Inicio Curiosidades Wan Hu, el “austronauta” más temerario de la historia

Wan Hu, el “austronauta” más temerario de la historia

wan hu astronauta

Según una leyenda , Wan Hu, un funcionario del gobierno de la dinastía Ming aspiraba a viajar a la luna. Su nave espacial era una gran silla de mimbre a la que se sujetaron 47 cohetes (tubos de bambú llenos de pólvora) que sus subordinados  encendieron. Un momento después hubo un gran estallido y destello acompañado de espesas nubes de humo. Cuando se disipó el humo, Wan Hu había desaparecido sin dejar rastro. Esta historia se repite una y otra vez, pero ¿es verdad?.

¿Se atrevió un soñador ambicioso pero tonto a hacer un viaje para tocar lo inalcanzable, solo para perder la vida en el intento?. No parece imposible ya que China fue la patria de algunos de los tecnólogos más hábiles e imaginativos de la historia, y había estado usando cohetes por diversión (como los fuegos artificiales) y como armas desde el siglo VI, cuando un alquimista chino combinó azufre, carbón y salitre, y le prendió fuego. Los chinos no tardaron mucho en mezclar ese polvo con rocas y metal para hacer bombas.

wan huPor desgracia, es muy probable que esta historia, propagada hasta la saciedad, no sea verdadera. Es una leyenda que aparece cada vez más en cualquier información relacionada con los vuelos espaciales pero hasta hace poco se desconocía en China. Casi con certeza es una invención occidental.

Según Ron Miller, autor del respetado libro The Dream Machines , la primera aparición conocida de esta historia impresa fue en la edición del 2 de octubre de 1909 de Scientific American,donde el héroe se llamaba “Wang Tu”. En 1944, Willy Ley volvió a contar la historia en su libro El futuro de los viajes más allá de la estratosfera, nombrando al desafortunado mandarín como “Wan Hoo”. En unos pocos años, a medida que el interés en los aumentó, la historia se difundió rápidamente (“se volvió viral” como diríamos hoy).

Wah Hu, saludando cual rey Borbón en su partida
Wah Hu, saludando cual rey Borbón en su partida

A pesar de la naturaleza apócrifa de Wan Hu, nuestro protagonista finalmente logró llegar a la Luna en la década de 1960 gracias a los rusos. Nombraron un cráter después de que su nombre fuera propuesto poco después de que la sonda soviética Zond 3 sobrevolara la Luna en julio de 1965 y devolviera imágenes de la parte occidental de la Luna. El nombre se incluyó como Wan-Hoo en el Atlas Soviético  de la Luna y fue oficializado por la Unión Astronómica Internacional en 1970.

Cráter Wan Hu, de una forma u otra nuestro héroe llegó a la luna
Cráter Wan Hu, de una forma u otra nuestro héroe llegó a la luna

La historia de Wan Hu se ha extendido a su tierra natal, actualmente entusiasmada con todo lo relacionado con el espacio y aparece en los medios chinos continuamente. Incluso hay estatuas en su honor.

En algún lugar, quizás en la Luna, tal vez Wan Hu esté sonriendo.

Comentarios