Inicio En HDNH Samhain vs Día de todos los Santos

Samhain vs Día de todos los Santos

Samhain

Para los celtas, que vivieron durante la Edad del Hierro en lo que hoy es Irlanda, Escocia, el Reino Unido y otras partes del norte de Europa, Samhain (que significa literalmente, en irlandés moderno, “fin del verano”) marcaba el final del verano y daba inicio al Año nuevo celta. El comienzo de un nuevo año era un momento de muerte y renacimiento, algo doblemente simbólico porque coincidía con el final de la temporada de cosecha abundante y el comienzo de la temporada del frío y oscuro invierno que presentaría muchos desafíos.

Poco se sabe con certeza sobre los detalles de las celebraciones, ya que las limitadas fuentes disponibles son literatura folclórica como las sagas celtas y autores romanos que probablemente habrían “destrozado” las tradiciones de una cultura con la que a menudo estaban en conflicto.

Para entender lo que sabemos sobre Samhain, es importante reconocer cómo la estructura del calendario del año afectaba las prácticas religiosas de los celtas. Gran parte de las prácticas paganas modernas se basan en los ciclos del año, un factor determinante también para los celtas. El año celta se dividía en dos partes: clara y oscura, que estaban demarcadas por dos de sus cuatro festivales anuales de fuego. En el medio, se celebraban rituales o ceremonias marcando solsticios (cuando la noche es la más corta o la más larga) o equinoccios (cuando el día y la noche son iguales). Samhain, el festival del fuego que marcaba el comienzo de la mitad oscura del año, está situado entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno.

samhain todos los santosDurante este festival, se creía que el mundo de los dioses “se hacía visible para la humanidad”, lo que produce fenómenos sobrenaturales. También se pensaba que los fantasmas de los muertos y los espíritus del otro Mundo regresaban a la tierra durante el Samhain. Para apaciguar a las deidades durante este tiempo, los sacrificios (generalmente animales) eran quemados en hogueras como una medida protectora de los seres malignos del otro mundo y las ofrendas se dejaban fuera para el resto de espíritus traviesos visitantes.

Los matices espirituales del festival de Samhain también se prestaban a mirar hacia el futuro, una actividad muy apropiada para el inicio del nuevo año celta; los druidas, o sacerdotes celtas, pensaban que “la presencia de espíritus de otro mundo hacía más fácil… hacer predicciones sobre el futuro”.

Las prácticas de este festival de fuego evolucionaron con el tiempo, especialmente con la difusión del cristianismo y la iglesia católica. Durante este tiempo, muchas de las tradiciones celtas se reformularon con una narrativa cristiana en un intento de capitalizar la popularidad de las prácticas paganas mientras se difundía la nueva religión. Ese replanteamiento creó muchas de las tradiciones de Halloween en las que la gente todavía participa hoy.

Fue el 13 de mayo del año 609 cuando el Papa Bonifacio IV instauró una celebración llamada el Día de Todos los Santos, también llamada All-hallows en inglés, y el día anterior se conocía así como la víspera de todos los santos. La fiesta era un día para honrar a los mártires y santos cristianos. Más tarde, a mediados del siglo octavo, el papa Gregorio III trasladó estratégicamente la celebración al 1 de noviembre, coincidiendo con el momento en que el Samhain se había celebrado normalmente.

bonifacio ivEl homenaje a los mártires y santos fue paralelo al apaciguamiento de los fantasmas de los muertos durante el Samhain. Sin embargo, la capitalización de la iglesia en las tradiciones de Samhain no terminó allí: los participantes en la nueva versión del día festivo la celebraban de la misma manera que sus antepasados ​​celtas, con hogueras y disfraces que reflejaban lo espiritual y lo de otro mundo. Las ofrendas de alimentos y bienes para protegerse de los espíritus y fantasmas ancestrales se convirtieron en ofrendas de alimentos y bebidas para los pobres, muestras de generosidad y buena voluntad.

Finalmente, Halloween se hizo más popular en la cultura secular que el Día de Todos los Santos. Las prácticas paganas convertidas en cristianas de disfrazarse y repartir ofrendas se han convertido en tradiciones populares incluso para aquellos que no creen en espíritus o santos de otro mundo. Sin embargo, ya sea que los celebrantes de Halloween lo sepan o no, siguen el legado de los antiguos celtas que, con el festival de Samhain, celebraron la inevitabilidad de la muerte y el renacimiento.

Samhain vs Día de todos los Santos
4.8 (96%) 5

2 COMENTARIOS

  1. Nada como que se acorten los días, se alargue el tiempo de oscuridad y empiece el frío, como para que comiencen por todas partes a surgir sombras inquietantes, aparecidos del más allá y demás miembros de la Santa Compaña.
    Un saludo.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.