Inicio Edad Antigua El origen romano del seguro de vida

El origen romano del seguro de vida

entierro roma

Muchas personas tienen un seguro de vida que les permite pagar sus últimos gastos para que la familia no tenga que afrontarlos. Pero no siempre ha sido así. La historia del seguro de vida tiene algunos hechos interesantes desde la antigua hasta nuestros días.

La historia del seguro de vida se remonta a la antigua Roma. En aquellos días, la gente común no tenía forma de pagar el entierro de sus seres queridos. Las personas adineradas no se preocupaban por esto, pero las personas libres, los militares y los ciudadanos comunes no tenían la tranquilidad de ser enterrados después de su muerte. Sin embargo, había una extendida creencia que jugaba a su favor: se pensaba que las personas que no eran enterradas dignamente se convertían en fantasmas errantes que andaban de aquí para allá molestando a los vivos.

historia seguro vidaUn seguro de vida para asegurar el entierro

Con todo esto, los primeros seguros de vida de los que se tienen constancia aparecieron un siglo antes del nacimiento de Cristo. Se formaron los clubes funerarios, los cuales aseguraban a los que se unieran que serían enterrados y que sus familias sobrevivientes serían atendidas hasta cierto punto.

Los clubes se reunían mensualmente y se recaudaban las cuotas (primas de seguros actuales) de los miembros. A los miembros que no pagaban sus cuotas mensuales durante seis meses no se les permitía reclamar por el entierro. Si un miembro se suicidaba, no se le permitía ser enterrado en el mismo terreno que otros miembros del club.

Los funerales eran caros entonces, tal como son ahora. Y, como antaño, a menudo son inesperados. Y cuando eran esperados, solían ser precedidos de una larga enfermedad con altos gastos médicos que drenaban los recursos de la familia. Así pues, alguien en la antigua Roma descubrió (usando números romanos, sin duda), que si todos en un grupo contribuyeran regularmente, habría suficiente efectivo para cubrir el costo de un entierro cuando fuese necesario.

seguro de vida origenNo pasó mucho tiempo antes de que alguien más se diera cuenta de que si todos pagaban un poquito más de prima de seguro, también habría dinero para dejar a las viudas y los niños. Y así nació el seguro de vida, hace más de 2,000 años.

El seguro más utilizado en la historia y con más recorrido ha sido el marítimo -por aquello de asegurar la carga y los barcos-. Mucho más adelante en el tiempo, el seguro de vida moderno hizo su aparición en Inglaterra y Estados Unidos alrededor de 1760. Al principio, no obstante, no se usaba tanto como el seguro contra inundaciones e incendios. También, muchos predicadores denunciaron el seguro de vida como una forma de afrenta hacia Dios. El seguro de vida muestra un auge a mediados del siglo XIX. Este fue el momento en que aquellos que aseguraban sus vidas enfatizaron la obligación moral del esposo de mantener a sus familias en caso de una vida corta.

Benjamin Franklin, uno de los pioneros también en materia de seguros, tuvo dificultades para convencer a la gente de que comprar un seguro de vida permitía vivir con más tranquilidad. Se rebelaba contra aquellos que aseguraban sus barcos, sus casas y sus mercancías, pero descuidaban asegurar sus vidas, poniendo así a sus familias en riesgo de ruina financiera cuando morían.

Benjamin Franklin
Benjamin Franklin

La primera póliza moderna de seguro de vida

La primera póliza de seguro de vida registrada, fue más una apuesta que una póliza, y data del 18 de junio de 1583. Lugar: Londres, Inglaterra. Asegurado: William Gybbons. Beneficiario: Richard Martin, ciudadano y concejal de Londres. Compañía de seguros (si puede llamarse así): trece comerciantes de Londres.

El acuerdo fue que por una “prima” única de 30 libras esterlinas, Martin recibió una promesa por escrito de que si Gybbons moría dentro del año siguiente, recibiría un beneficio por muerte de 400 libras. Buena idea.

Pero cuando Gybbons murió justo antes de que terminara el año, los comerciantes se resistieron a pagar. “Un año significa 12 meses lunares de 28 días cada uno”, afirmaron. “Gybbons murió justo después de que terminara el año lunar”.

Martin demandó a la justicia. “¡Un año es un año!”, argumentó, o como el mismo juez dijo en su sentencia: “Un año es un año. ¿Con qué frecuencia celebras tu cumpleaños? Eso es lo que es un año”. Al final, el tribunal estuvo de acuerdo con Martin. Los 13 comerciantes tuvieron que pagar.

El romano del seguro de vida
Valora este artículo
Compartir

6 COMENTARIOS

  1. Eranoi o Erando en la Antigua Grecia. También existió en Babilonia y Egipto. Tenéis un montón de trabajos de investigación sobre el seguro de vida en el Antigua Grecia…. Saludos.

Comentarios