Inicio Curiosidades Monjes, monos y capuchino: tienen más en común de lo que imaginas

Monjes, monos y capuchino: tienen más en común de lo que imaginas

monje mono capuchino
Tiempo de lectura: 2 minutos

No está de más tomarnos tiempo para considerar de dónde provienen nuestras palabras cotidianas, pues algunas de ellas tienen orígenes interesantes.

Tomemos, por ejemplo, la sabrosa pasta «Strozzapreti», llamada así por una frase italiana que literalmente significa «sacerdote estrangulado». O considera la deliciosa fruta «aguacate», llamada así por una palabra que los aztecas usaban para describir los testículos. El nombre «lémur», que se usa para describir a un animalito adorable, proviene de la palabra latina que significa «espíritu de los muertos».

capuchino
Capuchino

Cientos de palabras más se toman prestadas de otros idiomas, y muchas tienen historias interesantes detrás de ellas, como por ejemplo, la conocida bebida de café, capuchino, que viene de la palabra italiana «pequeña campana».

La palabra italiana para capucha es «cappuccio» e «-ino» es la adición que sugiere tamaño pequeño. Esta popular bebida se introdujo por primera vez en Italia, donde recibió su nombre por su parecido con el color de las túnicas usadas por los monjes capuchinos. Los miembros de esta orden franciscana de monjes, fundada en el siglo XVI, fueron nombrados Capuchinos a causa de las túnicas que vestían.

Matteo Bassi (1495-1552), cofundador de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos
Matteo Bassi (1495-1552), cofundador de la Orden de los Frailes Menores Capuchinos

Según el sitio web capuchin.org, fueron llamados por su fundador, Matteo Bassi, para vivir una vida sencilla de piedad y abnegación. La razón de nombrar el café como ellos era que el color oscuro del espresso mezclado con la espumosa leche se asemejaba al color de sus túnicas.

Pero el nombre capuchino no solo estaba reservado para bebidas y órdenes religiosas. Los monos capuchinos también obtuvieron su nombre porque sus colores recordaban a las capuchas usadas por los monjes capuchinos.

Mono capuchino
Mono capuchino

Según el libro The Complete Capuchin: La biología del género Cebus, en el siglo XV cuando los exploradores llegaron a las Américas, descubrieron la peculiar raza de los monos (género Cebus); sus «gorros» de colores se asemejaban a los monjes con las capuchas de sus túnicas hacia abajo, por lo que los llamaron capuchinos.

Está escrito en Infierno, la famosa obra del poeta italiano Dante Aligeri, que cualquier monje o sacerdote que fuera condenado por hipocresía se vería obligado a caminar eternamente con los ojos ocultos bajo las capuchas.

Sin duda, este es un castigo severo. Pero es una imagen inquietantemente similar a cómo se sienten muchas personas antes de tomar su taza de café por la mañana. Afortunadamente, nadie tiene que comprometerse a una vida de abnegación y arriesgarse a la condenación eterna para disfrutar de una sabrosa taza de capuchino.

Y si bien el origen del nombre puede parecer extraño, es bastante apropiado para una cultura que bebe café como si se tratara de una liturgia religiosa.

2 COMENTARIOS

Responder a Liliana Massocco Cancelar respuesta

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.