Damnatio memoriae, la condena al olvido

2

La damnatio memoriae (condena de la memoria) era un castigo reservado para determinadas personas que los romanos -el Senado- decidían deshonrar por una razón u otra. Básicamente la idea era borrar por completo cualquier registro que hiciera alusión al condenado, ya fuese en textos, grabados, murales, estatuas e incluso música popular. Por supuesto, el apoderarse de las posesiones era el primer paso a seguir.

No tiene su origen en la antigua Roma ya que se tiene constancia de que en Egipto ya se había intentado aplicar. A pesar de todo, los historiadores no tienen conocimiento de ninguna civilización que haya aplicado con éxito esta deshonra (esa es la idea). Somos conocedores, sin embargo, de una serie de casos en los que se aplicó la damnatio memoriae, pero aún sabemos de los afectados hoy en día, por lo que a todos los efectos no tuvo éxito la condena. Así pues, la eliminación completa del “perfil” de estas personas fue imposible a pesar del esfuerzo de los romanos. Al menos, algunas de las personas que sufrieron la damnatio memoriae aún se encuentran en los libros de Historia

Tenemos un claro ejemplo en Majencio, emperador romano que fue víctima de la damnatio memoriae en el 312 a manos del emperador Constantino. Aún sabemos mucho de él, al igual que de su padre Maximiniano que también fue sometido a esa condena. Otro emperador que se salvó de este destino fue Calígula. Cuando fue asesinado en el año 41, tardó poco tiempo Claudio (después de regresar de su escondite) en intentar aplicarle la pena, fuertemente apoyado por la opinión pública, lo que sugiere que esta tenía un papel importante en esta serie de medidas.

La damnatio memoriae todavía se practica por algunas personas o grupos hoy en día de una forma u otra. Por ejemplo, Stalin era famoso por el borrado de los individuos que dejaban de agradarle en fotos o documentos oficiales, un ejemplo es la imagen siguiente.

El hombre que desaparece es Nikolai Yezkov, antaño un poderoso jefe de la NKVD (Comisariado del pueblo para asuntos internos). Desde su puesto presidió muchas torturas e ideó los medios de ejecuciones durante la Gran Purga, pero más tarde cayó en desgracia y él mismo fue torturado hasta reconocer que era un traidor. Una vez sucedió esto, se convirtió en un auténtico “fantasma”, fomentado en gran parte por el oscurantismo de la antigua URSS.

Lo más cierto es que aunque la Damnatio memoriae se ha intentado aplicar en muchos casos en la Historia, en pocos se ha conseguido lo que se buscaba. Excepto de los que no tenemos noticia, claro.

Comentarios2 comentarios

  1. Según lo estaba leyendo, me vino precisamente a la memoria lo de Stalin y su peculiar forma de inventar el “fotochou”: el que no sale en la foto, nunca existió. ¿Trotski? ¿Y ese quién era?
    Un saludo, Félix.

    • Félix Casanova

      No se andaba por las ramas aquel malnacido. Aquel que le estorbaba lo quitaba de enmedio literalmente. Y el “fotochou” ayuda, claro.
      Saludos, Cayetano!

Amigo de HDNH, puedes dejar tu comentario ;-)