Inicio Ciencia La invención de la ‘profundidad de Secchi’

La invención de la ‘profundidad de Secchi’

padre angelo secchi
Tiempo de lectura: 2 minutos

El padre Secchi demostró su disco de “calidad del agua” al Papa el 20 de abril de 1865

El astrónomo jesuita Padre Pietro Angelo Secchi fue recibido a bordo del barco a vapor del Papa, el Immacolata Concezione de 178 pies, aquel 20 de abril. El barco representaba un epílogo brillante de la Armada Papal, un cuerpo fundado en el siglo IX con honores de batalla incluyendo su participación en Lepanto. Sin embargo, en la década de 1860, después de la unificación de Italia, Pío IX se encontró sin litoral y su marina se acercaba al final de su vida útil. La Immacolata Concezione, aunque armada, realmente había sido construida para transportar a Pío en una peregrinación planificada, pero nunca realizada, a Tierra Santa y, desde entonces, había estado inmersa principalmente en la represión de la piratería.

En esa fecha, no obstante, el mismísimo Papa estaba a bordo del barco para ver una demostración de un nuevo invento de su astrónomo. El interés de Secchi era la luz y los espectros de las estrellas, siendo el primer astrónomo en desarrollar una clasificación espectral de los tipos de estrellas. Pero esto también lo inspiró a estudiar cómo se dispersa la luz y a su vez lo llevó a estudiar la calidad del agua.

Disco de Secchi
Disco de Secchi

Si el interés del Papa estaba en los problemas ambientales acerca de la contaminación del agua o, como sugirieron varios miembros de la tripulación, simplemente cómo las aguas azules por las que navegaba podían ser de claras, no está claro. Observó cómo el Padre Secchi bajaba un disco blanco y negro de ‘Secchi’ de 43 cm al agua cada vez más profundo hasta que ya no se pudo ver. Esta fue la ‘profundidad Secchi’, una medida de la turbidez del agua y la primera medición moderna de contaminación ambiental que se haya tomado.

El papa estaba encantado y los discos Secchi todavía se usan hoy en día como una simple medida de la calidad del agua. Al lujoso barco, sin embargo, no le fue tan bien. Pío IX ordenó que se mudara en secreto a Toulon para evitar que fuera incluida en la nueva armada italiana y los franceses albergaron el barco allí. El Papa, que no había tenido un puerto marítimo durante ocho años, ordenó su venta y la Armada Papal dejó de existir.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.