Inicio Curiosidades Como diseñó Salvador Dalí el logotipo de “Chupa Chups”

Como diseñó Salvador Dalí el logotipo de “Chupa Chups”

historia chupa chups

La piruleta española “Chupa Chups” ha tenido su historia de altibajos, pero hoy en día su reconocimiento mundial la coloca entre las mejores marcas de golosinas.

Es muy fácil reconocer el remolino amarillo y rojo parecido a una flor, con las palabras cursivas “Chupa Chups” en el medio. Esta popular golosina se vende en más de 150 países de todo el mundo.

Historia de los Chupa Chups

Enric Bernat pertenecía a una familia de pasteleros e inició su vida laboral en el negocio de sus padres. En 1950 creó su propia empresa y fundó una fábrica llamada “Productos Bernat”, junto con quien entonces era su prometida, Nuria Serra, hija de otra familia de confiteros barceloneses. La joven pareja absorbió en 1954 una empresa asturiana fabricante de productos derivados de la manzana, llamada “Granja Asturias”.

Bernat tuvo la idea de “dulces en un palo” cuando vio a un niño regañado por su madre por tener las manos pegajosas del caramelo que había estado comiendo. En aquellos días, las golosinas de confitería no estaban hechas para niños, a diferencia de hoy.

El fabricante de dulces “perfeccionó el ingenio” y comenzó a vender las golosinas a precios baratos. Las piruletas intentaban abrirse mercado durante los años 60, pero lo que necesitaba para impulsar las ventas le llegó de la mano de un genio del arte.

salvador dali
El diseñador del logotipo, Salvador Dalí en la década de 1960. Fotografiado con su característico bigote, y Babou, su ocelote

No iban bien las ventas, por lo que obligó a sus empleados a colocar las piruletas cerca de la caja registradora. Bernat puso una sonrisa en la cara de muchos niños con esta idea, ya que ahora los dulces estaban al alcance de sus pequeñas manos.

En 1969, Bernat estaba tomando un café con un amigo, el excéntrico artista Salvador Dalí. Le pidió que le diseñara un nuevo logotipo, ya que el preocupado empresario pensaba que su negocio podría irse al traste.



Según se cuenta, el pintor comenzó a trabajar en el logotipo de inmediato. Esbozó y garabateó durante una hora en el periódico mientras estaban en el café. Dalí logró inscribir perfectamente las famosas letras dentro de los bordes de un diseño en forma de flor. A Bernat le gustó de inmediato el enfoque minimalista del pintor surrealista, y el logotipo no ha cambiado mucho desde entonces.

Dalí también sugirió la brillante idea de que el logotipo se colocara encima de la envoltura de los caramelos para que este siempre estuviera visible. Bernat siguió sabiamente el consejo del gran pintor, y el logo se volvió tan reconocible como los relojes derretidos de Dalí.

La historia de marketing distintiva de esta piruleta revela las diversas formas en que Chupa Chups se dirige a sus consumidores. La primera campaña de marketing de Chupa Chups utilizó el lema “Es redondo y duradero”. Además, se han realizado acciones para atraer a la gente adulta como consumidores. El eslogan de marketing “Fuma Chupa Chups” se creó a nivel mundial para utilizar la creciente agenda antitabaco promovida por los gobiernos en favor de la compañía.

Las golosinas de la empresa se vendían en 300,000 puntos de venta en los cinco años posteriores al primer diseño del logotipo. Con 2.000 empleados, una facturación de 500 millones de euros y unos asombrosos cuatro mil millones de piruletas al año que se venden a 150 países de todo el mundo, tiene mucho que agradecerle a la mente brillante del loco genio surrealista.

Compartir

2 COMENTARIOS

Comentarios