Inicio Edad Antigua Mausoleo de Halicarnaso

Mausoleo de Halicarnaso

Mausoleo-Halicarnaso

La palabra mausoleo se define hoy en día como “Monumento funerario levantado sobre la tumba de una persona, generalmente de una persona importante y/o familia”. Esta palabra deriva del nombre Mausolo, para quien se construyó el “Mausoleo” original. Ubicado en la moderna Bodrum, Turquía, el Mausoleo de Halicarnaso es una de las ‘Siete maravillas del mundo antiguo’.

Después de la Gran Pirámide de Giza, esta es la Maravilla que más tiempo ha perdurado,  más de mil quinientos años.

¿Quién era Mausolo?

El Mausoleo de Halicarnaso fue construido para Mausolo, el segundo gobernante sátrapa de Caria que murió en 353 a.C. Como el hombre que refundó Halicarnaso, Mausolo tenía derecho a recibir honores y una tumba en la plaza central de su ciudad, de acuerdo con la costumbre griega. La persona a cargo de este proyecto fue la afligida viuda de Mausolo, Artemisia II, quien, por cierto, también fue su hermana.

¿Quién diseñó el mausoleo de Halicarnaso?

Se dice que el diseño del Mausoleo se inspiró en el Monumento de las Nereidas de Licia de Janto de principios del siglo IV a.C., aunque en una escala mucho mayor. Cuenta la historia que los arquitectos griegos Satyro y Piteo habían sido contratados por Artemisia  para diseñar el Mausoleo, mientras que los mejores escultores se encargaron de la decoración del monumento, y bajo sus batutas cientos de otros trabajadores y artesanos. El resultado final fue una maravilla construida en los estilos de tres culturas diferentes: griega, licia y egipcia.

Leer también:  Abjuración de Galileo, Ciencia vs Creencia

mausoloQuizás para una mejor e impactante visibilidad, el Mausoleo fue construido en la cima de una colina que domina la ciudad. Una plataforma de piedra se construyó como base y se cerró con un patio. A la cima de esta plataforma se llegaba por un tramo de escaleras flanqueadas por leones de piedra. A lo largo de las paredes exteriores del patio se encontraban estatuas de varios dioses y diosas, custodiados por guerreros de piedra montados en cada esquina. En el centro de la plataforma estaba el propio Mausoleo. El edificio estaba construido de ladrillos, pero estaba cubierto de un bello mármol blanco, dándole un aspecto espléndido.

El primer tercio del Mausoleo era un bloque cuadrado cubierto con esculturas en relieve. Estos relieves incluían imágenes estándar de la griega, incluida la Centauromaquia (lapitas vs centauros) y la Amazonomaquia (griegos vs amazonas). El siguiente tercio del monumento consistía en un conjunto de 36 columnas jónicas. Entre cada columna había una estatua, y se construyó un bloque sólido detrás de las columnas para soportar el peso del techo de la estructura. Este techo, que cubría el último tercio del edificio, era una pirámide escalonada con 24 niveles, coronada con una escultura de Mausolo y Artemisia montando un carro de cuatro caballos.

Destrucción del mausoleo

Aunque la conquista de Alejandro Magno varias décadas después puso fin a la dinastía, el Mausoleo sobrevivió muchos siglos. Durante el siglo XIII, una serie de terremotos destruyeron las columnas y dieron con el carro de piedra en el suelo. A principios del siglo XV, solo la base de la estructura era reconocible. A fines del mismo siglo, y nuevamente en 1522, tras los rumores de una invasión turca, los Caballeros de San Juan utilizaron las piedras del Mausoleo para fortificar los muros de su castillo en Bodrum. Además, gran parte de las esculturas restantes se convirtieron en cal para escayola, aunque algunas de las mejores obras fueron rescatadas e instaladas en el castillo de Bodrum. Varias de estas estatuas fueron adquiridas más tarde por el embajador británico para el Museo Británico.

Leer también:  Juicio a Jesús de Nazaret, historia de una infamia

El mausoleo de Halicarnaso hoy

Ruinas Mauseleo de Halicarnaso
Ruinas Mauseleo de Halicarnaso

La ubicación del Mausoleo se perdió posteriormente y solo fue redescubierta durante el siglo XIX por Charles Thomas Newton, que trabajaba para el Museo Británico. Newton tuvo éxito en su búsqueda, y logró ubicar algunas paredes, una escalera y tres de las esquinas de los cimientos. Además, Newton también descubrió secciones de relieves que decoraban la pared del edificio, partes del techo escalonado, una rueda de carro rota de la escultura superior y dos estatuas que se cree que estaban en ese carro. Estos objetos fueron llevados a Londres, donde todavía están en exhibición en el Museo Británico, aunque las autoridades turcas están tratando de repatriarlas. Son los últimos vestigios de un monumento que una vez fue espectacular y que asombró al mundo antiguo.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.