Inicio Curiosidades Napoleón y la batalla de los conejos

Napoleón y la batalla de los conejos

napoleon conejos

La cantidad de enemigos era implacable, rodearon a Napoleón y sus hombres, y finalmente lo hicieron claudicar. En su desesperación, se retirarían. ¿Waterloo?, no exactamente. La derrota más memorable y humillante de Napoleón llegó a manos, bueno, las patas de una temible banda de conejos.

Este momento tan extraño en la historia europea ocurrió en julio de 1807, después de que Napoleón firmara los Tratados de Tilsit, marcando oficialmente el final de la guerra entre el Imperio francés y la Rusia imperial. Para celebrar la ocasión, propuso una cacería de conejos con sus hombres. Siendo un hombre ocupado, Napoleón puso a su jefe de gabinete, Alexandre Berthier, a cargo de organizar el evento. Gran error.

Berthier se dispuso a hacerse acopio de conejos para la gran cacería, pero el asunto se le fue de las manos. Las cuentas del episodio estiman que reunió entre varios cientos y 3,000 conejos. En cualquier caso, eran muchos conejos. El día de la caza, los hombres de Berthier reunieron a los conejos y colocaron las jaulas a lo largo de los bordes de una explanada. Cuando Napoleón y sus invitados llegaron, los animalitos fueron liberados y la caza comenzó.

napoleon y conejosPero luego sucedió algo extraño: los conejos no escaparon asustados. Todo lo contrario: se dirigieron hacia Napoleón y su partida de caza, a modo de los revolucionarios que asaltaron la Bastilla. Napoleón y sus amigos pronto se vieron “bombardeados” con un aluvión de mullidos conejitos.

Inicialmente, los hombres se rieron de lo absurdo de todo: ¿quién no lo haría?. Pero a medida que la embestida continuaba, sus sentimientos de alegría y asombro se convirtieron en preocupación y miedo. El emperador y sus hombres trataron en vano de repeler la embestida, golpeándolos con lo que fuera práctico: palos, mosquetes. Napoleón incluso intentó dispararles, pero las criaturas seguían viniendo y viniendo…, y él y sus hombres fueron ridículamente superados en número.

Sabiendo que era una batalla que no podía ganar, Napoleón se despidió precipitadamente, retirándose a lo que suponía que sería la seguridad de su carruaje. ¡No tan rápido, Monsieur! La avalancha de colas de algodón continuó atacando. El historiador David Chandler describió así la carnicería semicómica : “Con más comprensión de la estrategia napoleónica que la mayoría de sus generales, la horda de conejos se dividió en dos alas y atacó por los flancos dirigiéndose hacía el emperador”.

conejo napoleonLos cocheros sacudieron sus látigos en un esfuerzo por detener el asalto, pero fue en vano. En poco tiempo muchos conejos habían saltado al carruaje. El ataque terminó con Napoleón arrojando conejos por las ventanas de su cabina mientras escapaban.

Una buena preguna nos asalta: ¿Por qué atacaron los conejos?. La culpa fue de Berthier. Aunque era experto en asuntos militares, claramente no era el más brillante cuando se trataba de la cría de animales. En lugar de perseguir y atrapar liebres salvajes, tomó el camino más fácil, ordenando a sus hombres que trajeran conejos domesticados criados por granjeros en pueblos cercanos.

El problema era que, a diferencia de los conejos salvajes que escapaban instintivamente, los conejos domesticados no temían a las personas. Echaron un vistazo a Napoleón y su grupo y supusieron que iban a proporcionarles alimentos, al igual que los granjeros que los criaron. Cuando las zanahorias crujientes y las cabezas de lechuga no llegaron, bueno, las criaturas se pusieron un poco malhumoradas. Con todo, podría decirse que fue un mal día de caza.

Napoleón y la batalla de los conejos
4.7 (93.33%) 9

2 COMENTARIOS

  1. No vine a luchar contra los elementos… de los conejos. Diría el corso.
    Desbordado por la situación -enemigo inesperado- como Carlos V cuando le robaban las truchas los de Cuacos de Yuste.
    Un saludo..

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.