Inicio Edad Antigua El Epitafio de Sícilo es la canción completa más antigua del mundo

El Epitafio de Sícilo es la canción completa más antigua del mundo

epitafio sicilo

El mundo antiguo se llenó de desde las primeras civilizaciones, desde el canto extático de los chamanes hasta los primeros instrumentos como las flautas de hueso, liras o kitharas que sonaban ya fuese en las cuevas o en los templos y palacios.

Existe, sin duda, una gran cantidad de evidencias arqueológicas que atestiguan la forma en que la música era parte de la vida de nuestros antiguos, pero rara vez hemos sido capaces de reconstruir de manera precisa y completa las piezas musicales que se tocaron en tiempos pretéritos.

Sin embargo, ha habido algunos éxitos. En la década de 1950, los arqueólogos descubrieron fragmentos de tabletas de arcilla en la antigua ciudad de Ugarit, en el norte de Siria. Al examinar estos, se concluyó que algunos de los guiones cuneiformes eran símbolos musicales. Una tableta casi completa fue cuidadosamente reconstruida para revelar el himno hurrita a Nikkal, la diosa semítica de los huertos (fruta y fertilidad).

epitafio seikilos
Inscripciones en el epitafio de Seikilos, Foto: Nationalmuseets fotograf – Nationalmuseet, CC BY-SA 3.0

Es la pieza de notación musical más antigua conocida e incluye letras, una secuencia de notas para tocar en un instrumento similar al arpa, así como instrucciones detalladas para el músico con respecto a los intervalos y la afinación.

Solo una de las 29 tabletas encontradas en el sitio, llamada H-6, se conservaba lo suficientemente bien como para permitir la reconstrucción de la melodía. Se han producido varias versiones de la canción, pero solo podemos escuchar una pequeña parte de la canción hurrita.

Pero cuando se trata de la composición musical completa más antigua, una canción que podemos tocar y disfrutar con claridad e integridad, nos tenemos que remitir a una pieza de los antiguos griegos. El epitafio de Seikilos, descubierto en 1885 en el sitio de la antigua ciudad de Tralles (actual Aydin, Turquía), data de entre el siglo II a. C. y el siglo I.

La estela de mármol en la que se grabaron las letras y la notación musical también lleva una inscripción que se traduce como:

“Soy una imagen de piedra. Sícilo me pone aquí, donde soy por siempre, señal de eterno recuerdo”

Como su nombre indica, esta canción fue dedicada en la memoria de un ser querido, en este caso, la esposa del compositor, Seikilos. Aunque es un epitafio y existe la expectativa de que evoque sentimientos de tristeza o nostalgia, la letra suena bastante alentadora. Como un memento mori, las líneas inscritas nos recuerdan que todo en la vida es transitorio y que nuestros días deben ser bien gastados.

epitafio sicilo cancionGracias a la brevedad de la canción, el antiguo compositor pudo esculpir toda la pieza en la superficie de la lápida. El epitafio de Seikilos es muchos siglos posterior que el himno hurrita; sin embargo, al menos por el momento, sigue siendo el trabajo musical conocido más antiguo que se haya conservado en el mundo.

Es indiscutible que el epitafio de Seikilos nos proporciona una mirada única a la música de los antiguos griegos. La estela en la que se inscriben el texto y las anotaciones se puede ver hoy en día en el Departamento de Antigüedades del Museo Nacional de Dinamarca, en la capital del país, Copenhague.

¿Quieres escuchar el Epitafio de Seikilos?

En este vídeo de Youtube puedes oírlo

Compartir

2 COMENTARIOS

Comentarios