Inicio Edad Antigua ¿Qué aprendió Roma de la mortal plaga antonina del 165 d.C.?

¿Qué aprendió Roma de la mortal plaga antonina del 165 d.C.?

plaga antonina
Tiempo de lectura: 4 minutos

El brote fue mucho más mortal que el COVID-19, pero el imperio romano sobrevivió

Alrededor del año 165 dC, la ciudad de Anatolia de Hierápolis erigió una estatua al dios Apolo Alexikakos para que la gente se salvara de una terrible enfermedad infecciosa con síntomas horripilantes. Se sabía que las víctimas sufrían fiebre, escalofríos, malestar estomacal y diarreas. También desarrollaban horribles manchas negras sobre sus cuerpos que dejaban cicatrices desfigurantes.

No era raro que los más afectados tosieran y excretaran costras que se habían formado dentro de su cuerpo. Las víctimas sufrían de esta manera durante dos o incluso tres semanas antes de que la enfermedad finalmente desapareciera. Quizás el 10% de 75 millones de personas que vivían en el Imperio Romano fallecieron. “Como una bestia”, escribió un contemporáneo, la enfermedad “destruyó no solo a muchas personas sino que arrasó ciudades enteras y las destruyó”.

peste romaLa viruela había golpeado a Roma

Las enfermedades infecciosas no eran ajenas a la vida romana. Incluso los romanos más ricos no podrían escapar de los terrores de un mundo sin gérmenes. La malaria y las enfermedades intestinales eran, por supuesto, frecuentes. El médico Galeno recordaba a un miembro de la nobleza romana que accidentalmente se tragó una sanguijuela cuando su criado sacó agua de una fuente pública. El emperador Juliano del siglo IV consideró un orgullo el hecho de que solo había vomitado una vez en toda su vida. Según los estándares de la antigüedad, esto era un auténtico milagro.

Pero la viruela era diferente. La primera epidemia de viruela de Roma comenzó como un rumor aterrador desde el este, pero fue extendiéndose rápidamente hasta llegar a occidente. El patógeno se movía sigilosamente al principio, y las personas mostraban síntomas por primera vez aproximadamente dos semanas después de contraerlo.

La plaga tuvo “dientes de sierra” de virulencia, alcanzando su punto máximo en el año 189 cuando un testigo recordó que 2.000 personas morían por día en la concurrida ciudad de Roma. La viruela devastó gran parte de la sociedad romana. La plaga devastó tanto a los ejércitos profesionales del imperio que las ofensivas fueron suspendidas. Diezmó la aristocracia hasta tal punto que los ayuntamientos no se reunían, las magistraturas locales no daban servicio y las organizaciones comunitarias fallaban por falta de miembros. Granjas y pueblos abandonados a su suerte y despoblados salpicaban el campo desde Egipto hasta Alemania.

La plaga antonina llegó a todos los rincones del Imperio romano
La plaga antonina llegó a todos los rincones del Imperio romano

Los efectos psicológicos fueron aún más profundos. El maestro Elio Arístides sobrevivió a un caso casi letal de la peste durante su primer paso por el imperio en la década de 160. Arístides se convenció de que había vivido sólo porque los dioses eligieron llevarse a un niño; incluso pudo identificar a la joven víctima que murió en el momento exacto en que le subió la fiebre.

Pero, sobre todo, la enfermedad propagó el miedo. La viruela mataba masivamente, horriblemente y en oleadas. El miedo entre los romanos era tan pronunciado en aquel entonces que, hoy en día, los arqueólogos que trabajan en todo el antiguo territorio imperial todavía encuentran amuletos y pequeñas piedras talladas por personas que intentaban desesperadamente evitar aquella plaga.

Ante el asalto sostenido de la viruela, la resistencia del imperio se mantuvo firme. Los romanos primero respondieron a las plagas llamando a los dioses. Al igual que Hierápolis, muchas ciudades de todo el mundo romano enviaron delegaciones a Apolo, pidiendo el consejo y ayuda del dios sobre cómo sobrevivir.

Y cuando las comunidades comenzaron a ceder, los romanos las reforzaron. El emperador Marco Aurelio respondió a la muerte de los miles de soldados reclutando esclavos y gladiadores para las legiones. Llenó las granjas abandonadas y las ciudades despobladas al invitar a los inmigrantes de fuera del imperio a establecerse dentro de sus límites. Las ciudades que perdieron un gran número de aristócratas reemplazaron las vacantes dejadas por estos en sus consejos con los hijos de esclavos liberados. El imperio continuó, a pesar de la muerte y el terror a una escala que nadie había visto nunca.

plaga romaLa sociedad romana se recuperó tan bien de la viruela que, más de 1.600 años después, el historiador Edward Gibbon comenzó su monumental obra La Historia de la decadencia y caída del Imperio romano, no con la plaga de Marco Aurelio sino con los acontecimientos posteriores a la muerte de ese emperador. El reinado de Marco fue, para Gibbon, “el período en la historia del mundo durante el cual la condición de la raza humana fue más feliz y próspera”. Este veredicto histórico habría sorprendido a los romanos si lo hubieran escuchado cuando sufrieron lo que se llamó la Peste Antonina.

Casio Dio fue testigo del efecto de la viruela en Roma cuando mató de manera más espectacular. Dio conocía sus horrores y la devastación que producía. También creía que el trauma de vivir con ella plaga puede superarse si una sociedad bien gobernada trabaja en conjunto para recuperarse y reconstruirse. Y la sociedad que emerge de esos esfuerzos puede volverse más fuerte que antes.

El COVID-19 ha provocado por primera vez que gran parte de nuestro mundo moderno se enfrente al miedo repentino, invisible y constante de una enfermedad infecciosa mortal y de fácil propagación. Tal crisis puede estimular a ciudadanos aterrorizados a culparse mutuamente por el sufrimiento. Puede exacerbar las divisiones sociales y económicas existentes. Incluso puede destruir sociedades. Pero eso no tiene por qué ser así.

La Peste Antonina fue mucho más mortal que el COVID-19, y la sociedad a la que golpeó era menos capaz de salvar a los enfermos de lo que somos ahora. Pero Roma sobrevivió. Sus comunidades reconstruidas. Y los sobrevivientes incluso llegaron a recordar el tiempo de la peste con una extraña nostalgia por lo que mostraba sobre la fortaleza de su sociedad y su gobierno.

(*) Referencias: Smithsonian Magazine, Wikipedia, Historia de Roma Imágenes: WikimediaCommons

6 COMENTARIOS

  1. En la época del imperio romano, que no se contaba en los avances de la tecnología moderna en materia de salud, y sí por el contrario, dependiendo según sus creencias, de la ayuda de sus dioses que fue constante en todas las culturas de la antiguedad y aún de la actual que tal parece que no desaparecerá nunca; el miedo y la incertidumbre que debió causarles, fue incomparable con la que actualmente estamos sufriendo, que es la que en efecto, está creando más daño que la misma pandemia.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.