Inicio En HDNH ¿Qué es el Infierno?

¿Qué es el Infierno?

infierno

La reciente controversia sobre si el Papa Francisco negó la existencia del infierno en una entrevista en marzo de 2018 llamó mucho la atención. Esto no es sorprendente, ya que la creencia en una vida futura, donde los virtuosos son recompensados ​​con un lugar en el cielo y los malvados son castigados en el infierno, es una enseñanza central del cristianismo.

Entonces, ¿cuál es la idea cristiana del infierno?

Origen de la creencia en el infierno

La creencia cristiana en el infierno se ha desarrollado a lo largo de los siglos, influenciada por las ideas judías y griegas del más allá.

historia infiernoLas primeras partes de la Biblia hebrea, alrededor del siglo VIII a.C., describen la vida futura como el Seol, un pozo oscuro y silencioso donde las almas de todos los muertos permanecían en un estado de existencia silenciosa, por siempre alejados de Dios. En el siglo VI a.C., el Seol se consideraba cada vez más como un lugar temporal, donde todos los difuntos esperaban una resurrección corporal. Los justos habitarían entonces en la presencia de Dios, y los malvados sufrirían en el tormento ardiente en el “Gehena”, descrito como un lugar maldito lleno de fuego y humo.

Las primeras representaciones del más allá en la antigua Grecia, y el reino del inframundo llamado “Hades”, son similares. Allí, los lánguidos espíritus de los muertos vivían por siempre en la oscuridad subterránea, en un lugar gobernado por el dios de los muertos. Los que habían sido más malotes en vida sufrían un sombrío encarcelamiento en un nivel aún más profundo llamado “Tártaro”.

gelati infiernoEn el siglo IV a.C., después de que Alejandro Magno conquistara Judea, elementos de la cultura griega comenzaron a influir en el pensamiento religioso judío. Para el tiempo de los primeros evangelios, entre el 65 y el 85, se menciona que Jesús se refiere a la creencia judía en el fuego eterno de Gehena. También menciona el destierro de los malvados del reino de Dios, y el “horno ardiente” donde los malos en vida sufrirían dolor y desesperación y “donde habrá lloro y crujir de dientes”. Jesús también mencionó al Hades griego cuando hablaba de las fuerzas del mal.

El infierno en la Edad Media

En el cristianismo primitivo, el infierno se describió de diferentes maneras. Algunos teólogos enseñaron que con el tiempo todos los seres humanos malvados e incluso el mismo Satanás serían restaurados a la unidad con Dios. Otros sostenían que el infierno era un “estado intermedio”, donde algunas almas serían purificadas y otras aniquiladas.

La imagen que dominaba en la antigüedad finalmente prevaleció. El infierno era donde las almas de los condenados sufrían un castigo tortuoso e interminable. Incluso después de la resurrección de los muertos en el final de los tiempos, los malvados seguirían en el Infierno eternamente.

Cerbero en el infierno de Dante
Cerbero en el infierno de Dante

A comienzos del siglo V, esta doctrina se enseñó en todo el cristianismo occidental. Fue reafirmado oficialmente por los papas y los concilios a lo largo de la Edad Media. Los teólogos medievales continuaron enfatizando que lo peor que podría pasarte sería la separación eterna de Dios. Las visiones medievales del más allá proporcionaron detalles más explícitos: fosas llenas de llamas oscuras, llantos terribles, hedor nauseabundo y ríos de lava llenos de serpientes.

Tal vez la descripción más completa del infierno fue ofrecida por el poeta italiano Dante a principios del siglo XIV en la primera sección de su “Divina Comedia”. Aquí las almas de los condenados son castigadas con torturas que concuerdan con sus pecados. Los glotones yacen en piscinas de basura, mientras que los asesinos se revuelcan en un río de sangre hirviendo.

El infierno es la ausencia de Dios

Hoy, estas imágenes parecen ser parte de un pasado que el siglo XXI ha superado. Sin embargo, el “Catecismo de la , reafirma la creencia católica en la naturaleza eterna del infierno. Omite los detalles sangrientos encontrados en intentos anteriores para describir la experiencia infernal, pero reafirma que el principal dolor del infierno es la separación eterna de Dios.

El Vaticano insistió en que el periodista citó mal al Papa. Pero los teólogos han señalado que el Papa Francisco ha enfatizado la realidad del infierno varias veces en los últimos años. De hecho, para los católicos de hoy, al menos, el infierno todavía significa la desesperada angustia de la ausencia de Dios.

(*) Referencias: Historia de la Iglesia Católica, The Conversations, AncientOrigings – Imágenes: dominio público, Flickr, Wikimedia Commons

Valora este artículo

1 COMENTARIO

  1. Bonito cuento para asustar y controlar al personal. Lo diga Francisco o no lo diga. En todo caso, algunos ya lo conocen en su estancia en la Tierra.
    Un saludo, Félix.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.