado a ser bonito. Encargado en 1552 por el Príncipe Pier Francesco Orsini, fue una expresión de dolor diseñada para conmocionar.

El Príncipe, también conocido como Vicino, acababa de pasar por una guerra brutal. Fue hecho prisionero durante años y el Tratado de Cateau-Cambresis puso fin a la guerra franco-española en . Orsini se retiró luego a Bomarzo, donde se rodeó de artistas y literatos, y se dedicó a un estilo de vida epicúreo, que niega cualquier contacto con la religión.

elefante bomarzoTras la muerte de su esposa le dedicó el parque a su memoria

Atormentado por el dolor, el Príncipe quería crear una impactante “Villa de las Maravillas” y contrató al arquitecto Pirro Ligorio para que lo ayudara a hacerlo. Ligorio era un arquitecto y artista muy respetado y había completado previamente la Catedral de San Pedro en después de la muerte de Miguel Ángel, así como la Villa d’Este en Tivoli.

El parque está lleno de esculturas extrañas y fascinantes para las cuales solo las inscripciones que acompañan proporcionan alguna explicación. Entre las piezas hay un elefante de guerra, una monstruosa cabeza de pez, un gigante que destroza a otro gigante por la mitad y una casa construida en inclinación para desorientar al espectador. Quizás la pieza más aterradora del jardín es una cabeza enorme, con la boca abierta en un grito.

Leer también:  Jan Ingenhousz, el hombre que descubrió la fotosíntesis

Construido durante el Renacimiento italiano, el diseño del jardín se parecía poco a la simetría de otros jardines renacentistas, y el arte se hizo en un estilo rudo “manierista”, una especie de versión del surrealismo del siglo XVI. Tiene sentido, entonces, que a los surrealistas les encantara.

gigante bomarzoSalvador Dalí visitó el parque y le encantó. Estaba tan fascinado que filmó un cortometraje allí, y las esculturas inspiraron su pintura de 1946 La tentación de San Antonio. Jean Cocteau también era fanático del parque. Le siguieron otros artistas, y una novela, libreto y ópera se han basado en el parque.

Si bien no hay forma de saber realmente de los sentimientos del Príncipe sobre el parque, todo parece indicar que lo construyó para superar su melancolía y honrar a segunda esposa.

Cuando visites el parque, asegúrate de entrar a la boca gigante que grita (conocida como “la boca del infierno”), dentro de la cual, en la lengua, se encuentra una mesa de picnic y suficientes asientos para que un pequeño grupo almuerce.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.