Inicio Biografías Irena Sendler – La mujer que salvó a 2.500 niños del Holocausto

Irena Sendler – La mujer que salvó a 2.500 niños del Holocausto

irena sendler
Tiempo de lectura: 3 minutos

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, los alemanes prohibieron ayudar a los judíos y en Polonia fue castigado con la muerte. Y no solo la muerte del que ofrecía asistencia, sino la de toda su familia. A pesar del peligro, una valiente mujer arriesgó todo y consiguió salvar las vidas de cientos de niños judíos.

Conocida como la «mujer Oskar Schindler», Irena Sendler comenzó su cruzada antes de la guerra mientras trabajaba para el Departamento de Bienestar Social en Polonia. Junto con un grupo de compañeros de trabajo que ella organizó, Sendler creó documentos falsificados para familias judías. Durante cuatro años fabricó 3.000 documentos, incluso después de que se introdujera la pena de muerte en 1941.

Familias y niños forzados a entrar en el gueto de Varsovia
Familias y niños forzados a entrar en el gueto de Varsovia

En 1943, Sendler se unió a Zegota, una organización clandestina dedicada a ayudar a los judíos a escapar del Holocausto. Con un nombre falso, Jolanta, fue elegida para dirigir la sección de niños judíos. Debido a su trabajo con el Departamento de Bienestar Social, Sendler tenía autorización para acceder al Gueto de Varsovia. Los alemanes temían que el tifus, que se extendía por el gueto en ese momento, se extendiera a los soldados. Entonces permitieron a los médicos controlar a los pacientes y tratarlos.

Bajo la apariencia de realizar estas inspecciones, Sendler sacaba de contrabando a bebés y niños pequeños. Por lo general, los cargaba en ambulancias o tranvías, pero dependiendo de la situación, los niños incluso podían esconderse en paquetes o maletas. Más de 2.500 niños fueron sacados clandestinamente de los guetos, al menos 400 de ellos directamente por la propia Sendler.

Los niños fueron repartidos ​​entre los miembros del Zegota. Algunos fueron puestos al cuidado de familias cristianas polacas. También se les enseñaron oraciones y valores cristianos para el caso de que fueran interrogados en un futuro y no se descubriera su origen judío. Algunos de los niños fueron enviados al orfanato de Varsovia de las Hermanas de la Familia de María, o conventos y escuelas católicas romanas similares.

Sendler trabajó como enfermera después de la guerra
Sendler trabajó como enfermera después de la guerra

Sin embargo, el objetivo de Sendler era mantener a los niños seguros hasta el final de la guerra y luego devolverlos a sus familias, por lo que mantuvo registros cuidadosos del paradero de los niños, nuevos nombres y demás circunstancias. Ella escondía las listas en frascos enterrados bajo tierra.

Irena Sendler resistió las torturas de los nazis

Sendler fue arrestada a fines de 1943 y severamente torturada por la Gestapo, aunque logró mantener a salvo la identidad de los niños. A pesar de haber sido torturada vilmente, Sendler nunca delató a ninguno de sus camaradas ni a los niños que salvaron. Sendler incluso logró sobrevivir habiendo sido sentenciada a muerte. Cuando la Gestapo la llevaba a su ejecución, los compañeros del Zegota salvaron su vida sobornando a los oficiales. A pesar de que su trabajo casi le había costado la vida, Sendler volvió a trabajar para el Zegota después de este incidente bajo un nombre diferente.

Después de la guerra, Irena Sendler continuó ayudando a las personas trabajando como enfermera. A pesar de sus labores cotidianas, todavía persistía en cumplir su promesa de devolver a los niños a sus familias, pero se enteró de que casi todas las familias habían sido asesinadas en el campo de concentración de Treblinka o habían desaparecido.

En sus últimos días, Sendler (izquierda) se reunió con algunos de los niños a los que salvó, y todos dijeron que le debían la vida
En sus últimos días, Sendler (izquierda) se reunió con algunos de los niños a los que salvó, y todos dijeron que le debían la vida

Por sus esfuerzos, Sendler fue reconocida como ciudadana Justa de las Naciones. Sin embargo, no pudo viajar a Israel para recibir el galardón debido a las restricciones para salir del país impuestas por el gobierno comunista polaco. Finalmente pudo aceptarlo en 1983. En 2003, el Papa Juan Pablo II le escribió personalmente para agradecerle sus esfuerzos, y más tarde ese año recibió el más alto honor civil de Polonia, La Orden del Águila Blanca. También recibió el premio Jan Karski por «Coraje y corazón» por el Centro Americano de Cultura Polaca.

A pesar de que ha recibido innumerables premios, Sendler siempre ha sido una mujer humilde. «Me criaron para creer que una persona debe ser rescatada cuando se está ahogando, independientemente de su religión y nacionalidad», dijo en una entrevista en 2007, un año antes de su muerte a los 98 años.

«El término ‘héroe’ me irrita enormemente. No es verdad. Sigo teniendo remordimientos de conciencia por haber hecho tan poco».

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.