Inicio Ciencia La historia de la imagen espacial más famosa de todos los tiempos

La historia de la imagen espacial más famosa de todos los tiempos

hubble

Imagínate que tu empresa acaba de construir un dispositivo de mil millones de dólares que ¡Ups!, tenía un gran defecto. Imagina que luego ponen aún más dinero y tiempo en arreglar ese defecto. Si en ese momento solicitaste ocuparte completamente de ese nuevo y recién reparado aparato durante días para poder hacer, bueno, básicamente, nada, tus compañeros de trabajo probablemente pensarían que has perdido la cabeza.

Esa es exactamente la situación en la que se encontraba el astrónomo Robert Williams en 1995 cuando pidió apuntar el Telescopio Espacial Hubble a un espacio vacío en el cielo. Si él no hubiera tomado una decisión tan aparentemente alocada, ¿quién sabe dónde estaría hoy nuestra comprensión del universo?.

En los años 90, la NASA era un poco el hazmerreír de la clase científica mundial. Después de gastar una cantidad astronómica para construir y lanzar el Telescopio Espacial Hubble en 1990, la NASA recibió las primeras imágenes del glorioso nuevo telescopio para ver… que estaban borrosas. El espejo primario del telescopio había sido fabricado por error demasiado plano, una diferencia inferior a la anchura de un cabello humano, pero lo suficiente para dar al traste con su cometido. Los comics ridiculizaron el desastre, los dibujantes compararon a Hubble con el miope Mr. Magoo, y la comedia de Leslie Nielsen “Agárralo como puedas 2 ½” colocó el telescopio a la altura del Hindenburg y el Titanic.

chiste hubble

En los años siguientes, la NASA preparó una remedio para devolverle su visión al Hubble. Armaron una nueva serie de espejos para actuar básicamente como un par de gafas, y en 1993, el Hubble se volvió completamente operativo. Fue apenas un par de años más tarde cuando Robert Williams, el director del instituto de ciencias del Hubble, decidió que iba a apuntar este multimillonario telescopio al lugar más vacío del cielo que pudo encontrar. Durante 100 horas. Las primeras imágenes claras que el Hubble había tomado mostraban galaxias distantes que nunca habíamos visto con telescopios terrestres, y Williams quería saber hasta dónde podía ver el Hubble. La mejor manera de hacerlo era sin estrellas brillantes o galaxias en el camino.

Sus colegas pensaron que era una idea ridícula, no solo porque la mayoría mataría por esa cantidad de tiempo para observar algo realmente digno de ser observado, sino porque los cálculos sugerían que su plan sería un fracaso absoluto. Decían que el Hubble era poderoso, pero no lo suficientemente potente como para detectar galaxias distantes. Pero nunca lo habían intentado y Williams quería saber si era posible.

“El descubrimiento científico requiere riesgo”, dijo Williams. “Y yo estaba en un punto de mi carrera en el que dije: Si soy tan malo, renunciaré”.

Justo antes de la Navidad de 1995, Williams y su equipo señalaron el Hubble hacia una región justo encima de la Osa Mayor, que no era más grande que una cabeza de alfiler mantenida a distancia. Durante los siguientes 10 días, recogieron 342 exposiciones separadas que sumaron más de 100 horas (la mayoría de las exposiciones previas de Hubble fueron de unas pocas horas, como máximo). Esta fue la imagen que resultó:

Todo ese tiempo de exposición ayudó a Hubble a capturar miles de galaxias, incluso a miles de millones de años luz de distancia. Eso es importante porque cuando miras un objeto distante en el cielo, en realidad estás mirando hacia atrás en el tiempo. Debido a que la luz lleva tiempo recorrer distancias tan grandes, la luz que nos llega desde un objeto a miles de millones de años luz de distancia es una instantánea de ese objeto hace miles de millones de años. Las galaxias más lejanas que se muestran en la imagen del campo profundo del Hubble están a 12 mil millones de años luz de distancia. El universo entero, en comparación, tiene 13,8 mil millones de años.

Robert Williams
Robert Williams

El Campo profundo del Hubble es increíble de contemplar, pero lo que es aún más sorprendente es cómo cambió la . Hasta ese momento, los descubrimientos científicos se habían tratado como propiedad intelectual: las personas guardaban sus datos para sí mismos hasta que estuvieran listos para ser publicados. Pero en esta ocasión Williams y su equipo publicaron los datos inmediatamente para que otros astrónomos pudieran analizarlo y usarlo para sus propios descubrimientos. “Hoy en día”, dijo Williams, “es mucho más común que las personas tomen observaciones interesantes y pongan los datos a disposición del público, incluso si tienen derecho a guardarlos durante un cierto período de tiempo”. El conocimiento ha de compartirse para hacer avanzar la humanidad.

Desde esa icónica imagen y una similar tomada en un punto en el cielo del sur, Hubble ha sido equipado con equipos de mayor resolución que han logrado imágenes aún más reveladoras. Pero todo se remonta al campo profundo original de Hubble. Desafortunadamente, el tiempo ha pasado factura y el Hubble está a punto de desaparecer: está programado para retirarse en 2021. Cuando el nuevo Telescopio Espacial James Webb se lance en 2020, tendremos una nueva forma de mirar profundamente en el vacío tal como lo hizo Robert Williams en esa Navidad histórica de 1995.
(*) Referencias: Curiosity.com, Ashley Hamer, Historia de la Astronomía Vol.2

La historia de la imagen espacial más famosa de todos los tiempos
4.7 (93.75%) 16

2 COMENTARIOS

  1. Senovilla intentaré rectificar el nombre. Te cuento, pertenezco a una asociación astronómica llamada GAM pertenecemos a Huesca donde hay un planetario muy bonito, en Monzón nos reunimos para conversar y tenemos un pequeño planetario en Torres de Montes (Huesca). Abrazos.

    • Hola profe Senovilla! Eres un personaje inquieto, no paras. No lo conocía, así que lo he buscado por la red. Mirar al cielo y sentirnos pequeños, preguntarnos hasta donde llega esto hasta que nos salga humo de la cabeza. No tenemos remedio, y comprensión menos aún.
      Un abrazo

Comentarios